22°SAN LUIS - Jueves 06 de Octubre de 2022

22°SAN LUIS - Jueves 06 de Octubre de 2022

EN VIVO

El carnicero detenido inventó una coartada luego de asesinar a un chico

La geolocalización de su teléfono y los dichos del joven que estaba con la víctima lo complican. No quiso declarar.

Por redacción
| 24 de junio de 2022
Prórroga. Gatica continuará detenido en la Comisaría 6ª por ocho días más. Foto: Nicolás Varvara.

"Una coartada”. Según la fiscal de Juicio Virginia Palacios, eso fue lo que Emilio Segundo Gatica, el carnicero de 44 años acusado de asesinar de un balazo a Alan Valenzuela el 1º de junio en el barrio Kennedy, habría pretendido montar luego de que la víctima intentara ingresar al local en el que trabajaba junto a otro joven. Este jueves por la mañana se realizó la audiencia de formulación de cargos contra el sospechoso y, por sugerencia de Cristóbal Ibáñez, su defensor, no declaró y pidió 8 días de prórroga.

 

La representante del Ministerio Publico Fiscal aseveró que las averiguaciones dan cuenta de que Gatica, tras emitir el disparo “a las 7:07, fue hasta el barrio 1º de Mayo, buscó a un amigo para sustraerse del lugar de los hechos y dejar a su allegado en el local”, afirmó.

 

Palacios precisó que, mediante pericias de geolocalización al teléfono celular que el carnicero llevaba consigo, pudieron comprobar que a la hora del ataque se encontraba en la zona de calles Intendente Aguirre Celi y Sargento Cabral de la capital. “Lo más grave es la actitud que tuvo, porque lejos de situarse en la escena del crimen, prestar colaboración o llamar una ambulancia para la víctima, huyó y buscó pruebas para querer demostrar que no estaba ahí”, refirió.

 

La fiscal también reveló que pudieron entrevistar al joven que estaba con Valenzuela al momento del hecho, que les confesó que ambos habían querido entrar a robar a la carnicería, pero que ni siquiera tuvieron tiempo de entrar. “Dijo que habían estado solo en la puerta y mientras se estaban retirando Gatica emitió el disparo. Por eso es que el proyectil ingresó por la espalda”, le contó Palacios a El Diario.

 

La prueba de dermotest (una pericia para detectar rastros de pólvora en el cuerpo y la ropa) fue lo que complicó aún más al hasta ahora único sospechoso. Y es que los reactivos químicos revelaron que tenía restos de plomo y antimonio en los pómulos. Además, tenía restos de esa última sustancia en el antebrazo y en el hombro de una campera de cuero.

 

En la audiencia de ayer, Palacios y la fiscal de Instrucción María del Valle Durán, reconstruyeron su hipótesis del hecho frente al juez de Garantía Ariel Parrillis y expusieron las mencionadas pruebas que fueron recopiladas durante la investigación. Además, solicitaron 120 días de prisión preventiva para el acusado.

 

Ibáñez, integrante de la defensa del acusado, adelantó que en los próximos días analizará lo exhibido por Palacios y Durán para presentar distintas contrapruebas, aunque descartó que su cliente haya incurrido en maniobras de evasión, por lo que pedirá su excarcelación. “Si hubiese querido, se hubiese fugado tranquilamente”, opinó.

 

Respecto a las pruebas de dermotest contra su defendido, argumentó que “no son suficientes para incriminarlo, debido a que Gatica también trabaja en un taller de motos y tiene contacto permanente con químicos que contienen antimonio”.

 

Reflejó que “para que haya resultados que tengan que ver con un disparo las pruebas tendrían que contener variables de tres componentes, que son antimonio, bario y plomo, y en esta solo hay dos de ellas”, sostuvo el letrado.

 

Finalmente, el juez Parrillis pactó la audiencia en la que se resolverá la situación procesal de Gatica para el próximo sábado 2 julio. Mientras, continuará alojado en las celdas de la Comisaría 6ª.

 

Redacción

 

Comentá vos tambien...