30°SAN LUIS - Miércoles 28 de Febrero de 2024

30°SAN LUIS - Miércoles 28 de Febrero de 2024

EN VIVO

Las lluvias fueron aliadas de los cultivos en el sur

En general hacen un maíz de calidad intermedia porque está dedicado a la alimentación de la ganadería. Pero tras un verano con buenas precipitaciones, habrá forraje suficiente.

Por Marcelo Dettoni
| 03 de abril de 2022
Pasturas. Mientras se cosechan los granos gruesos, ya comenzaron con la siembra. Foto: Gentileza Nicolás Villa.

A la hora de hacer informes agrícolas, hay que tener en cuenta la zona en cuestión, porque hay mucha diversidad de climas y suelos en San Luis, por lo que también las actividades están relacionadas con estos factores. En el sudeste del Departamento Dupuy, esas condiciones empujan a los productores a dedicarse más a la cría ganadera que a la agricultura, lo que es importante a la hora de evaluar los rindes. Nicolás Villa es un ingeniero agrónomo de amplio predicamento en esa región y conversó con la revista El Campo sobre la marcha de una campaña que viene más que bien.

 

“Las lluvias caídas en febrero y lo que va de marzo fueron buenas, eso ayudó a la implantación de alfalfa y el comienzo de los verdeos de invierno, como la avena y el centeno, que como consecuencia del agua -que no es excesiva pero está en un nivel correcto- están en pleno desarrollo y van a ser fundamentales para mantener al ganado en buen estado corporal durante el invierno, cuando las lluvias desaparecen en todo el semiárido. Hay humedad en el perfil, lo que nos permite trabajar de manera normal, sin los problemas que nos trajo la sequía otros años. Por fortuna fue algo que se dio en general en el Departamento Dupuy, porque ha llovido bien”, comentó Villa, quien atiende campos en Anchorena y La Verde, pero tiene una amplia red de contactos en todo Dupuy.

 

La estimación inicial es que los mejores maíces para la actividad agrícola estarán entre los 4 y los 5 mil kilos por hectárea esta campaña.

En cuanto a los rindes, consideró que es temprano para evaluar. “En general no han sufrido seca, así que el peso de los granos va ir de bueno a muy bueno, lo que va a incidir positivamente en el rinde final. Aquí en el sur los híbridos no son de alta tecnología, entonces no pueden expresar todo su potencial aunque el verano venga muy bien. En general forman menos hileras y tienen menos estabilidad, pero están pensados para la alimentación ganadera, entonces no se pone tanto acento en ese aspecto”, advirtió el profesional, quien de todos modos se arriesgó con un número: “La estimación inicial es de 4 a 5 mil kilos por hectárea para los mejores maíces, los dedicados a la actividad agrícola. En los mixtos hay que calcular la mitad, pero son los destinados a la ganadería, aunque en los años buenos, capaz que se cosechan para comercializar tras un cambio de rumbo al final de la campaña. O bien se pican para hacer silo de maíz. Cada productor decide cuál es el camino que prefiere, pero habiendo agua en el perfil, todo es posible”.

 

Villa dice que no hubo sobresaltos en materia de plagas y enfermedades. “Hicimos monitoreos preventivos y a la siembra, sin novedades. En los cultivos para forraje no se hila tan fino como en la agricultura que hacen en el norte de San Luis, donde están más atentos porque son maíces que van para cosecha. Para consumo directo o para silo, no se controla, pero se trata de usar híbridos resistentes a enfermedades para evitar contratiempos”, agregó.

 

También hizo un repaso del clima y se mostró conforme con las precipitaciones de la primavera y el verano, lo que ayuda mucho a una zona ganadera por excelencia. “Los cultivos agrícolas tienen poca incidencia en general. Desde el punto de vista ganadero, el agua ayudó a tener las pasturas en condiciones y proyectar el invierno, aunque también hay que decir que no escapamos al calor extremo de los primeros días de enero, pero en general la campaña viene excelente porque no faltó agua”.

 

La actividad eminentemente agrícola también tuvo un buen año, ya que llevan unos 500 milímetros en lo que va de la temporada, lo que ayudó al correcto desarrollo de los cultivos. “En cuanto a estado fenológico, el maíz que en el sur se siembra generalmente en la última semana de noviembre y en la primera de diciembre, está transitando el estado pastoso. Los que van a ir a picado ya están listos, esa actividad comenzó por estos días; mientras que la cosecha será en mayo o junio, como es habitual.

 

En el caso del picado, Villa no mide los rindes por kilos de materia seca, sino lo que se conoce en el campo como "tal cual", o sea como sale de la máquina, con el agua incluida. “Los rindes van a andar entre 15 y 25 toneladas, dependiendo siempre de la zona, porque es heterogéneo el suelo. Hay lugares que permiten mejor densidad y otros no tanto, de ahí esas diferencias entre las puntas”, comentó.

 

Los problemas que tienen son los mismos que sufren en todo el país, la inestabilidad económica y el diferencial cambiario con el que deben trabajar y comercializar. “Con el 95% de actividad ganadera, lo que hubo fue un desfasaje con los productos dolarizados. Subieron los insumos como el glifosato y todos los herbicidas; mientras que el precio de la carne, si bien aumenta, no acompaña esos incrementos en dólares. Entonces se encarece mucho la actividad y perjudica la implantación de cultivos para fines ganaderos, porque los criadores tienen que achicar los gastos. La carne no copia el alza de precios de los granos que van a puerto, que son commodities dolarizados y están empujados por la demanda internacional”, aseguró el ingeniero agrónomo, quien remarcó que “la tecnología agrícola de punta que se usa en otras zonas de San Luis como Justo Daract, el Valle del Conlara o La Cumbre no están en Dupuy, porque se piensa más en las vacas que en los granos, eso siempre fue así y el productor no va a cambiar porque le suele ir bien cuando el contexto general se lo permite”.

 

En el final, también destacó la buena cosecha de pasturas como la alfalfa, una de las patas básicas de la alimentación bovina. “Fue de normal a muy buena, con rindes variables por zona, pero en general los productos sacaron un buen provecho de la especie”.

 

Beneficiados. Los terneros de cría son los que reciben el picado de maíz y pasturas que se trabajan en los campos del sur.

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo