11°SAN LUIS - Martes 18 de Enero de 2022

11°SAN LUIS - Martes 18 de Enero de 2022

EN VIVO

Trasladaron a inspectores de Bromatología que actuaron en las 76 medias reses

Por redacción
| 19 de octubre de 2014
Hace 66 días. El camión de Concarán, inspeccionado el 14 de agosto.

Dos inspectores de Bromatología municipal nunca pensaron que un control de rutina de un camión podía terminar abruptamente con el traslado de ambos a otra repartición. La supervisión del vehículo que transportaba 76 medias reses del frigorífico San Agustín de Concarán el 14 de agosto, que fueron decomisadas por falta de papeles, trasladadas para su custodia a una cámara frigorífica de la capital y que luego "desaparecieron", marcó su futuro laboral. La Dirección de Recursos Humanos les comunicó que a partir de mañana uno trabajará en Comercio y el otro en Tránsito.

 

A los inspectores no les informaron las causas del traslado a otras reparticiones.


"Los dos han sido perjudicados,  los han sacado del área por haber realizado su tarea correctamente ya que notaron las irregularidades en la documentación, labraron el acta y se la pasaron al director de Bromatología", cuestionó la decisión el secretario general del sindicato municipal, Alejandro Sosa, quien aseguró tener miedo de que sea una maniobra previa al despido.

 


Según el gremialista, los empleados recibieron la notificación del cambio pero a ninguno le dieron alguna explicación formal de los motivos. "Por eso, ellos piensan que al moverlos de sector los quieren exponer como los responsables de todo lo que sucedió con esa carne", dijo sobre una actuación que derivó en el inicio de un sumario investigativo, a todo el personal de la repartición que tiene su sede en la vieja y deteriorada ex estación de trenes.

 


Sosa aclaró que los dos damnificados son contratados que acumulan entre cuatro y cinco años de antigüedad, tienen un legajo sin ningún tipo de observación y en sus futuras áreas seguirán desempeñándose como inspectores.

 



Todavía es un misterio

 


Hace 66 días Bromatología intervino mercadería del frigorífico de Concarán porque no poseía rotulación, fecha de faena, frigorífico o razón social. Al día siguiente, el Juzgado de Faltas libró oficios para resguardarla en la cámara Yire como depositario judicial. Cinco días después, una inspección del Juzgado determinó que las medias reses no estaban. El propietario de la cámara, Luis Sosa, aseguró que inspectores municipales las retiraron. Luego vino el pedido al intendente Enrique Ponce para que haga una investigación exhaustiva. Una semana más tarde, la Intendencia anunció que encontró parte de las reses y acusó a Sosa de haber vendido la mercadería, una hipótesis que se cayó con el correr de las jornadas. El propio juez de Faltas, Alejandro Ferrari, se encargó de desmentirlo porque constató que la carne que encontró la Comuna tenía identificaciones, contrario a la que transportaba el camión de Concarán.

 


Ante la falta de respuestas del Municipio, Ferrari decidió pedirle a la Justicia ordinaria que investigue el caso.

 


El enigma de qué pasó con las medias reses sirvió además para que  Ferrari y el ex subsecretario de Control Comunal y hoy secretario de Seguridad, Ricardo André Bazla, saquen a relucir su interna personal y se acusen públicamente de irregularidades en su actuación.

 


Temas de nota:

Comentá vos tambien...