eldiariodelarepublica.com
Animales sueltos, un peligro constante en rutas puntanas

Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Animales sueltos, un peligro constante en rutas puntanas

Son causantes de graves accidentes, como el del martes, camino a La Punta. Vecinos dicen que en esa zona son un problema diario. 

Los animales sueltos en las rutas son un peligro constante, en distintos puntos de la provincia y en especial en algunos caminos, como la autopista 25 de Mayo, el viejo “Camino del Alto”, donde el martes pasado un automovilista terminó con su auto destruido, al embestir un caballo. “Mi esposo fue quien asistió al hombre que tuvo el accidente con el caballo; atrás de ese animal se cruzó un toro con el que casi chocamos nosotros”, recordó Paola Mulena, una vecina del Suyuque.
Se refería al percance que sufrió Luis Miguel Lucero, de 32 años, al impactar su Chevrolet Astra con un zaino sin marca, a la altura del kilómetro 27 de la ruta, cerca del paraje Los Molles.
Mulena es directora de la escuela “Rosenda Quiroga”, de la ciudad de La Punta, por lo que recorre parte de la autopista todas las mañanas para llegar al establecimiento. También la transita en otros horarios: “Durante la noche están los animales sueltos. Se me cruzan chanchos, cabras, toros y caballos”, aseguró. Y detalló que “en el medio del bulevar siempre hay vacas sueltas”. 
“Cuando hay un accidente en el que interviene un animal sin marca interviene la comisaría de la jurisdicción, inician un sumario donde, mediante testimonios de vecinos, tratamos de dar con el propietario del animal”, explicó el jefe de la Policía de Medio Ambiente, subcomisario Cristian Lucero. 
“La mayoría de los accidentes se ha producido en la autopista 25 de Mayo, en la ruta 9 que va hacia El Trapiche y en la zona de La Florida”, dijo.
Otra zona crítica por la presencia de ganado, ya sea equino, vacuno o caprino, es el norte provincial, en especial la ruta nacional 146.
Cerca de la capital, el Camino de la Aguada de Pueyrredón casi siempre es invadido por majadas de cabras y también por caballos. 
Paola Mulena dice que la presencia de animales sueltos invadiendo las rutas es un problema grave que tienen todo el tiempo los vecinos, sin ninguna solución hasta ahora. “Los animales no tienen marcas. Hemos preguntado a los vecinos y nadie quiere decir de quién son. Hemos hecho reclamos a la Policía y nos dijeron que hay que llamar al 911 cada vez que encontremos uno”, dijo, molesta.
La directora de la escuela toma ciertos recaudos a la hora de salir a la ruta. Cuenta que va con mucho cuidado y a una velocidad prudente; alternando entre luces altas y bajas, siempre y cuando no venga ningún vehículo de frente. “Porque tampoco hay mucha iluminación en el tramo desde el Suyuque hacia La Punta”, indicó. Y agregó: “Cuando me cruzo un animal y veo a alguien de frente le hago seña de luces para que esté atento”.
Asegura que como ya conoce el camino va siempre con cierta prudencia. Y los que no lo conocen, se topan con los animales de golpe, lo que queda demostrado en numerosas frenadas que han quedado marcadas en la calzada. 
Mulena contó que en la zona donde vive hay una parte en la que el alambrado está completo, pero en otras el estado de los cercos permite que el ganado pase con facilidad. 
“Muchos alambrados se han quemado a raíz de los incendios y hemos notificado a los dueños, hay gente que tiene para levantarlos nuevamente y otra que no, a esos casos los analiza el Ministerio de Medio Ambiente”, resaltó el jefe de la Policía de Medio Ambiente.
Lucero señaló que, cuando detectan un animal suelto, en primera instancia notifican al propietario para que lo encierre y arregle el alambrado en caso de que esté roto. Si no encuentran al dueño labran un “acta de secuestro de animal en pie” y lo trasladan al predio de la Colonia Penal, ubicada frente a la Escuela Agraria, al oeste de la capital. 
Después labran una multa que oscila entre 600 y 700 pesos, a la que le suman el costo del alimento consumido por el animal durante el tiempo que permanezca secuestrado. “Obligatoriamente cada animal tiene que tener marca y estar registrado en el Senasa”, indicó. 

Una App para dar un alerta

El jefe de la Policía de Medio Ambiente dijo que la aplicación “Alarma Puntana”, usada para alertar sobre violencia de género u otros hechos de inseguridad será ampliada para que también se puedan emitir avisos sobre situaciones que afecten aspectos de la seguridad medioambiental, como podría ser caza o pesca ilegal, el tirado de residuos en la vía pública, contaminación de ríos, lagos, diques y lagunas, robo de ganado, incendios intencionales o la presencia de animales sueltos en las rutas. La señal del dispositivo es receptada en el 911, indicó Lucero. La ampliación del dispositivo estaría lista a partir de mañana.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Animales sueltos, un peligro constante en rutas puntanas

Destruido, el auto del conductor que se accidentó el martes. A la derecha, el caballo muerto.

Son causantes de graves accidentes, como el del martes, camino a La Punta. Vecinos dicen que en esa zona son un problema diario. 

Los animales sueltos en las rutas son un peligro constante, en distintos puntos de la provincia y en especial en algunos caminos, como la autopista 25 de Mayo, el viejo “Camino del Alto”, donde el martes pasado un automovilista terminó con su auto destruido, al embestir un caballo. “Mi esposo fue quien asistió al hombre que tuvo el accidente con el caballo; atrás de ese animal se cruzó un toro con el que casi chocamos nosotros”, recordó Paola Mulena, una vecina del Suyuque.
Se refería al percance que sufrió Luis Miguel Lucero, de 32 años, al impactar su Chevrolet Astra con un zaino sin marca, a la altura del kilómetro 27 de la ruta, cerca del paraje Los Molles.
Mulena es directora de la escuela “Rosenda Quiroga”, de la ciudad de La Punta, por lo que recorre parte de la autopista todas las mañanas para llegar al establecimiento. También la transita en otros horarios: “Durante la noche están los animales sueltos. Se me cruzan chanchos, cabras, toros y caballos”, aseguró. Y detalló que “en el medio del bulevar siempre hay vacas sueltas”. 
“Cuando hay un accidente en el que interviene un animal sin marca interviene la comisaría de la jurisdicción, inician un sumario donde, mediante testimonios de vecinos, tratamos de dar con el propietario del animal”, explicó el jefe de la Policía de Medio Ambiente, subcomisario Cristian Lucero. 
“La mayoría de los accidentes se ha producido en la autopista 25 de Mayo, en la ruta 9 que va hacia El Trapiche y en la zona de La Florida”, dijo.
Otra zona crítica por la presencia de ganado, ya sea equino, vacuno o caprino, es el norte provincial, en especial la ruta nacional 146.
Cerca de la capital, el Camino de la Aguada de Pueyrredón casi siempre es invadido por majadas de cabras y también por caballos. 
Paola Mulena dice que la presencia de animales sueltos invadiendo las rutas es un problema grave que tienen todo el tiempo los vecinos, sin ninguna solución hasta ahora. “Los animales no tienen marcas. Hemos preguntado a los vecinos y nadie quiere decir de quién son. Hemos hecho reclamos a la Policía y nos dijeron que hay que llamar al 911 cada vez que encontremos uno”, dijo, molesta.
La directora de la escuela toma ciertos recaudos a la hora de salir a la ruta. Cuenta que va con mucho cuidado y a una velocidad prudente; alternando entre luces altas y bajas, siempre y cuando no venga ningún vehículo de frente. “Porque tampoco hay mucha iluminación en el tramo desde el Suyuque hacia La Punta”, indicó. Y agregó: “Cuando me cruzo un animal y veo a alguien de frente le hago seña de luces para que esté atento”.
Asegura que como ya conoce el camino va siempre con cierta prudencia. Y los que no lo conocen, se topan con los animales de golpe, lo que queda demostrado en numerosas frenadas que han quedado marcadas en la calzada. 
Mulena contó que en la zona donde vive hay una parte en la que el alambrado está completo, pero en otras el estado de los cercos permite que el ganado pase con facilidad. 
“Muchos alambrados se han quemado a raíz de los incendios y hemos notificado a los dueños, hay gente que tiene para levantarlos nuevamente y otra que no, a esos casos los analiza el Ministerio de Medio Ambiente”, resaltó el jefe de la Policía de Medio Ambiente.
Lucero señaló que, cuando detectan un animal suelto, en primera instancia notifican al propietario para que lo encierre y arregle el alambrado en caso de que esté roto. Si no encuentran al dueño labran un “acta de secuestro de animal en pie” y lo trasladan al predio de la Colonia Penal, ubicada frente a la Escuela Agraria, al oeste de la capital. 
Después labran una multa que oscila entre 600 y 700 pesos, a la que le suman el costo del alimento consumido por el animal durante el tiempo que permanezca secuestrado. “Obligatoriamente cada animal tiene que tener marca y estar registrado en el Senasa”, indicó. 

Una App para dar un alerta

El jefe de la Policía de Medio Ambiente dijo que la aplicación “Alarma Puntana”, usada para alertar sobre violencia de género u otros hechos de inseguridad será ampliada para que también se puedan emitir avisos sobre situaciones que afecten aspectos de la seguridad medioambiental, como podría ser caza o pesca ilegal, el tirado de residuos en la vía pública, contaminación de ríos, lagos, diques y lagunas, robo de ganado, incendios intencionales o la presencia de animales sueltos en las rutas. La señal del dispositivo es receptada en el 911, indicó Lucero. La ampliación del dispositivo estaría lista a partir de mañana.

Logín