17°SAN LUIS - Sabado 04 de Diciembre de 2021

17°SAN LUIS - Sabado 04 de Diciembre de 2021

EN VIVO

Una beba prematura se recupera tras una compleja operación

Franccesca y su gemelo Valentín nacieron con poco más de seis meses de gestación y bajo peso.

Por redacción
| 27 de octubre de 2017
Especialistas en sanar. El papá de Franccesca, Claudio Galdame, sostiene a la beba mientras la enfermera la atiende. La niña está internada en terapia intensiva. Fotos: Gentileza Ministerio de Salud.

Rosa y su marido Claudio subieron precipitadamente al coche. Ella se retorcía del dolor, él de la desesperación. No les alcanzaba el tiempo para ir de San Francisco del Monte de Oro a la capital puntana, donde el médico de Rosa la esperaba para un control. A las 19 llegaron a la clínica y apenas cruzó el umbral las contracciones se hicieron insoportables. Todavía no era el momento, los gemelos sólo llevaban 6 meses en el vientre, pero la bolsa empezó a coronar. El parto era inminente. "En ese momento no tenían cunas especiales libres para mis bebés, entonces ellos hablaron con la Maternidad y nos vinieron a buscar. Nos atendieron muy bien", dijo la mamá de Franccesca y Valentín Galdame.

 

Los gemelos nacieron el 16 de agosto. La nena exactamente a la medianoche y por parto natural. Su hermano 15 minutos después, tras una cesárea. Pero al ser prematuros -nacieron a las 27 semanas de gestación-, las complicaciones en la salud de los pequeños comenzaron a aparecer. Valentín fue llevado al Hospital de la Trinidad en Mendoza para ser operado por una hidrocefalia, que es la acumulación de líquido dentro del cráneo, que hace que se hinche el cerebro.

 

Franccesca, un mes después de nacer, el 15 de setiembre fue intervenida en la Maternidad, para cerrarle una arteria que tienen los bebés mientras están en la panza de la mamá que se llama ductus.

 

"Tenía una cardiopatía congénita que se llama 'ductus' o persistencia del conducto arterioso", esto significa que, "es una arteria que comunica la circulación pulmonar con la circulación general, que sirve en la vida fetal como cortocircuito para la irrigación del bebé, porque en la panza no respira oxígeno, sino que se oxigena por el cordón umbilical. Entonces, esa circulación, al no estar respirando el bebé y no tener en función los pulmones, se hace con un cortocircuito a través de ésta arteria que se llama ductus", explicó el cardiocirujano, Daniel José, que fue quien operó a la pequeña.

 

El profesional dijo que cuando el niño nace, por lo general, el estímulo del oxígeno hace que el ductus se cierre y vaya la circulación pulmonar por un lado y la general por el otro. "Pero cuando son prematuros y de bajo peso (nació con 980 gramos), esa maduración no está terminada entonces nacen y el ductus sigue funcionando con lo cual aumenta la presión, empiezan a compartir presiones. La general tiene una mayor que la pulmonar, entonces si esta arteria permanece abierta aumenta la presión dentro de la circulación pulmonar y eso hace que se agranden las cavidades cardíacas. Por eso tienen que estar con respirador y se pueden infectar", contó.

 

José señaló que antes de recurrir a la operación, se intenta cerrar con una droga que estimula ese proceso. Pero en el caso de Franccesca no funcionó. Finalmente la cirugía fue un éxito. Luego de un mes la bebé aumentó más de un kilo 200 gramos, y le sacaron el respirador, aunque "todavía necesita un poco de oxígeno y tienen que madurar sus pulmoncitos", observó.

 

Por el momento su salud mejora, "está tomando vitaminas y se alimenta perfectamente. Estamos tratando de que engorde un poco más así le podemos dar el alta", manifestó la directora de la Maternidad, Claudia Oviedo.

 

Franccesca está en compañía de su papá. Su mamá permanece en Mendoza cuidando de su hermano.

 

Rosa cuenta los minutos que restan para que la familia se reencuentre en San Luis. "Valentín está muy bien, ya lo desentubaron, sólo le pusieron un poco de oxígeno. Empezó a alimentarse de mi pecho y de a poco está mejorando. Si Dios quiere el lunes volvemos a San Luis. Nos trasladarán nuevamente a la Maternidad", dijo en comunicación con El Diario de la República.

 

"Cada día que pasa falta menos", expresó como una forma de autoconsolarse. "Pasaron 20 días que no veo a Franccesca y necesito estar con ella", suspiró.

 

Comentá vos tambien...