SAN LUIS - Miércoles 25 de Mayo de 2022

SAN LUIS - Miércoles 25 de Mayo de 2022

EN VIVO

Jaque mate al sexismo: las jugadoras de ajedrez crecen

Durante la semana pasada, la Universidad de La Punta recibió a 44 ajedrecistas de San Luis y todo el país que demostraron que en el juego ciencia las damas son protagonistas de una historia que nació para ser exclusivamente para hombres.

Por redacción
| 08 de mayo de 2022
Igualdad de condiciones. Las jugadoras afirmaron que hay avances claros en el juego ciencia, pero que todavía se lucha por el reconocimiento. Foto: ULP.

Aparecerán hombres en tu vida  y querrán darte lecciones; no por eso son más listos. Deja que hablen, ignóralos y después haz lo que a ti te apetezca", se escucha en una de las escenas más icónicas de "Gambito de dama", la serie de Netflix que cuenta la historia de Beth Harmon, una joven ajedrecista que lucha contra las adicciones y el machismo. No es muy ajeno lo que sucede en la ficción de la realidad, donde el juego ciencia sigue  visto como un deporte masculino y a las mujeres les cuesta el reconocimiento igualitario.

 

Grandes jugadores como Bobby Fisher o Garry Kasparov hicieron comentarios misóginos contra la mujer en el ajedrez, deliberando que ellas no eran lo suficientemente inteligentes para ganar una partida. Pero no todo es como lo pintan.

 

 

Todas las edades. Las competidoras del campeonato superior fueron 44. Foto: ULP.

 

 

En la última semana, las instalaciones de la Universidad de La Punta se transformaron en el epicentro del ajedrez femenino gracias al Campeonato Argentino Superior, que reunió a 44 ajedrecistas de todo el país. De diferentes edades y puntos de vista, las jugadoras eligieron el juego ciencia como deporte supremo donde su mente es la que lleva la batuta. Muchas de ellas coincidieron en la importancia de que cada vez más mujeres se sumen a este deporte, que por años fue visto como un juego exclusivamente masculino y llevó a los podios mundiales a pocas jugadoras profesionales. Como ejemplo vale nombrar a Judit Polgar, exjugadora de ajedrez profesional húngara y única mujer que ha conseguido estar entre los diez primeros en la historia del juego en quince siglos.

 

 La gran mayoría de las jugadoras comenzaron a incursionar en el deporte desde pequeñas, en un ambiente donde sus instructores, o quienes le transmitían los conocimientos sobre cada jugada, eran hombres.

 

“Recién en la actualidad, el ajedrez femenino observa algo de apoyo y conciencia general para su fomento. Desde los jugadores hasta el arbitraje y los dirigentes. Siento que todo tiene que ver con algo cultural, donde en épocas anteriores no se pensaba regalarle a una nena un juego de ajedrez y la falta de mujeres jugadoras no inspiraba a las pequeñas a seguir con el juego ciencia", expresó Claudia Amura, directora del Instituto de Ajedrez ULP .

 

 

En épocas anteriores no se pensaba en regalarle a una niña un juego de ajedrez y la falta de jugadoras no inspiraba a las pequeñas. Claudia Amura

 

La maestra internacional Elisa Paola Maggiolo, quien ofició de comentarista durante las partidas del campeonato superior y actualmente es representante y profesora de ajedrez en el club Boca Juniors, agregó que todavía la igualdad es una deuda pendiente en el deporte. "En los primeros tiempos, era un deporte que se jugaba en los bares, con muchos hombres a su alrededor y la entrada a mujeres estaba prohibida", recordó.

 

Pero ante todas las contras, Elisa recalcó que "San Luis tiene una potencia ajedrecística muy importante. Es una provincia que apuesta al juego ciencia y principalmente a las competencias femeninas". Es la segunda vez que se realiza el torneo nacional y, según la experiencia de la maestra, "se les brinda las mismas posibilidades a todas las jugadoras y desde este pequeño lugar se puede impulsar mucho a que en el país exista una igualdad deportiva".

 

 

San Luis es una provincia que apuesta al juego ciencia. Desde este pequeño lugar se impulsa la igualdad deportiva. Elisa Paola Maggiolo

 

Elisa en este tipo de torneos se encuentra con grandes y niñas que se animan a plantar bandera y competir para posicionarse en las más altas filas. Una de ellas es Alelí Albornoz Molinari, una estudiante de Ingeniería Aeronáutica  a punto de recibirse, quien volvió hace poco a competir, porque con sus estudios el tiempo era demasiado dividido.

 

Lo que propone Alelí para que las mujeres lleguen más allá en el juego ciencia es un esfuerzo de parte de ellas. "Las competencias mixtas son las que más me gustan y las invito a mis colegas a realizarlas, porque en cierto modo una no se siente tan excluida. No siento que sea un juego sexista, en realidad es elitista, porque se rige mucho con el ELO de cada jugador", agregó Albornoz, al nombrar el sistema de puntuación característico del ajedrez.

 

Otra de las jugadoras que brindó su testimonio y contó la forma en que el ajedrez se coló en su vida fue Giselda Martínez, quien contó que entiende que el ajedrez se vive como la mayoría de las disciplinas deportivas que nacieron originalmente con impronta masculina, con poca igualdad de condiciones. A su vez, agregó que actualmente "hay muchos más caminos y contención para nosotras". Este apoyo, para Giselda, fue gracias al esfuerzo de las primeras jugadoras que lucharon por la igualdad dentro del deporte y que lograron tener el lugar que les correspondía con el paso de los años. "Les sembraron el camino a las nuevas generaciones que hoy se animan a derribar barreras", aseguró la jugadora, quien compitió con niñas y adolescentes en el último torneo.

 

"Es satisfactorio saber que en 2022 podemos contar con jugadoras de altísimo nivel y sponsors que las ayudan a competir y participar en torneos tan importantes como el que se vivió en la ULP. Pero lo más importante es que se sientan cómodas y contenidas mientras hacen lo que más les gusta", agregó la joven.

 

Los tiempos cambian, pero falta mucho para que las jugadoras respiren el mismo aire de igualdad que los hombres. Lo que es asertivo y coincide con el pensamiento de las competidoras entrevistadas es que ninguna dejará de luchar para que respeten su lugar como profesionales.

 

"El torneo que se disputó demostró que estamos a la altura y en igualdad de condiciones e inteligencia que los hombres", concluyó Giselda.

 

Comentá vos tambien...