20°SAN LUIS - Martes 22 de Septiembre de 2020

20°SAN LUIS - Martes 22 de Septiembre de 2020

EN VIVO

Amor en puntas de pie, el ballet del Teatro Colón en San Luis

Por redacción
| 13 de junio de 2014
La triste figura. Carla Vincelli y Edgardo Trabalón. Talento y pasión.

“Válame Dios, y con cuánta gana debes de estar esperando ahora, lector ilustre, o quier plebeyo, este prólogo, creyendo hallar en él venganzas, riñas y vituperios”, escribió, en español antiguo, Miguel de Cervantes en el prólogo de la segunda parte de “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha”. Esos sentimientos y situaciones se hicieron baile y virtuosismo en los pies de los integrantes del ballet del Teatro Colón en San Luis.
La compañía se presentó por primera vez en la provincia y llenó la sala Hugo del Carril. La organización tuvo que agregar sillas y acomodar a algunas personas en las escaleras.
Es probable que lo que sucedió con el público de la provincia no es lo mismo que hubiera pasado en la Ópera de París si el ballet se hubiera presentado allá. Sin embargo, tal vez el recibimiento puntano haya albergado más pasión que en otros lados. Además de llenar la sala, la gente de San Luis aplaudió siempre que los bailarines hicieron una hazaña, sin importar si era el final del acto, el principio o el medio. O sólo un movimiento complicado.
Carla Vincelli indudablemente se quedó con el corazón de la audiencia con su sonrisa inamovible y su interpretación de una adorable Kitri.
El primer acto estuvo lleno de color y de humor con los bailarines haciendo música con sus cuerpos y con Don Quijote y Sancho en el centro de las bromas físicas, mientras las zapatillas de punta se mezclaban con los volados flamencos y los violines con las panderetas gitanas. 
En el segundo y tercer acto, el drama se apoderó del escenario y la fiesta del primero quedó  de lado cuando la locura del gracioso hidalgo (que en realidad no participa mucho) comenzó a tornarse oscura.
Y para el final, el acto blanco, los artistas aprovecharon el fluir de la historia para lucirse en presentaciones individuales, que luego se mezclaron para delirio del público. Muy por fuera de la etiqueta de las galas del ballet clásico,  la gente vitoreó hasta que un "¡Vamos Carla!", cuando la bailarina hizo un pirouette, le puso más aire de tribuna.
Por supuesto que también hubo un momento en el que la pareja principal brilló sola en el escenario, ante la mirada atenta de sus compañeros que también se convirtieron en espectadores.
Los bailarines lograron mantener a la audiencia con los ojos sobre el escenario todo el tiempo a fuerza de talento y el dinamismo de un grupo que tiene sus engranajes bien aceitados. El oficio de un ballet de profesionales hizo su demostración.
Toda la función giró en torno a la segunda parte del libro de Cervantes, a las aventuras amorosas de Kitri y Basilio, interpretado magistralmente por Edgardo Trabalón.
El personaje de "Don Quijote" fue quien le puso  fantasía a la historia de este amor desencontrado cuando confunde a Kitri con su amada Dulcinea, pero ella sólo es para Basilio.
La versión del Teatro Colón es la que ideó Marius Petipá, que es la más usada y que en Argentina cuenta con la supervisión de Lidia Segni, la directora del ballet.
Para el cierre, la ovación fue inevitable y tuvo al público puntano de pie por un largo rato. A la salida, se veían las caras de algunos bailarines del medio como las pequeñas de la academia de Carla Celi que habían ido de riguroso uniforme o el bailarín flamenco Claudio Arias.
Afuera del Centro Cultural Puente Blanco, mientras la gente se iba, tres colectivos de larga distancia esperaban a la compañía para seguir viaje porque hoy se presentan en Santa Fe.
Segni contó a ETC que ni bien regresen continuarán con su trabajo en el Teatro ya que saben muy bien que las vacaciones son sólo en enero. Pero antes de eso pasaron por San Luis para convertir a la sala Hugo del Carril en un lugar de ensueño entre España y París.

 


Comentá vos tambien...