SAN LUIS - Jueves 26 de Mayo de 2022

SAN LUIS - Jueves 26 de Mayo de 2022

EN VIVO

Bromatología de Villa Mercedes secuestró 23 bolsones de alimentos vencidos

Por redacción
| 23 de marzo de 2017
Los bolsones de mercadería fueron retirados de los comercios y llevados al municipio. Foto: Bromatología

Un tentador plato caliente de pastas, un pedacito de pan o una torta hecha cuidadosamente en casa podrían haber generado inconvenientes en la salud de los desprevenidos comensales o clientes, si no se actuaba a tiempo. Los inspectores de Bromatología municipal secuestraron más de veinte bolsas de alimentos vencidos en seis comercios distribuidos en diferentes puntos de la ciudad y evitaron que esa mercadería, no apta para el consumo humano, llegara hasta los hogares y cocinas mercedinas.
La oficina del Programa de Calidad Alimentaria, Bromatología e Higiene Alimentaria estaba repleta de bolsas precintadas. En total, el área de control secuestró preventivamente veintitrés grandes bolsas que contenían los productos irregulares que encontraron en seis comercios diferentes: dos mercaditos, un supermercado,  una carnicería, una rotisería-comedor y un cotillón.
Once de los veintitrés grandes envoltorios fueron sacados de un solo local, ubicado en España 64 (antes de Balcarce). Fueron tantos los productos secuestrados, que los inspectores tuvieron que utilizar tres hojas de actas para describir cada artículo. “Ése fue un operativo largo por la gran cantidad de productos que no estaban en condiciones en ese cotillón y distribuidora. Había dulces, coberturas para tortas, licores, glaseados entre otros productos que estaban vencidos”, explicó Verónica Leal, responsable de Calidad Alimentaria.
En un mercado y una despensa de La Ribera, la inspección obligatoria para completar el proceso de renovación comercial (que ahora el propietario inicia a través de la web) fue lo que llevó a que los inspectores hallan alfajores, golosinas, polenta y dulces fuera de la fecha permitida para su consumo. En otro conocido supermercado del mismo barrio descubrieron insumos de panadería vencidos: premezclas y dulces que luego se utilizan para elaborar facturas o pan. En otra punta de la ciudad, en el barrio Sol Naciente, secuestraron carnes sin documentación de procedencia y tapas de empanadas vencidas; mientras que en la rotisería-comedor en la esquina de avenida Perón y Maipú hallaron pastas vencidas e insumos también sin identificación.
“Puede ser que haya casos donde unos pocos productos vencidos se 'le escapen' al comerciante, pero cuando hay gran cantidad, existe una falta de control del comercio. El propietario debe ser responsable de lo que vende, mucho más cuando lo que vende no está a la vista del consumidor y quien lo compra no puede observarlo, como productos fraccionados o rotiserías donde el comprador no puede acceder a la cocina”, indicó la ingeniera Leal.
Toda la mercadería alimenticia que fue secuestrada de manera preventiva está descripto minuciosamente en las actas que labraron los inspectores y fueron también remitidas al Juzgado de Faltas. “La jueza nos dirá qué hacer con estos alimentos, por lo general se los destruye o son donados al refugio municipal para alimentar animales, ya que lamentablemente no podemos asegurar las condiciones del producto para el consumo humano”, indicó la funcionaria municipal.

 

Comentá vos tambien...