23°SAN LUIS - Martes 29 de Noviembre de 2022

23°SAN LUIS - Martes 29 de Noviembre de 2022

EN VIVO

Sanyo Gutiérrez: "Yo juego al pádel por pasión, no por dinero"

Lleva más de 11 años en el top ten, sueña con seguir compitiendo y se prepara para cuando ya no pueda.

Por Alejandro Samos
| 13 de agosto de 2022
Otra etapa. Se adaptó a tener puntos más largos y con mayor participación desde que juega con Tapia. Fotos: Martín Gómez.

Tiene tamaño de celebridad cuando está en un torneo. La gente verdaderamente lo ama y delira por él. Volvió a jugar en Mendoza, donde casi arrancó su carrera y lo hizo rodeado de amigos, para disfrutarlo un poco más.

 

En la mitad del año y con un calendario engrosado por nuevos torneos, Daniel Sanyo Gutiérrez, el “Mago” del barrio Amppya, hace un balance de un 2022 que tiene muchísimas más alegrías que tristezas, como la de ayer a la tarde.

 

—¿Es el mejor año de tu carrera el 2022?

 

—Siento que a nivel individual este es el año que más estoy tocando pelotas. Tal vez está mal que yo lo diga, pero por estadísticas fui un jugador muy esquivado y ahora con Agustín (Tapia) como compañero estoy mucho más en juego. Creo que este es el principal cambio en el juego. Tuve grandes años en mi carrera, pero con mucho menos volumen de bola. Me siento muy bien física y mentalmente, entonces creo que si no es el mejor, de seguro compite con el 2018, que fue a nivel deportivo el más completo que tuve.

 

—¿Te gusta más este Sanyo más participativo?

 

—Sin duda que me gusta más. Yo siempre fui un apasionado de jugar en diagonal en los entrenamientos, porque creo que las tenés que tocar a todas y sos responsable de lo que hacés. A mí me pasaba que tenía que hacer entrenamientos específicos para tocar pocas bolas y eso era muy condicionante.

 

—¿Cómo ves este torneo en particular en Mendoza?

 

—Está muy bien este torneo. Me encanta cómo está organizado. Diría que no tiene nada que envidiarle a uno del circuito europeo y eso es realmente mucho decir, sobre todo por la situación económica. Creo que es para sacarse el sombrero por tener este evento en Mendoza.

 

—¿Celebrás también que haya un nuevo circuito y más partidos?

 

—Celebro que haya más gente interesada en el pádel. Creo que esto al primero que beneficia, y en buena hora que así sea, es al jugador. Tenemos un nuevo circuito que apuesta por nosotros, que quiere expandir el deporte, eso es lo importante. No voy a compararlos ni pensar cuál es mejor; únicamente quiero que los jugadores podamos aprovecharlo y que esto sea un éxito.

 

—¿Te hubiera gustado que aparecieran antes en tu carrera estas chances para los jugadores?

 

—No, porque yo me preparé para esto; de hecho, estoy viviendo cosas que nunca pensé que iba a vivir. Yo juego al pádel por pasión, nunca entré a este juego pensando cuánta plata podía ganar, porque yo creo que si lo encarás así te falta pasión. Creo que por eso a mis 38 años me encuentro peleándole el N° 1 a dos chicos que son unos atletas y jugando de igual a igual con jóvenes de 22 o 23 años, entonces no puedo pedirle más a mi carrera. Y si sigue creciendo el deporte lo veré de otro lugar, quizá de entrenador o de padre, pero para mí es muy importante que siga creciendo.

 

—Me abrís la puerta para una pregunta odiosa: ¿pensás cuánto más puede durar tu carrera?

 

—No, no tengo idea y no lo pienso. Me siento realmente bien físicamente, me siento muy feliz porque hacemos un gran trabajo. Me llevé a vivir a España conmigo a mi preparador físico de toda la vida, que es Ariel Saravia, y ahora es el encargado de la parte física de la academia que abrí con Juan Carlos Ferrero. Lo tengo muy cerca y estoy muy sano por suerte, toco madera, entonces lo voy a estirar lo máximo que se pueda. Después, este es un deporte en el que tenés que estar bien acompañado, porque solo no ganás. Entonces, mientras esté bien y Agustín o el que esté a mi lado tenga el nivel que tiene, yo voy a seguir dando guerra y el día que no me elijan jugadores de ese nivel, creo que voy a sentir que se acerca el final.

 

—De alguna manera ya empezaste a pensar en el día después...

 

—Tengo mi academia, yo ya empecé. Ahora está a cargo de mi coach Claudio Gilardoni; yo soy la imagen, pero ya di el primer paso.

 

—¿Se puede pensar en tener una sucursal de este lado del charco?

 

—Sí, seguramente sí, pero será recién cuando podamos formar nosotros a nuestros formadores. No quiero vender el logo de que sos la academia de Sanyo y Ferrero, porque así no lo controlamos. Ya tenemos muchas solicitudes de muchos países, pero no lo haremos porque sí.

 

 

Comentá vos tambien...