11°SAN LUIS - Jueves 30 de Junio de 2022

11°SAN LUIS - Jueves 30 de Junio de 2022

EN VIVO

"Joni", el pequeño programador que supera todas las barreras

Matías Jonathan Becerra tiene 10 años y  su familia es muy humilde. Con mucha fuerza de voluntad empezó a estudiar programación. El gobierno provincial lo premió con una tablet.

Por Alejandro Araya
| 02 de junio de 2018
Felicidad extrema. "Joni", amante de la tecnología, siempre le pedía una tablet a su mamá, y la consiguió por su invaluable esfuerzo. Foto: Alejandro Lorda.

“Me gustaría ser programador", dice Matías Jonathan Becerra, con un brillo en sus ojos oscuros, característico de aquellos niños que están seguros e ilusionados de lo que harán en el futuro. "Joni", como le gusta que lo llamen, tiene apenas 10 años, y fue reconocido y premiado con una tablet, por el Ministerio de Ciencia y Tecnología, de la provincia debido al alto grado de avance que tiene en la plataforma Mini Programadores, además de su invaluable esfuerzo por superarse. Su situación no es sencilla: vive junto a sus padres, su tía, y sus 15 hermanos, en una humilde vivienda en el barrio Tibiletti, del sureste de la ciudad de San Luis.

 

Entre risas, José Luis y Marcelo, dos de sus hermanos, se toman para el lado del humor que sean tantos viviendo en la casa, reconociendo que hacen un poco de lío. Mientras su madre, Jésica Olguín, se muerde los labios, para evitar sonreír (o llorar). En total son diez varones y seis chicas, y Matías anda por la "mitad de la tabla", con seis hermanitos menores que él. Casi todos van a la Escuela N° 66 "Monseñor Tibiletti", a excepción de la más pequeña que todavía no llega al año.

 

"Nosotros nos dedicamos a hacer changas y eso nos ayuda a que no falte nunca el plato de comida para nadie, y que los chicos estén abrigados", dice la madre con la voz entrecortada por el frío que sentía. Luego agregó que "para mí es muy importante que mis hijos estudien, yo les recalco que tienen que estudiar para que el día de mañana tengan un buen trabajo. Quiero que sean algo en el futuro".

 

Cuando termina de hablar Jésica, se acerca por detrás "Joni", que había ido a comprar pollo. Cuando sabe que El Diario de la República fue a buscarlo para hablar con él, se mete rápido en la casa, y entusiasmado trae su tablet para mostrarla. Con mucho cuidado retira el dispositivo de la cajita blanca impecable. Aún quedaba la bolsita de seguridad, que también es sacada como si se tratara de una bomba a punto de estallar. Todo lo conserva como si fuera sagrado. Hablando un poco más con su madre, uno rápidamente lo entiende: "Nosotros teníamos las compus del Gobierno. Un día fuimos a un cumpleaños, y nos robaron todo. Él me pedía que le comprara una tablet, y yo le decía que todo llega a su momento. Cuando se enteró que se la iban a regalar, estaba feliz, y verlo así nos pone muy alegres", manifestó con una sonrisa.

 

Sus maestras dicen que es un alumno ejemplar, muy inteligente y simpático, aunque reconocen que cuando ingresó por primera vez a la escuela, era conflictivo, pero que la clave para su transformación fue "tratarlo con cariño". También señalaron que tiene una voz impresionante por la edad que tiene, y que es muy hablador. Sin embargo, ante el micrófono, se vuelve un chico de cortas palabras, aunque siempre responde con una sonrisa. "Me gusta esto de programar, sé que es difícil, pero a mí me resulta fácil", dice "Joni", quien hace los ejercicios de Mini Programadores únicamente en la escuela.

 

Asegura que con sus compañeros se ayudan entre sí, para superar los distintos desafíos que les presenta la plataforma.

 

"Es una herramienta que los hace compartir muchísimo, se ayudan entre ellos. Cuando están con las computadoras haciendo eso, hay un silencio increíble en el aula. Aparte la programación viene con contenidos matemáticos importantes, la lectura y la interpretación de consignas", indicó su maestra Karina Gremoliche.

 

Para el Ministerio de Ciencia y Tecnología, que Matías se haya volcado por la programación con tanto ímpetu, fue por la escuela, y por cómo inculcan la plataforma para la educación de todos los días.

 

"Él tiene un interés real en la plataforma y en ser programador a futuro. Quisimos premiar su esfuerzo, su perseverancia. Sabemos que es muy solidario con sus compañeros. Ellos sólo tenían la computadora en la escuela, no tiene la posibilidad de hacerlo desde su casa, y en este sentido es fundamental el acompañamiento de la docente, que es quien utiliza esta herramienta", aseguró Susana Torres, jefe del Programa Articulación Tecnológica.

 

"Joni" cursa 6° grado, pero la herramienta también se aplica de igual forma en 4° y 5° del nivel primario, que son los cursos habilitados a usar la plataforma. "Queremos que los chicos intervengan, intercambien, se autovaloren, que se contagien el entusiasmo por aprender entre ellos. Más allá de enseñar programación, nosotros lo vemos como una herramienta para inculcarles valores a los chicos. Hacemos un balance híper positivo de esto", señaló su directora Graciela Gatica.

 

Para aquellos niños que completen, o que más alto grado de avance tengan en Mini Programadores, el Gobierno de la Provincia los premiará con un viaje a Disney. En el ministerio manifestaron el deseo de que uno de los premiados sea Matías, y él, conocedor de la oportunidad que se le presenta, también se apunta en ese sueño.

 

Comentá vos tambien...