13°SAN LUIS - Lunes 23 de Mayo de 2022

13°SAN LUIS - Lunes 23 de Mayo de 2022

EN VIVO

El camino de la transición, mejor si es en amor y compañía

El rol de la familia, los amigos y amigas o el círculo más íntimo es fundamental para las personas que inician el proceso de cambio de género. También es importante la contención desde los espacios o instituciones, como la búsqueda de asesoramiento.

Por María Florencia Baccello
| 31 de octubre de 2021
Un vínculo clave. Las niñeces trans necesitan el acompañamiento de sus familias para atravesar el proceso con libertad, desarrollo pleno y felicidad. Foto: Internet.

La valentía es clave para todas aquellas personas trans que deciden enfrentar al mundo y sus prejuicios y decirles a quienes los rodean que cambiarán de género. Y que a partir de ese momento su nombre, su cuerpo y su identidad ya no serán los mismos que antes. Desde ese instante la contención familiar y social se vuelve un factor elemental para que la soledad y el agobio no invadan la decisión de quien se anima a mostrarse tal cual es.

 

Es importante para ellos y ellas sentirse contenidos por sus familiares, amigos o personas allegadas y buscar en sus brazos el aliento que necesitan para no transitar solos este nuevo camino de libertad. Detrás de cada persona trans hay una “familia en transición” que, constituida de muchas formas, se interpela por la decisión de su ser querido y, con base en el amor, la buena comunicación y un trato adecuado, puede acompañar la nueva identidad con plenitud.

 

Una familia que abraza a una persona trans también puede garantizar una calidad de vida mucho mejor en todo sentido (Santiago Merlo- Coordinador de "La casita trans", asociación civil de Córdoba)

Santiago Merlo, coordinador de “La casita trans”, una asociación civil sin fines de lucro que está en Córdoba y acompaña a varones trans, niñeces diversas y familias en transición, explicó que no hay un significado si se habla de "familias en transición", pero que el término se relaciona cuando un niñe transiciona y comienza a descubrir que su cuerpo y sus actitudes son diferentes.

 

"No solo él o ella transiciona, sino también sus vínculos, espacios e instituciones. Cada persona trans es diferente y se cuestiona y le da la posibilidad al resto de gestionar desde la diversidad otra forma de relacionarnos, de vincularse para que siempre tenga como prevalencia la libertad, el desarrollo pleno y la felicidad", expresó el profesional. En la institución cuentan con un espacio de acompañamiento que involucra tanto a la persona como a todo su entorno.

 

Incondicional. Joaquín, con sus padres Martina y Roque, una "familia en transición" que aprende día a día. 

 

Cada una de las personas trans vive su vida y su transición de diferentes maneras y procesos. Desde niños, niñas y adolescentes y hasta adultos que saben lo que quieren y no tienen miedo de gritarlo frente al mundo.

 

Uno de ellos es Joaquín Quilodrán de ocho años que vive en la Villa de Merlo y que desde muy pequeño mostró las señales de que su identidad era la de un varón trans.

 

Joaquín cuenta con su "familia en transición", conformada por su papá Roque Quilodrán y su mamá Martina Beredjiklian quienes día a día se informan, buscan y se instruyen para acompañar a su hijo en cada paso, pero principalmente ayudarlo a descifrar esos cuestionamientos que llegan a su vida en cuanto a su cuerpo y su identidad.

 

"Joaquín tiene una vida social bastante activa con diferentes actividades que lo mantienen ocupado, pero que también traen preguntas para resolver y nosotros debemos estar ahí para ayudarlo a descifrar. También es importante abrazarlo, escucharlo y contenerlo en momentos de angustia e incertidumbre que pasarán a lo largo de su vida", contó Roque que junto a Joaquín y Martina forman parte de las 40 familias que buscan acompañamiento en "La casita..."

 

Por otro lado, Alondre Colaut, un joven trans que encontró su red de contención y su "familia en transición" en su hermana, sus sobrinos y amistades que aparecieron en el camino luego de que declaró en las redes sociales que a partir de ese momento sus pronombres comenzarían a ser masculinos.

 

Incondicional. Alondre Colaut, junto a su sobrina Abril, quien lo acompañó a realizarse la mastectomía. 

 

"Todo mi proceso de transición lo viví solo, pero siempre hubo una pareja, un amigue o un familiar que me apoyó desde el silencio y el dejarme ser. Para mí lo más importante en ese momento fue que quienes estuvieron a mi lado no se interpusieron en mi camino y dejaron que cada lucha la conquistara solo", contó Alondre. Él es músico y espera pronto comenzar a trabajar en un lugar de forma estable gracias a la nueva Ley de Cupo Laboral Trans.

 

"Todes pueden tener las ideas que quieran, pero lo importante es que deben respetar a quien se atreva a cambiar su género. Hay que preguntar lo que el otre siente y acompañar desde donde se puede y no ponerse en contra. Siempre desde un modo particular. En mi caso fue fundamental formar redes de contención con chicos que estaban en mi misma situación. Encontré un grupo de chicos trans que sirvieron como contención, me ayudaron y pude informarme  y conocer todo lo que necesitaba para seguir mi transición. También me sirvió de refugio", agregó Alondre, quien hace dos meses se realizó su operación de mastectomía y estuvo acompañado por su sobrina Abril.

 

Santiago Merlo explicó que dentro de la asociación que coordina lo importante es seguir aprendiendo cada día para que quienes llegan a buscar consuelo o contención nunca se vayan con las manos vacías. "Como profesional es un camino que me construye todos los días. Siempre aparecen nuevas particularidades que hay que amoldarse y aggiornarse. Por eso son importantes las redes que construimos, para poder articular y garantizar que quienes lleguen al espacio se vayan con la mayor respuesta posible a lo que están necesitando", contó Merlo. Y agregó que quienes deseen comunicarse con la institución pueden hacerlo mediante las redes sociales.

 

Comentá vos tambien...