Escuchá acá la 90.9
X

Anses: Negri amenaza con una demanda penal a Témoli


Luego de años de lucha, escraches y reclamos judiciales, Arturo Negri comenzó a disfrutar de algunas pequeñas victorias ante su ex inquilino, el Anses, al que le reclama que nunca pagó un mes de lo pactado en el contrato que ganó por licitación para cederle su local de Colón y Bolívar, una suma que hoy asciende al millón y medio de pesos. Y ahora irá por más, porque demandará penalmente a dos funcionarios: Diego Bossio, titular del organismo, y Gastón Témoli, encargado de la delegación San Luis.

Negri dice que la Justicia de San Luis es "más expeditiva y valiente" que la de Mendoza.


El locatario al menos consiguió el desalojo en setiembre del año pasado y luego que la causa pasara de la Justicia Federal de Mendoza a la de San Luis, a la que considera "más expeditiva y valiente". Y da un ejemplo: "Durante cinco años la jueza mendocina les estuvo pidiendo el expediente interno en el que se tramitaba la demanda y no lo consiguió. El juez Maqueda, a la segunda intimación, ya lo tiene", compara Negri.


Expediente en mano, saltó una supuesta irregularidad. "Al leerlo con mi abogado observamos con sorpresa que durante estos cinco años Anses ha asignado una partida anual para se me pague el alquiler. ¿Dónde está esa plata? Vamos a intimar para que nos digan qué hicieron con esas partidas.  Algo parecido pasó en otras jurisdicciones, como Villa Mercedes y Villa Dolores. Los dueños de los locales son gente grande, entonces el Anses debe estar esperando que se cansen de reclamar o se mueran. Lo mismo hacen con los juicios que inician los jubilados", destacó.


Si realmente el dinero adeudado fue girado por Buenos Aires, según Negri estarían "ante un delito muy grave de malversación de fondos públicos. Por eso quiero denunciar penalmente a Bossio y a Témoli. Ellos fueron quienes manejaron este asunto durante los cinco años sin brindar ninguna respuesta, al contrario, cuando los escraché me mandaron la Policía Federal para detenerme".


Negri pactó un contrato de alquiler en 2008 con el ente nacional que gestiona el dinero de los jubilados. Arreglaron en una suma de $24 mil, pero por esos días Amado Bodou dejó el organismo para pasar al Ministerio de Economía y su lugar lo tomó Diego Bossio. "Fue el final para mí, no pagaron nunca", cuenta Negri, quien comenzó con largo peregrinaje por la Justicia Federal de Mendoza para lograr el desalojo. "Perdimos mucho tiempo, pero en aquel momento el contrato decía que había que remitirse a Mendoza porque era la sede de todo Cuyo. La Justicia de aquella provincia terminó desalojando el local porque amenacé con un jury. Era una vergüenza como estaban usurpando el edificio, eran unos okupas", expresó.


El propietario cree que su suerte está echada mientras el kirchnerismo siga en el poder. "Me tienen marcado, fui el primero en decir basta y escracharlos,cuando todavía vivía Néstor Kirchner, eso no me lo van a perdonar. Quizá pueda cobrar lo que me corresponde cuando asuma un nuevo gobierno. Al menos la Justicia Federal está perdiendo el miedo".


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Anses: Negri amenaza con una demanda penal a Témoli

Lucha. Negri dijo que también planea hacerle una denuncia a Diego Bossio, titular de la Anses.

Luego de años de lucha, escraches y reclamos judiciales, Arturo Negri comenzó a disfrutar de algunas pequeñas victorias ante su ex inquilino, el Anses, al que le reclama que nunca pagó un mes de lo pactado en el contrato que ganó por licitación para cederle su local de Colón y Bolívar, una suma que hoy asciende al millón y medio de pesos. Y ahora irá por más, porque demandará penalmente a dos funcionarios: Diego Bossio, titular del organismo, y Gastón Témoli, encargado de la delegación San Luis.

Negri dice que la Justicia de San Luis es "más expeditiva y valiente" que la de Mendoza.


El locatario al menos consiguió el desalojo en setiembre del año pasado y luego que la causa pasara de la Justicia Federal de Mendoza a la de San Luis, a la que considera "más expeditiva y valiente". Y da un ejemplo: "Durante cinco años la jueza mendocina les estuvo pidiendo el expediente interno en el que se tramitaba la demanda y no lo consiguió. El juez Maqueda, a la segunda intimación, ya lo tiene", compara Negri.


Expediente en mano, saltó una supuesta irregularidad. "Al leerlo con mi abogado observamos con sorpresa que durante estos cinco años Anses ha asignado una partida anual para se me pague el alquiler. ¿Dónde está esa plata? Vamos a intimar para que nos digan qué hicieron con esas partidas.  Algo parecido pasó en otras jurisdicciones, como Villa Mercedes y Villa Dolores. Los dueños de los locales son gente grande, entonces el Anses debe estar esperando que se cansen de reclamar o se mueran. Lo mismo hacen con los juicios que inician los jubilados", destacó.


Si realmente el dinero adeudado fue girado por Buenos Aires, según Negri estarían "ante un delito muy grave de malversación de fondos públicos. Por eso quiero denunciar penalmente a Bossio y a Témoli. Ellos fueron quienes manejaron este asunto durante los cinco años sin brindar ninguna respuesta, al contrario, cuando los escraché me mandaron la Policía Federal para detenerme".


Negri pactó un contrato de alquiler en 2008 con el ente nacional que gestiona el dinero de los jubilados. Arreglaron en una suma de $24 mil, pero por esos días Amado Bodou dejó el organismo para pasar al Ministerio de Economía y su lugar lo tomó Diego Bossio. "Fue el final para mí, no pagaron nunca", cuenta Negri, quien comenzó con largo peregrinaje por la Justicia Federal de Mendoza para lograr el desalojo. "Perdimos mucho tiempo, pero en aquel momento el contrato decía que había que remitirse a Mendoza porque era la sede de todo Cuyo. La Justicia de aquella provincia terminó desalojando el local porque amenacé con un jury. Era una vergüenza como estaban usurpando el edificio, eran unos okupas", expresó.


El propietario cree que su suerte está echada mientras el kirchnerismo siga en el poder. "Me tienen marcado, fui el primero en decir basta y escracharlos,cuando todavía vivía Néstor Kirchner, eso no me lo van a perdonar. Quizá pueda cobrar lo que me corresponde cuando asuma un nuevo gobierno. Al menos la Justicia Federal está perdiendo el miedo".


Logín