21°SAN LUIS - Viernes 03 de Diciembre de 2021

21°SAN LUIS - Viernes 03 de Diciembre de 2021

EN VIVO

La presencialidad en las escuelas es valorada por familias de barrios populares

Garantiza "un piso de igualdad" que no se logra en la virtualidad, sostuvo la exministra puntana Paulina Calderón.

Por redacción
| 27 de agosto de 2021
Desafíos. Desde el observatorio apuntan a problemas de conectividad y falta de dispositivos para la vía virtual. Foto: El Diario.

El observatorio Argentinos por la Educación publicó un informe llamado "dinámica escolar y organización familiar en pandemia", en el que a partir de testimonios de familias de barrios populares de todo el país, toman conocimiento de cómo recibieron esta primera mitad de año la educación "bimodal", esto es, la combinación de clases virtuales y presenciales. Allí los padres describen las dificultades de la virtualidad y cómo la vuelta paulatina a la presencialidad ha traído a su parecer una mejoría en el aprendizaje para sus hijos.

 

Para Paulina Calderón, exministra de Educación de la Provincia, licenciada en Filosofía y abogada que integra el observatorio, la presencialidad garantiza un "piso de igualdad" de condiciones que la virtualidad no ofrece por la inequidad del acceso a la conectividad y los dispositivos tecnológicos. Sin embargo, la especialista remarcó que no hay que desmerecer las posibilidades que ofrece la tecnología y las habilidades que aparecen en las nuevas generaciones a partir de ella.

 

En su reunión plenaria de ayer, el Consejo Federal de Educación (todos los ministros del país) aprobó la propuesta de retornar a la presencialidad plena a partir del 1º de septiembre.

 

El balance sobre la vuelta a la presencialidad se percibe de forma positiva (Argentinos por la Educación)

El observatorio tomó como muestra para el informe veinte testimonios de padres de todas las regiones del país, entre junio y julio de 2021, que tuvieran hijos en el nivel primario, y los consultó sobre las diferencias que observaron entre el dictado de clases en 2020, el primer año de la pandemia de coronavirus, con esta segunda etapa.

 

"El balance sobre la vuelta a la presencialidad, aunque parcial (señala en alusión al sistema aplicado en la primera parte del año), se percibe en forma positiva. Las familias entrevistadas observan que los niños aprenden menos de manera virtual, aunque advierten una mejora respecto de 2020, con escuelas más y mejor organizadas", agrega.

 

"Todas las familias entrevistadas cuyos hijos volvieron a algún tipo de presencialidad destacan que el regreso a la escuela ha mejorado el estado de ánimo de los niños y las niñas. Las principales razones que, según las familias, explican esta mejora son el reencuentro con sus compañeros y la vuelta a la rutina", dice por último el informe.

 

 

Hay teorías enfrentadas sobre el modelo mixto

 

¿Hay en el futuro un modelo de educación mixta, que combine lo presencial con lo virtual? ¿O se debería volver a la presencialidad una vez que la pandemia llegue a su fin? "Hay bastantes teorías encontradas. En los barrios populares una de las dificultades que había es la conectividad, que no la había o que había un solo dispositivo para toda la familia. También había familias que no tenían los recursos simbólicos y culturales para sentarse al lado de un chico y ver cómo entrar en una plataforma o papás que no han terminado la escuela. El universo es muy complejo", apuntó Calderón sobre los desafíos de la virtualidad.

 

"La escuela y la presencialidad garantizan un piso de igualdad, eso está clarísimo para todos los pedagogos. Pero en este contexto uno tiene que pensar en la salud, hay que encontrar la forma", ponderó la exministra.

 

Por otro lado, Calderón destacó la labor de las organizaciones sociales durante la pandemia, que además de cumplir el rol de suplir emergencias alimentarias brindaron apoyo escolar. "Ahí se abre todo un abanico en lo que es la educación popular. Hay un escenario más bien optimista, de que va a cambiar el sistema, que no puede continuar siendo igual, porque muchas cosas se pusieron a la vista con la pandemia, pero por otro lado hay que tender a que mejoren las condiciones socioeconómicas o ambientales de todos y fortalecer eso, que todos tengamos conectividad y computadoras", afirmó.

 

Para la licenciada, fomentar la virtualidad es una opción que se está discutiendo más en el nivel superior, donde por ejemplo a veces no había bancos para todos los alumnos en las clases teóricas, que para el nivel primario o inicial, donde la realidad es mucho más compleja.

 

 

Efectos a largo plazo

 

Los especialistas aún analizan los efectos que tendrá a largo plazo la calidad de aprendizaje durante estos meses de pandemia, con la virtualidad. Algunos apuntan a un escenario sumamente negativo, con un atraso en los conocimientos que llevará años en recuperar. Para la referente local de Argentinos por la Educación, las nuevas tecnologías también ofrecen sus posibilidades.

 

Si bien las diferencias socioeconómicas influyen incluso en la presencialidad —con escuelas privadas que la brindan de manera plena y escuelas públicas que están con el sistema mixto— y se suman otros problemas de fondo, como el atraso en la designación de docentes, las habilidades que muestran los alumnos jóvenes son un punto positivo a destacar.

 

"Los chicos de hoy tienen habilidades audiovisuales que no tenemos nosotros. Dicen que no leen, pero pasan muchas horas leyendo en internet. La escuela que nosotros conocimos, la más homogeneizadora, donde teníamos que saber todos más o menos lo mismo, hoy no sé si pasa por ahí. Vemos que hay chicos que tienen más habilidades para una cosa que para otra y por ahí es importante fortalecerlo y si la escuela hace eso, podría acompañar esos proyectos de vida por otro lado", reflexionó.

 

Un propio informe del observatorio sobre este punto es desalentador, admitió Calderón. "Para revertirlo se requiere de mucha política pública y mucho acompañamiento a esas trayectorias. Es lo que tiene la escuela, de estar dividida por edades y no por competencias o conocimientos. Un grupo no puede avanzar de la misma manera, porque algunos avanzaron muy bien, pero van a tener que quedarse atrás o retroceder si hay que apoyar a algunos que no pudieron conectarse nunca. En esos procesos es muy complejo cómo se acompaña, con qué recursos se encuentran las instituciones escolares, si hay personal de apoyo, coordinadores pedagógicos o estrategias de trabajo y qué tiempo tenemos para recuperar ese aprendizaje", dijo por último.

 

Comentá vos tambien...