eldiariodelarepublica.com
Guerra de las Galaxias, la saga cinéfila que acaparó la industria

Escuchá acá la 90.9
X

Guerra de las Galaxias, la saga cinéfila que acaparó la industria

Mariano Medina

El Episodio VIII: “Los últimos Jedi” se estrenará esta semana en Argentina y Disney busca romper todos los récords de público. ¿Cómo será la despedida de la Princesa Leia?

No queda nada. Faltan sólo cinco días para el estreno de "Episodio VIII: Los Últimos Jedi" de Star Wars y las especulaciones siguen en aumento. ¿Cómo puede ser que una película de ciencia ficción cause tanto revuelo después de 40 años? Es difícil explicarlo pero lo cierto es que su audiencia se renueva con las generaciones siguientes. Lo que parecía una simple cinta de espadas láseres, gobiernos imperiales, robots y soldados, en realidad es una cuestión de estado para los fanáticos. Y Disney traerá el segundo capítulo de la flamante trilogía, luego de dos años del reinicio en las salas de cine.

El protagonista de la saga es Mark Hamill, quien representa al maestro Jedi Luke Skywalker. Antes que un actor, este adorable sujeto es un fanático del ambiente comiquero y sacó provecho de eso. Como sabe que los seguidores le temen a los spoilers, es decir a adelantar algo, Hamill se la pasó "troleando" a todos.

"Te lo ruego, por tu propio bien, NO leas éste comic cargado de spoilers antes del 15 de diciembre. Ya me lo agradecerás", dijo el actor en Twitter. Hizo referencia al número 49 del cómic que edita Marvel. Más allá del título, la historia no comparte en nada con la del cine. Pero un sector se lo tomó en serio y Hamill no hizo más que reírse, tal cual como la voz del Joker que interpreta en los dibujos animados de Batman.

"¡Divertidísimo! Si alguien piensa que Rian usó tramas y argumentos de un cómic de los 80, es que realmente no conoce a Rian Johnson", aclaró.

Este nuevo capítulo cinematográ- fico estará dirigido por Rian Johnson ("Looper: Asesinos del futuro" y "Los Estafadores") y protagonizado por un gran elenco: Daisy Ridley, John Boyega, Adam Driver, Domhnall Gleeson, Oscar Isaac y Andy Serkis, con Mark Hamill, Anthony Daniels y Peter Mayhew.

Fue la última película que grabó Carrie Fisher (General Leia Organa), antes de fallecer por un infarto masivo el 23 de diciembre de 2016. La anterior, el "Episodio VII: El despertar de la Fuerza", significó el regreso de la saga al cine luego de diez años y fue la primera sin su creador original, George Lucas. Se convirtió en la tercera con mayor recaudación en Hollywood con $2.068.223.624 de ingresos generados. No pudo vencer a "Avatar" y "Titanic" que aún lideran el ranking global.

La trama cuenta la evolución de los cuatro personajes principales que quedaron de “Episodio VI: El Regreso del Jedi". Skywalker es un Jedi recluido por un pasado oscuro del cual se desconoce. La ex princesa Leia continúa con su interminable batalla contra el Imperio ahora devenido a unos seguidores que se autodenominan la Primera Orden. Y Han Solo y Chewbacca, siguen siendo ellos, unos mercenarios que recorren la galaxia en busca de dinero fácil.

Guerra de las Pero como toda historia, existe una nueva generación para renovar el espíritu. Ahora el villano es Kylo Ren (Adam Driver), un caballero del mal que es hijo de Han y Leia y que quiere ser perverso como su abuelo, Darth Vader. Rey (Daisy Ridley) es una muchacha chatarrera del planeta Jakku que posee una misteriosa propensión a la Fuerza, el poder que utilizan los guardianes de la galaxia, los Jedi. Finn (John Boyega) es un soldado desertor de la Primera Orden que por casualidad se cruzó en el camino de Poe Dameron (Oscar Isaac) y ahora sirve a la Resistencia.

Para entender el universo galáctico hay que tener en cuenta dos bandos principales. Por un lado, los Jedi, una fuerza de paladines de la justicia que busca traer paz y seguridad a todos los planetas que habitan en el cosmos. Por otro lado existen los puntos negativos, ellos son los Sith, una secta de caballeros oscuros de la Fuerza y que buscan todo lo contrario de su contraparte.

Los planetas eran gobernados por una República Galáctica, una suerte de democracia que contaba con un parlamento integrado por todos los planetas que estaban dentro de este sistema gobernante. Cuando al senador Palpatine le dieron superpoderes, como al ministro de Economía Domingo Cavallo en 2001, los utilizó para convertirse en un emperador y poner patas para arriba al sistema político de la galaxia. Luego, la Alianza Rebelde destruyó ese castillo, pero de las cenizas surgió la Primera Orden, un grupo de fanáticos radicales que están de acuerdo con las ideas del Imperio y cuyos discursos se asemejan a la época Nazi de Alemania.

Aunque Disney evitó que los trabajadores propaguen información y más allá de las conjeturas de los medios, la verdad está cerca. Las estupendas previsiones de taquilla siguen creciendo según se aproxima su fecha de estreno. Ahora la marca ya está en el segundo puesto del histórico para un primer fin de semana.

Unas buenas predicciones para la película de LucasFilm, cuyos materiales promocionales también baten récords, como su primer tráiler completo.

Hace mucho tiempo

La historia está compuesta por trilogía, de hecho, la actual es la tercera de la saga. Ahora, ¿en qué orden deben mirarse? Eso depende de la capacidad de asombro que busque el cineasta aficionado. Lo cierto es que el fuego lo abrió el "Episodio IV: Una nueva esperanza" en 1977, de la mano de Lucas. Al director y creador le costó financiar el proyecto. Sólo Fox se animó a pasarle plata y sin pagarle. Pero el hábil empresario dijo que se conformaba con las ganancias de las figuras de acción y todo tipo de productos alusivos, en una época en la que no era frecuente apuntar hacia ese mercado. Con eso armó su propio imperio financiero.

Gracias a las ventas pudo financiar los otros dos proyectos: "Episodio V: El Imperio contraataca" (1980) y "Episodio VI: El regreso del Jedi" (1983).

Cuando la saga había conquistado millones de corazones, la antesala de un nuevo milenio le dio la oportunidad de atraer a nuevos aficionados. Así surgieron las precuelas, cuya historia suceden antes que la original.

"Episodio I: La amenaza fantasma" (1999) abrió el camino. Pese a las malas críticas de la prensa especializada se convirtió en la cinta que más había recaudado en su debut, con más de 28 millones de dólares. También se convirtió en la más rápida en alcanzar los 200 y 300 millones de dólares, marcas que sustentaban "Independence Day" y "Titanic", respectivamente.

Abrió el camino hacia el CGI. Cerca de 1.950 tomas contienen efectos especiales; la escena inicial en la que se libera gas tóxico donde están los dos Jedi, es la única secuencia de toda la película que no tiene modificaciones digitales. Luego siguieron "Episodio II: El ataque de los clones" (2002) y "Episodio III: La venganza de los Sith" (2002). Con la tecnología como eje principal para poder contar la historia que quería su director.

Cambio de mano

La tercera trilogía cobró forma a partir del 30 de octubre de 2012 cuando Disney compró LucasFilm por 4.000 millones de dólares a George Lucas. Lo primero que hizo el imperio del ratoncito fue cancelar todos los proyectos en marcha y darle de baja oficial al Universo Expandido, es decir, todas aquellas historias "reales" que amplificaron las películas editadas.

De esta manera se aseguró tener libertad para realizar nuevas historias que cobraron vida con estas dos películas, decenas de novelas, series animadas de televisión y un sinfín de cómics, los más buscados por los fanáticos.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Guerra de las Galaxias, la saga cinéfila que acaparó la industria

El Episodio VIII: “Los últimos Jedi” se estrenará esta semana en Argentina y Disney busca romper todos los récords de público. ¿Cómo será la despedida de la Princesa Leia?

No queda nada. Faltan sólo cinco días para el estreno de "Episodio VIII: Los Últimos Jedi" de Star Wars y las especulaciones siguen en aumento. ¿Cómo puede ser que una película de ciencia ficción cause tanto revuelo después de 40 años? Es difícil explicarlo pero lo cierto es que su audiencia se renueva con las generaciones siguientes. Lo que parecía una simple cinta de espadas láseres, gobiernos imperiales, robots y soldados, en realidad es una cuestión de estado para los fanáticos. Y Disney traerá el segundo capítulo de la flamante trilogía, luego de dos años del reinicio en las salas de cine.

El protagonista de la saga es Mark Hamill, quien representa al maestro Jedi Luke Skywalker. Antes que un actor, este adorable sujeto es un fanático del ambiente comiquero y sacó provecho de eso. Como sabe que los seguidores le temen a los spoilers, es decir a adelantar algo, Hamill se la pasó "troleando" a todos.

"Te lo ruego, por tu propio bien, NO leas éste comic cargado de spoilers antes del 15 de diciembre. Ya me lo agradecerás", dijo el actor en Twitter. Hizo referencia al número 49 del cómic que edita Marvel. Más allá del título, la historia no comparte en nada con la del cine. Pero un sector se lo tomó en serio y Hamill no hizo más que reírse, tal cual como la voz del Joker que interpreta en los dibujos animados de Batman.

"¡Divertidísimo! Si alguien piensa que Rian usó tramas y argumentos de un cómic de los 80, es que realmente no conoce a Rian Johnson", aclaró.

Este nuevo capítulo cinematográ- fico estará dirigido por Rian Johnson ("Looper: Asesinos del futuro" y "Los Estafadores") y protagonizado por un gran elenco: Daisy Ridley, John Boyega, Adam Driver, Domhnall Gleeson, Oscar Isaac y Andy Serkis, con Mark Hamill, Anthony Daniels y Peter Mayhew.

Fue la última película que grabó Carrie Fisher (General Leia Organa), antes de fallecer por un infarto masivo el 23 de diciembre de 2016. La anterior, el "Episodio VII: El despertar de la Fuerza", significó el regreso de la saga al cine luego de diez años y fue la primera sin su creador original, George Lucas. Se convirtió en la tercera con mayor recaudación en Hollywood con $2.068.223.624 de ingresos generados. No pudo vencer a "Avatar" y "Titanic" que aún lideran el ranking global.

La trama cuenta la evolución de los cuatro personajes principales que quedaron de “Episodio VI: El Regreso del Jedi". Skywalker es un Jedi recluido por un pasado oscuro del cual se desconoce. La ex princesa Leia continúa con su interminable batalla contra el Imperio ahora devenido a unos seguidores que se autodenominan la Primera Orden. Y Han Solo y Chewbacca, siguen siendo ellos, unos mercenarios que recorren la galaxia en busca de dinero fácil.

Guerra de las Pero como toda historia, existe una nueva generación para renovar el espíritu. Ahora el villano es Kylo Ren (Adam Driver), un caballero del mal que es hijo de Han y Leia y que quiere ser perverso como su abuelo, Darth Vader. Rey (Daisy Ridley) es una muchacha chatarrera del planeta Jakku que posee una misteriosa propensión a la Fuerza, el poder que utilizan los guardianes de la galaxia, los Jedi. Finn (John Boyega) es un soldado desertor de la Primera Orden que por casualidad se cruzó en el camino de Poe Dameron (Oscar Isaac) y ahora sirve a la Resistencia.

Para entender el universo galáctico hay que tener en cuenta dos bandos principales. Por un lado, los Jedi, una fuerza de paladines de la justicia que busca traer paz y seguridad a todos los planetas que habitan en el cosmos. Por otro lado existen los puntos negativos, ellos son los Sith, una secta de caballeros oscuros de la Fuerza y que buscan todo lo contrario de su contraparte.

Los planetas eran gobernados por una República Galáctica, una suerte de democracia que contaba con un parlamento integrado por todos los planetas que estaban dentro de este sistema gobernante. Cuando al senador Palpatine le dieron superpoderes, como al ministro de Economía Domingo Cavallo en 2001, los utilizó para convertirse en un emperador y poner patas para arriba al sistema político de la galaxia. Luego, la Alianza Rebelde destruyó ese castillo, pero de las cenizas surgió la Primera Orden, un grupo de fanáticos radicales que están de acuerdo con las ideas del Imperio y cuyos discursos se asemejan a la época Nazi de Alemania.

Aunque Disney evitó que los trabajadores propaguen información y más allá de las conjeturas de los medios, la verdad está cerca. Las estupendas previsiones de taquilla siguen creciendo según se aproxima su fecha de estreno. Ahora la marca ya está en el segundo puesto del histórico para un primer fin de semana.

Unas buenas predicciones para la película de LucasFilm, cuyos materiales promocionales también baten récords, como su primer tráiler completo.

Hace mucho tiempo

La historia está compuesta por trilogía, de hecho, la actual es la tercera de la saga. Ahora, ¿en qué orden deben mirarse? Eso depende de la capacidad de asombro que busque el cineasta aficionado. Lo cierto es que el fuego lo abrió el "Episodio IV: Una nueva esperanza" en 1977, de la mano de Lucas. Al director y creador le costó financiar el proyecto. Sólo Fox se animó a pasarle plata y sin pagarle. Pero el hábil empresario dijo que se conformaba con las ganancias de las figuras de acción y todo tipo de productos alusivos, en una época en la que no era frecuente apuntar hacia ese mercado. Con eso armó su propio imperio financiero.

Gracias a las ventas pudo financiar los otros dos proyectos: "Episodio V: El Imperio contraataca" (1980) y "Episodio VI: El regreso del Jedi" (1983).

Cuando la saga había conquistado millones de corazones, la antesala de un nuevo milenio le dio la oportunidad de atraer a nuevos aficionados. Así surgieron las precuelas, cuya historia suceden antes que la original.

"Episodio I: La amenaza fantasma" (1999) abrió el camino. Pese a las malas críticas de la prensa especializada se convirtió en la cinta que más había recaudado en su debut, con más de 28 millones de dólares. También se convirtió en la más rápida en alcanzar los 200 y 300 millones de dólares, marcas que sustentaban "Independence Day" y "Titanic", respectivamente.

Abrió el camino hacia el CGI. Cerca de 1.950 tomas contienen efectos especiales; la escena inicial en la que se libera gas tóxico donde están los dos Jedi, es la única secuencia de toda la película que no tiene modificaciones digitales. Luego siguieron "Episodio II: El ataque de los clones" (2002) y "Episodio III: La venganza de los Sith" (2002). Con la tecnología como eje principal para poder contar la historia que quería su director.

Cambio de mano

La tercera trilogía cobró forma a partir del 30 de octubre de 2012 cuando Disney compró LucasFilm por 4.000 millones de dólares a George Lucas. Lo primero que hizo el imperio del ratoncito fue cancelar todos los proyectos en marcha y darle de baja oficial al Universo Expandido, es decir, todas aquellas historias "reales" que amplificaron las películas editadas.

De esta manera se aseguró tener libertad para realizar nuevas historias que cobraron vida con estas dos películas, decenas de novelas, series animadas de televisión y un sinfín de cómics, los más buscados por los fanáticos.

Logín