Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Presentó un novedoso método para peritar escenas de crimen

Con cámaras que filman a 360º, conserva lo ocurrido y puede revisarse varias veces, sin perder datos.

Las dos pasiones de César Albarracín, el cine y la criminología, encontraron un punto de encuentro y lo hicieron lucirse con un novedoso proyecto. El hombre de 39 años elaboró el procedimiento “Condec 360º” para analizar una escena del crimen en la que utiliza cámaras inmersivas. Los dispositivos filman a 360º, y así logran captar todos los detalles del hecho. Eso queda grabado en una isla virtual y puede ser revisado las veces que quieran, sin alterar los datos ni contaminar el escenario.

Tras obtener el Master en Criminología en mayo, el villamercedino ideó una forma de evitar que alguien modifique el escenario en un homicidio o asesinato. “Es la conservación digital del crimen, algo tan sencillo como grabar una escena con técnica de video inmersivo, que se filma con dos cámaras de lentes angulares que agarran a 180º cada una y luego con un software ambas imágenes quedan pegadas. Eso posibilita visitar el lugar desde una computadora o con anteojos de realidad virtual, y hacer zoom como si estuvieras en el lugar”, explicó.

 

 

Para la propuesta, Albarracín tuvo que aprender cómo eran los operativos de la Policía Científica o Criminalística al peritar un sitio. Para eso, consiguió el apoyo de Oscar Papaño y Jorge Godoy, que conocen esa área específica en la fuerza.

“Al describirlo había que tener cuidado que no chocara con ningún otro procedimiento. Lo hablé con ellos, con abogados y con el exministro de Seguridad, Diego González, que me empujó bastante. Haber charlado con él me animó a asentarlo en el Registro de la Propiedad Intelectual. Hicimos las pruebas, alguna salió mal, hasta que armamos el definitivo. Me pasaron mucha información para no cruzarme ni obstruir ninguna legislación”, aclaró.

El sistema Condec 360º establece una serie de pasos para que el peritaje sea el correcto. Según explicó el cineasta, el protocolo inicia con el cerramiento del sitio donde ocurrió el asesinato o delito y no se hace la evaluación hasta que lleguen las cámaras. Con esos pasos listos, las inmersivas entran en acción. “Se enciende la alfa afuera, que es una cámara perimetral y la que llega hasta la escena del crimen. Esa busca el punto óptimo de visibilidad y allí se coloca. Si hay volúmenes que puedan tapar la visibilidad, se hace una triangulación espacial para que se capte todo y se colocan dos cámaras más. Una vez hecho el relevamiento, ya la Policía entró e hizo el operativo, se apagan al revés: la última en prenderse es la primera en apagarse”, indicó.

 

 

Con la filmación hecha, la cargan a una computadora sin ningún tipo de conexión a internet, ni siquiera con placa de red o wi fi para evitar filtraciones. La copia se coloca en un sobre cerrado y se entrega firmado al juez instructor.

“Te queda otro material en una isla de realidad virtual para que, desde un dispositivo, pueda revisarse el escenario, incluso hasta desde un teléfono con lentes de realidad virtual. Porque a veces sucede que se recrean los hechos años después, cuando todo cambió, el lugar y las condiciones de luz son distintas. Así, tenés la posibilidad de ingresar una y otra vez y no vas a contaminar nada”, remarcó.

 

 

A fines de septiembre, Albarracín presentó su proyecto en la Feria Innovar, que realizan en Buenos Aires, y fue seleccionado para integrar el catálogo del encuentro, que reúne inventos, emprendimientos y creaciones de distintas partes del país.

 

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Presentó un novedoso método para peritar escenas de crimen

Con cámaras que filman a 360º, conserva lo ocurrido y puede revisarse varias veces, sin perder datos.

Las dos pasiones de César Albarracín, el cine y la criminología, encontraron un punto de encuentro y lo hicieron lucirse con un novedoso proyecto. El hombre de 39 años elaboró el procedimiento “Condec 360º” para analizar una escena del crimen en la que utiliza cámaras inmersivas. Los dispositivos filman a 360º, y así logran captar todos los detalles del hecho. Eso queda grabado en una isla virtual y puede ser revisado las veces que quieran, sin alterar los datos ni contaminar el escenario.

Tras obtener el Master en Criminología en mayo, el villamercedino ideó una forma de evitar que alguien modifique el escenario en un homicidio o asesinato. “Es la conservación digital del crimen, algo tan sencillo como grabar una escena con técnica de video inmersivo, que se filma con dos cámaras de lentes angulares que agarran a 180º cada una y luego con un software ambas imágenes quedan pegadas. Eso posibilita visitar el lugar desde una computadora o con anteojos de realidad virtual, y hacer zoom como si estuvieras en el lugar”, explicó.

 

 

Para la propuesta, Albarracín tuvo que aprender cómo eran los operativos de la Policía Científica o Criminalística al peritar un sitio. Para eso, consiguió el apoyo de Oscar Papaño y Jorge Godoy, que conocen esa área específica en la fuerza.

“Al describirlo había que tener cuidado que no chocara con ningún otro procedimiento. Lo hablé con ellos, con abogados y con el exministro de Seguridad, Diego González, que me empujó bastante. Haber charlado con él me animó a asentarlo en el Registro de la Propiedad Intelectual. Hicimos las pruebas, alguna salió mal, hasta que armamos el definitivo. Me pasaron mucha información para no cruzarme ni obstruir ninguna legislación”, aclaró.

El sistema Condec 360º establece una serie de pasos para que el peritaje sea el correcto. Según explicó el cineasta, el protocolo inicia con el cerramiento del sitio donde ocurrió el asesinato o delito y no se hace la evaluación hasta que lleguen las cámaras. Con esos pasos listos, las inmersivas entran en acción. “Se enciende la alfa afuera, que es una cámara perimetral y la que llega hasta la escena del crimen. Esa busca el punto óptimo de visibilidad y allí se coloca. Si hay volúmenes que puedan tapar la visibilidad, se hace una triangulación espacial para que se capte todo y se colocan dos cámaras más. Una vez hecho el relevamiento, ya la Policía entró e hizo el operativo, se apagan al revés: la última en prenderse es la primera en apagarse”, indicó.

 

 

Con la filmación hecha, la cargan a una computadora sin ningún tipo de conexión a internet, ni siquiera con placa de red o wi fi para evitar filtraciones. La copia se coloca en un sobre cerrado y se entrega firmado al juez instructor.

“Te queda otro material en una isla de realidad virtual para que, desde un dispositivo, pueda revisarse el escenario, incluso hasta desde un teléfono con lentes de realidad virtual. Porque a veces sucede que se recrean los hechos años después, cuando todo cambió, el lugar y las condiciones de luz son distintas. Así, tenés la posibilidad de ingresar una y otra vez y no vas a contaminar nada”, remarcó.

 

 

A fines de septiembre, Albarracín presentó su proyecto en la Feria Innovar, que realizan en Buenos Aires, y fue seleccionado para integrar el catálogo del encuentro, que reúne inventos, emprendimientos y creaciones de distintas partes del país.

 

 

Logín