13.2°SAN LUIS - Lunes 10 de Mayo de 2021

13.2°SAN LUIS - Lunes 10 de Mayo de 2021

EN VIVO

Carne de exportación con pasturas Premium

Por redacción
| 10 de mayo de 2015
La firma Agritur S.A. produce carne de exportación con un sistema único en el país.

En el norte de San Luis, en el corredor productivo que une Quines con Candelaria, se instaló hace seis años Agritur S.A., una firma que se dedica a la ganadería con métodos no convencionales, de avanzada para la región y el país. En silencio, sin mucha publicidad por decisión propia, la empresa maneja herramientas innovadoras, como la recría de machos y hembras sobre pasturas megatérmicas, que se componen de grama de la variedad Rhodes, de origen brasileño, con el complemento de cebadilla en invierno, bajo el riego de pivote.

 


Para lograrlo, aprovecharon un campo con agua subterránea de excelente calidad, el contexto ideal para hacer pasturas megatérmicas con regadío. A partir de esta decisión y de una fuerte inversión, multiplicaron por diez la producción de materia seca y la carga animal, y con la categoría Macho Entero Joven optimizaron la eficiencia del planteo.

 


En Tierra Santa (así se llama el campo, no hay ninguna relación con alguna aparición celestial) es posible monitorear la producción de pasto. Hay que cortar una determinada cantidad para medir materia seca con un aparato de última generación que se llama pasturómetro. Fue diseñado por técnicos de Nueva Zelanda para realizar la lectura directa de materia seca en pasturas y verdeos.

 


La aplicación de estas tecnologías luego se traduce a los rindes en todo lo que se produce en las 9.000 hectáreas que tiene Agritur, donde el promedio de lluvias anuales no supera los 400 milímetros, todo un desafío para las pasturas megatérmicas y la producción de carne Premium para exportación.

 


Hay ejemplos para transparentar esta tendencia a utilizar herramientas de punta. Para mejorar la eficiencia productiva, la empresa incorporó un sistema de suplementación del ternero al pie de la madre. “Instalamos comederos con trampas que sólo permiten que se acerquen las crías para recibir granos de maíz entero. En años críticos se los damos desde los 45 días y en los buenos, durante los 15 días previos al destete. Nos da flexibilidad”, indicó Alberto Bindon, quien coordina aspectos técnicos y comerciales de la firma que tiene sus oficinas en Martínez, una zona muy elegante que está en el norte del conurbano bonaerense.

 


Otra herramienta novedosa que aplicaron es la utilización de una manga circular techada que permite trabajar a una velocidad mayor a la normal, siempre respetando las normas de bienestar animal, casi con una devoción parecida a la de la norteamericana Temple Gradin, quien en julio llegará a San Luis gracias a una gestión de la FISAL, una mujer tan famosa por su autismo como por los estudios que realizó en esta materia que la llevaron incluso al cine a través de una película de HBO. “Se llegaron a tactar 1.000 vacas por día, con un ahorro de personal impresionante. También, podemos hacer inseminación artificial a tiempo fijo con comodidad, aunque llueva”, agregó el ingeniero, quien visita la zona regularmente.

 


En el polo de regadío, más allá del desmonte selectivo que realizaron cumpliendo con las normativas provinciales, es posible practicarlo en forma total certificando la existencia de agua subterránea, algo que como se verá más adelante, facilita San Luis con su desarrollo tecnológico.

 


De este modo, instalando pivotes y bombas,  Agritur desarrolló 1.100 hectáreas con círculos de riego. Ahí, se implantaron verdeos de invierno; soja, maíz y sorgo para reservas; y 200 hectáreas de grama rhodes y cebadilla para la recría de machos. “No habíamos visto en el país pasturas megatérmicas bajo riego. Los resultados son contundentes: con buena fertilización llegamos a obtener 23 toneladas de materia seca por hectárea, cuando en secano se logran apenas tres toneladas y media”, aseguró Bindon.

 


Agritur fue fundada por una familia que tiene más de 60 años de trayectoria en la industria de la carne. Era la dueña de un importante frigorífico de Villa Mercedes, que luego pasó a manos de capitales brasileños, pero mantuvo sus inversiones en San Luis con este emprendimiento, que apuntó a jugar con su producción en las ligas mayores y ya lo está haciendo. “No somos criadores de ganado, somos productores de carne, y el fruto de nuestra trabajo se debe ver en la góndola”, recita casi como un mantra Bindon.

 


La producción de esa carne de primera calidad la colocan desde hace tres años principalmente en la cadena de supermercados La Anónima, un gigante que fue creciendo desde su nacimiento en la Patagonia hasta copar hoy varias provincias. La Anónima tiene dos plantas, una en Salto, en la provincia de Buenos Aires, y la otra en cercanías de General Pico, en La Pampa, donde realiza un avanzado control de despostado computarizado, que permite conocer cuál fue el trabajo de cada uno de los empleados de ese sector, cuántas piezas cortaron y cuántos kilos de carne quedaron listos para su comercialización. “Nos pagan lo mismo que los novillos. Esto muestra que nuestra alternativa de cría es más que interesante y tiene un rinde económico, ya que la conversión de alimento en carne mejora un 10/15%”, subrayó Bindon.

 


En todas las sucursales patagónicas, por una cuestión legal, entregan carne envasada al vacío y en cajas. En el resto del país donde no rige esta disposición van las medias reses para ser vendidas en las carnicerías de cada supermercado. La Anónima también exporta porque tiene una porción de la cuota Hilton. Son productos de una gran terneza, muy buscados para la exportación, porque además se trata de animales de raza Braford terminados en la categoría Macho Entero Joven. “Apenas tuvimos el primer lote de ganado propio nos dedicamos a los MEJ. Los terminamos con dientes de leche para asegurar la terneza, a los 18 meses como máximo, con unos 470 kilos”, detalló Bindon.

 


Cuando llegaron en 2009 no tenían un solo animal. “Empezamos comprando invernada, mientras armábamos un rodeo Braford de primera con ejemplares de Corrientes y Salta. Ya tenemos 3.400 vientres y el objetivo es llegar a 4.500, una escala que nos permitiría trabajar cómodos”, comentó Bindon sobre la hacienda que se da el lujo de pastorear en las mejores condiciones de agua y de grama.

 


La categoría Macho Entero Joven se produce a campo con suplementación intensiva, en lotes de 250 animales. “Están en un sector de unas ocho hectáreas cerca de los comederos, donde tienen asegurada la ración, agua y sombra. Pueden salir, pero sólo lo hacen para estirar las piernas. Son muy dóciles, caminamos entre ellos, sin problema. Esa fue una de las razones por las que nos inclinamos por los Braford”, reconoció.

 


Para cerrar el círculo virtuoso de la comercialización, los novillos que por su contextura se terminan con menos de 430 kilos los venden en la feria de Jesús María para abastecer el turismo que visita las sierras de Córdoba y busca comer carne de primera en los mejores restoranes. Además, en el corto plazo buscarán vender toros y vaquillonas preñadas en las zonas libres de garrapata del país.

 


Las condiciones de San Luis

 


El conocimiento que tenían de la provincia, por haber trabajado en Villa Mercedes, hizo fácil la elección de San Luis para desarrollar el proyecto ganadero de Agritur. “Buscábamos un campo periférico, que es donde la ganadería está creciendo. Elegimos a Quines, en realidad podría haber sido cualquier campo del noroeste, camino a La Rioja, porque encontramos condiciones ideales para la actividad: ambiente seco, suelos arenosos y agua de muy buena calidad. Es algo poco frecuente en el mundo”, según Facundo Lastra, gerente general de la firma. En ese momento encontraron el campo con la extensión ideal, en un triángulo que componen por dos lados las rutas 20 (que va hacia Villa Dolores) y 79 (Candelaria, luego La Rioja). En esa zona hay varias empresas que están desarrollando un polo agrícola bajo riego, entre las que se cuentan Puramel, el tambo de la firma Pasman, Adeco, Seima y Prandi, pero Agritur es la única que produce carne con esta técnica.

 


Como San Luis cuenta con un estudio pormenorizado que indica dónde hay agua subterránea de calidad, la ecuación cerraba por todos lados. “Es una información estratégica, que no todas las provincias tienen. Es pública, está a disposición de cualquier interesado”, contó Lastra, quien detalló que el campo se encuentra “en una especie de hoya formada por la cadena de los Comechingones y las sierras de San Luis, San Juan y La Rioja, por lo que todo el agua que viene de las cuencas superiores cae a la napa”.

 


Por fortuna para ellos, las inundaciones que devastaron el norte en los primeros días de marzo no afectaron demasiado los campos y pudieron seguir desarrollando las pasturas megatérmicas con tranquilidad. Tampoco tuvieron pérdida de ganado porque no están del lado de la Sierras Centrales, donde el agua hizo mucho daño.

 


Y ellos tampoco dependen de los canales de riego a cielo abierto como los pequeños productores agrícolas.

 


El hecho de que San Luis tuviera reglas claras en cuanto a desmonte, y un monitoreo constante del Ministerio de Medio Ambiente, también les brindó seguridad a la hora de invertir. “En muchos lugares te dicen que presentes un plan, que después se verá, pero los empresarios necesitan conocer de antemano qué podrán hacer. Aquí, están bien establecidas las zonas verdes, amarillas y rojas. Y, aunque hacen falta aprobaciones, paso a paso, sabemos a qué atenernos”, subrayó el gerente de Agritur. Ese desmonte selectivo, que obliga a respetar la flora nativa y sus valiosas especies, les permitió de todas maneras rolar 5.500 hectáreas, en las que sembraron buffel grass y gatton panic. “Ahí, tenemos el rodeo de cría”, describió Bindon, quien hace una comparación simple: en una zona en la cual cada cabeza en el monte nativo necesita 20 hectáreas, en los rolados, con buffel grass y gatton panic, en secano, se requieren dos. “Y hay margen para seguir avanzando: próximamente, pensamos alcanzar 0,8 EV/ha”.

 


El movimiento del suelo que producen los rolados también permite que germinen semillas de especies nativas que están presentes pero no desarrollan por compactación y falta de infiltración hídrica. Entre estas especies hay digitarias, setarias y tricloris. Todas de muy buen valor forrajero.

 


La superficie de secano está dividida en potreros de 600 hectáreas, que se subdividen en parcelas de 60, cada una con su bebedero con piso y ensenadas de encierre. En verano, se pastorean con altas cargas: 450 vacas por parcela. Luego, los animales pasan a la parcela vecina y cuando terminan toda la vuelta las primeras ya han rebrotado. Una  ventaja adicional del diseño es que permite sacar rápidamente la hacienda por los callejones trabajando con una sola persona.

 


Las autopistas y rutas en buenas condiciones también ayudan para el transporte del ganado y la salida de la mercadería con agregado de valor, a lo que hay que sumar la chance de contar con wifi y, específicamente en esa zona, con la ampliación de la red de electrificación rural gracias al crecimiento de la Estación Transformadora de Luján, que duplicó su capacidad energética gracias al aporte del Estado provincial y los productores.

 


(Esta nota contó con el aporte de información del sitio web Valor Carne)

 


Comentá vos tambien...