21°SAN LUIS - Viernes 30 de Septiembre de 2022

21°SAN LUIS - Viernes 30 de Septiembre de 2022

EN VIVO

Lo condenaron a 10 años de prisión por abusar de sus sobrinas

El hombre de 60 años fue sentenciado por la Cámara Penal N° 1 de la Primera Circunscripción. Las víctimas son hermanas y tenían 11 y 15 años cuando sufrieron los abusos.

Por redacción
| 03 de agosto de 2022
De pie. A la derecha, el ahora condenado junto a su abogado; a la izquierda, una de las víctimas, junto a la fiscal.Foto: Martín Gómez.

No en todos los casos las víctimas están de acuerdo con el resultado de los juicios, a veces por los montos de pena, otras por sentir que no se hizo justicia. Este miércoles hubo un caso de excepción. Tras escuchar de un tribunal que su tío era condenado a 10 años de cárcel por haberla abusado cuando era una niña y por haberla corrompido a ella y su hermana, una joven y su madre abrazaron a la fiscal de Juicio Virginia Palacios y las tres lloraron, quizá aliviadas por lo que creen fue una reparación para tanto dolor. El acusado, quien tiene 60 años, admitió los hechos para acceder a un juicio abreviado y evitar un debate oral que quizá hubiera terminado en una sentencia mayor, ya que el fiscal de Instrucción había pedido 20 años.

 

El caso se destapó el 27 de julio de 2019, cuando la mamá de las víctimas denunció a su hermano luego de que la menor de las chicas le contara que su tío, con un ardid, la había invitado a participar de un trío sexual. Pero ese hecho en realidad fue la gota que colmó el vaso y las hermanas, que entonces eran menores, confesaron varios otros hechos que habían sufrido cuando tenían entre 11 y 15 años.

 

El acusado, al que este medio solo se referirá por sus iniciales para proteger la identidad de las víctimas, se había instalado hacía un tiempo en la casa de su madre en San Luis proveniente de Buenos Aires. Tanto la denunciante como sus hijas contaron que frecuentaban mucho la casa de su abuela y que cuando su tío llegó eso no cambió, por lo que siguieron quedándose a dormir en ese domicilio a pesar de que ahora ya no tenían habitación propia.

 

Según consta en las declaraciones en Cámara Gessel, C.R.G. habituaba mostrarles a sus sobrinas páginas pornográficas, perfiles de sitios de citas online, fotos de adolescentes desnudas o en ropa interior y todo tipo de contenido sexual.

 

Eso se mezclaba con actitudes que las víctimas creyeron normales y que recién pudieron resignificar de adultas. Por ejemplo, su tío las agarraba desde atrás, les hacía caricias en la espalda y tomaba fotografías en poses sensuales.

 

El tribunal de la Cámara Penal 1 residual consideró que todas esas acciones afectaron “de manera concreta el desarrollo normal y sexual de las niñas”, conformando la base del delito de corrupción.

 

Pero C.R.G. fue más allá y, en una de las visitas de sus sobrinas, aprovechó a acostarse con ellas en un colchón en el comedor para luego manosear a la menor en sus partes íntimas, lo que configuró el delito de “abuso sexual gravemente ultrajante agravado por ser la víctima menor de edad”.

 

Esa joven, que ahora es mayor, dijo que su tío siempre la amenazó con que si hablaba iba a desatar un conflicto familiar, que finalmente fue inevitable. Las víctimas y su madre rompieron relación con el ahora condenado y también con su abuela, que fue la primera persona a la que le contaron lo ocurrido y que les pidió callar para “no crear un conflicto entre la relación de hermanos”.

 

Comentá vos tambien...