Escuchá acá la 96.3
X

Ascienden a ocho los muertos por represiones en Bolivia

Tres manifestantes más murieron por las heridas sufridas cuando policías y soldados atacaron  a tiros una marcha de partidarios del ex presidente Evo Morales.

 

Tres manifestantes murieron en Bolivia por las heridas sufridas cuando policías y soldados reprimieron anoche a tiros una marcha de partidarios del ex presidente Evo Morales. Ocurrió en Cochabamba, en el centro del país, informaron este sábado autoridades, con lo que sube a ocho la cifra de víctimas en esa protesta.

El representante en Cochabamba de la Defensoría del Pueblo de Bolivia, Nelson Cox, dijo además a que otras 125 personas resultaron heridas y 110 manifestantes más fueron detenidos, en la que fue la jornada más violenta desde la renuncia y salida del país de Morales.

La violencia se inició sobre un puente que une el municipio de Sacaba con Cochabamba y luego de que un grupo de 400 productores cocaleros intentaran llegar al centro de Cochabamba.

El comandante de la Policía en el Departamento de Cochabamba, Jaime Zurita, indicó que la institución sólo usó agentes químicos, aunque dijo que los militares tenían armamento letal.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CISH) condenó el uso desproporcionado de la fuerza policial y militar en Cochabamba. "Las armas de fuego deben estar excluidas de los dispositivos utilizados para el control de las protestas sociales”, dijo en un comunicado.

La situación en Bolivia se ha ido agudizando tras las elecciones en las que Morales fue reelegido para un cuarto mandato consecutivo, entre denuncias de irregularidades que luego fueron corroboradas por un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA), que pidió repetir esos comicios.

Morales renunció el domingo luego de que la policía se amotinara y que las Fuerzas Armadas lo presionaran para que dimitiera.

Al día siguiente viajó a México en condición de asilado, no sin antes pedir a sus bases condenar lo que él considera un "golpe de Estado", que "se consumó" luego de que la senadora opositora Jeanine Áñez asumiera la Presidencia interina de Bolivia en una sesión legislativa sin quórum.

 

Télam

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Ascienden a ocho los muertos por represiones en Bolivia

Tres manifestantes más murieron por las heridas sufridas cuando policías y soldados atacaron  a tiros una marcha de partidarios del ex presidente Evo Morales.

Este viernes ya habían anunciado cinco muertes. Foto: Télam.

 

Tres manifestantes murieron en Bolivia por las heridas sufridas cuando policías y soldados reprimieron anoche a tiros una marcha de partidarios del ex presidente Evo Morales. Ocurrió en Cochabamba, en el centro del país, informaron este sábado autoridades, con lo que sube a ocho la cifra de víctimas en esa protesta.

El representante en Cochabamba de la Defensoría del Pueblo de Bolivia, Nelson Cox, dijo además a que otras 125 personas resultaron heridas y 110 manifestantes más fueron detenidos, en la que fue la jornada más violenta desde la renuncia y salida del país de Morales.

La violencia se inició sobre un puente que une el municipio de Sacaba con Cochabamba y luego de que un grupo de 400 productores cocaleros intentaran llegar al centro de Cochabamba.

El comandante de la Policía en el Departamento de Cochabamba, Jaime Zurita, indicó que la institución sólo usó agentes químicos, aunque dijo que los militares tenían armamento letal.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CISH) condenó el uso desproporcionado de la fuerza policial y militar en Cochabamba. "Las armas de fuego deben estar excluidas de los dispositivos utilizados para el control de las protestas sociales”, dijo en un comunicado.

La situación en Bolivia se ha ido agudizando tras las elecciones en las que Morales fue reelegido para un cuarto mandato consecutivo, entre denuncias de irregularidades que luego fueron corroboradas por un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA), que pidió repetir esos comicios.

Morales renunció el domingo luego de que la policía se amotinara y que las Fuerzas Armadas lo presionaran para que dimitiera.

Al día siguiente viajó a México en condición de asilado, no sin antes pedir a sus bases condenar lo que él considera un "golpe de Estado", que "se consumó" luego de que la senadora opositora Jeanine Áñez asumiera la Presidencia interina de Bolivia en una sesión legislativa sin quórum.

 

Télam

Logín