Escuchá acá la 90.9
X

Ingenio solidario: un estudiante de la UNSL diseñó una mano robótica

El objetivo del proyecto está destinado a personas con malformaciones o amputaciones. 

Franco Sosa tiene 23 años y es estudiante de Mecatrónica en la Facultad de Ingeniería y Ciencias Agropecuarias (FICA), que depende de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL). El joven creó un prototipo de prótesis robótica para ayudar a personas que nacieron con malformación o sufrieron una amputación en sus manos o antebrazos. El proyecto forma parte de las prácticas profesionales que realiza en el Laboratorio de Control Automático (LCA), y podría presentarlo en la universidad a comienzos del próximo año. 

En cuanto al funcionamiento, Sosa señaló que el ejemplar trabaja a través de sensores que le permiten al usuario moverlo con facilidad para que pueda agarrar objetos, escribir, manejar un teclado y/o mouse, entre otras acciones. 

 

 

“Trabajé junto al LCA. Utilizamos un sistema de redes neuronales, es decir, un tipo de algoritmo computacional que permite que, colocando sensores en el antebrazo, uno pueda toma datos de los estímulos musculares que se generan al abrir y cerrar la mano, o girar la muñeca. Las señales que se obtienen de ese movimiento se traducen en datos, estos quedan guardados y procesados en la computadora. Luego son enviados al sistema de la prótesis que replica esas acciones”, explicó.

Una de las características que destacan a la prótesis es que está hecha de materiales biodegradables. “La construimos con una impresora 3D, que utiliza el PLA (poliácido láctico), un derivado del maíz. Es  hipoalergénico, lo que garantiza que cualquier persona puede utilizarlo. Por lo general, las que comercializan están hechas de plástico”, indicó el universitario. 

Sosa resaltó que a diferencia de las manos robóticas que abundan en el mercado, esta sería más económica y subrayó que ese era uno de los objetivos principales del proyecto. “Generalmente los modelos comerciales que existen cuestan entre los 6 y 7 mil dólares, mientras que la prótesis llegaría a los 3 mil pesos aproximadamente. Los costos son muy altos para cualquiera, sin importar la situación que viva", sostuvo y añadió: "En el LCA estudiamos los modelos que están en venta actualmente, analizamos los resultados y tratamos de llegar a un modelo propio, y que sea accesible". 

Aunque el prototipo está en desarrollo, el estudiante pudo exponer su proyecto en la Muestra Final de Innovar 2019, ya que fue uno de los tres seleccionados que representaron a la UNSL en Buenos Aires (Ver " Tres proyectos...").

"En Innovar tuvimos una respuesta muy buena. Se acercó mucha gente de centros médicos, profesionales relacionados al desarrollo en computación y nos motivaron para seguir desarrollándolo. Justamente apuntaban a que podría ser una solución económica. Es el primer año que voy, fue una experiencia espectacular y única", expresó 

Por último, el estudiante resaltó el trabajo que realizan en el LCA. "Por lo general, todos los proyectos e iniciativas que se piensan y desarrollan en el laboratorio apuntan a las necesidades sociales. Y en este caso fue eso mismo lo que llevó a elegir la creación de la prótesis", dijo e insistió: "Es imposible que una persona promedio pueda acceder a una prótesis tan costosa, tenga o no obra social. Por ejemplo, en el caso de los jubilados, si pierden una mano, les suelen alquilar una pero son inamovibles y cuestan cerca de 30 mil pesos", manifestó. 
 

Innovar 2019: tres proyectos de la UNSL fueron destacados

La Universidad Nacional de San Luis se lució en la Muestra Final del concurso nacional Innovar 2019, que tuvo lugar a finales de septiembre en Buenos Aires. El LCA participó con dos propuestas, una fue la prótesis robótica y mientras que una segunda consistió en una aeronave no tripulada que funciona a través de energía solar. 

Además reconocieron al proyecto "Máquina popeadora" que se utilizó para producir "pochoclo" de amaranto. Esta iniciativa también pertenece a la FICA. 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Ingenio solidario: un estudiante de la UNSL diseñó una mano robótica

El objetivo del proyecto está destinado a personas con malformaciones o amputaciones. 

 En Buenos Aires. Franco Sosa participó hace un mes en la muestra final del concurso nacional Innovar 2019. Foto: Gentileza.

Franco Sosa tiene 23 años y es estudiante de Mecatrónica en la Facultad de Ingeniería y Ciencias Agropecuarias (FICA), que depende de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL). El joven creó un prototipo de prótesis robótica para ayudar a personas que nacieron con malformación o sufrieron una amputación en sus manos o antebrazos. El proyecto forma parte de las prácticas profesionales que realiza en el Laboratorio de Control Automático (LCA), y podría presentarlo en la universidad a comienzos del próximo año. 

En cuanto al funcionamiento, Sosa señaló que el ejemplar trabaja a través de sensores que le permiten al usuario moverlo con facilidad para que pueda agarrar objetos, escribir, manejar un teclado y/o mouse, entre otras acciones. 

 

 

“Trabajé junto al LCA. Utilizamos un sistema de redes neuronales, es decir, un tipo de algoritmo computacional que permite que, colocando sensores en el antebrazo, uno pueda toma datos de los estímulos musculares que se generan al abrir y cerrar la mano, o girar la muñeca. Las señales que se obtienen de ese movimiento se traducen en datos, estos quedan guardados y procesados en la computadora. Luego son enviados al sistema de la prótesis que replica esas acciones”, explicó.

Una de las características que destacan a la prótesis es que está hecha de materiales biodegradables. “La construimos con una impresora 3D, que utiliza el PLA (poliácido láctico), un derivado del maíz. Es  hipoalergénico, lo que garantiza que cualquier persona puede utilizarlo. Por lo general, las que comercializan están hechas de plástico”, indicó el universitario. 

Sosa resaltó que a diferencia de las manos robóticas que abundan en el mercado, esta sería más económica y subrayó que ese era uno de los objetivos principales del proyecto. “Generalmente los modelos comerciales que existen cuestan entre los 6 y 7 mil dólares, mientras que la prótesis llegaría a los 3 mil pesos aproximadamente. Los costos son muy altos para cualquiera, sin importar la situación que viva", sostuvo y añadió: "En el LCA estudiamos los modelos que están en venta actualmente, analizamos los resultados y tratamos de llegar a un modelo propio, y que sea accesible". 

Aunque el prototipo está en desarrollo, el estudiante pudo exponer su proyecto en la Muestra Final de Innovar 2019, ya que fue uno de los tres seleccionados que representaron a la UNSL en Buenos Aires (Ver " Tres proyectos...").

"En Innovar tuvimos una respuesta muy buena. Se acercó mucha gente de centros médicos, profesionales relacionados al desarrollo en computación y nos motivaron para seguir desarrollándolo. Justamente apuntaban a que podría ser una solución económica. Es el primer año que voy, fue una experiencia espectacular y única", expresó 

Por último, el estudiante resaltó el trabajo que realizan en el LCA. "Por lo general, todos los proyectos e iniciativas que se piensan y desarrollan en el laboratorio apuntan a las necesidades sociales. Y en este caso fue eso mismo lo que llevó a elegir la creación de la prótesis", dijo e insistió: "Es imposible que una persona promedio pueda acceder a una prótesis tan costosa, tenga o no obra social. Por ejemplo, en el caso de los jubilados, si pierden una mano, les suelen alquilar una pero son inamovibles y cuestan cerca de 30 mil pesos", manifestó. 
 

Innovar 2019: tres proyectos de la UNSL fueron destacados

La Universidad Nacional de San Luis se lució en la Muestra Final del concurso nacional Innovar 2019, que tuvo lugar a finales de septiembre en Buenos Aires. El LCA participó con dos propuestas, una fue la prótesis robótica y mientras que una segunda consistió en una aeronave no tripulada que funciona a través de energía solar. 

Además reconocieron al proyecto "Máquina popeadora" que se utilizó para producir "pochoclo" de amaranto. Esta iniciativa también pertenece a la FICA. 

Logín