eldiariodelarepublica.com
Recomendaciones para evitar el estrés térmico en la hacienda

Escuchá acá la 90.9
X

Recomendaciones para evitar el estrés térmico en la hacienda

Ante las olas de calor que se han expandido por el país, los especialistas aconsejan estar atentos y tomar recaudos en el manejo de los rodeos y en las dietas de los feedlots.

La muerte de más de un centenar de animales en el Mercado de Liniers y las pérdidas que han sufrido varios feedlots por las tremendas olas de calor que invadieron a muchas partes del país, son un signo de alerta que invita a repasar algunas recomendaciones que han hecho los especialistas para evitar que las elevadas temperaturas se traduzcan en problemas graves en los rodeos.

El ingeniero agrónomo Darío Colombatto, de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (FAUBA), advirtió que uno de los principales errores que cometen muchos productores es que comienzan a tomar recaudos recién ante la llegada de la primavera o el verano, cuando lo ideal es hacer una planificación a largo plazo que incluso puede comenzar en las épocas más frías del año.

Sin embargo, hay una serie de medidas que se pueden implementar para mitigar los efectos inmediatos, que pueden ir desde caídas en la ganancia diaria de peso, problemas reproductivos, y una reducción de la producción de leche en los sistemas tamberos.

La primera recomendación que realiza el especialista en nutrición animal, es utilizar toda la información disponible de las diferentes estaciones meteorológicas más cercanas a cada campo, para anticiparse a las posibles olas de calor. Al mismo tiempo, aconsejan capacitar al personal que está en contacto con la hacienda en la identificación de los síntomas de estrés térmico en los ejemplares, para que puedan detectarlos rápidamente y dar aviso ante alguna anomalía.

Otra estrategia importante es modificar la forma en que se administran las raciones en los sistemas de engorde a corral. Así, en vez de dar dosis iguales por día, propone otorgar entre un 35 y un 40% de la comida durante la mañana, y completar el porcentaje restante a la tarde. De esa forma se ayuda a desacoplar el pico de calor metabólico del animal.

Al mismo tiempo, sugiere incorporar un 15 o 20% más de fibra dentro de la ración y reducir la cantidad de grano, para bajar la concentración energética de la dieta. Esto ayudaría a disminuir el total de calorías que consume el bovino y reducir las posibilidades de que se produzcan acidosis derivadas de hambrunas durante el día.

Aunque lo ideal es proteger a todo el rodeo, hay algunas categorías que son más sensibles a las elevadas temperaturas y que, por lo tanto, necesitan de un cuidado mayor. Así, una buena medida es colocar en los mejores corrales a los animales de destete precoz, los que están más próximos a salir gordos y los que están hace menos de un mes encerrados. Es mejor aún si los lotes tienen una buena corriente de aire o algunas zonas con sombra.

En el manejo y la comercialización de la hacienda, también hay que modificar algunos comportamientos. Por ejemplo, no es conveniente realizar movimientos o traslados en los horarios de mayor temperatura, como el mediodía o la siesta. En ese caso, lo ideal sería realizar cargas de los animales durante la tarde para que viajen en la ruta recién por la noche.

Asimismo es fundamental limpiar los bebederos y asegurarse de que el rodeo siempre consuma agua fresca. En esta época, los animales pueden llegar a tomar alrededor del 15% de su peso vivo diariamente.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Recomendaciones para evitar el estrés térmico en la hacienda

Ante las olas de calor que se han expandido por el país, los especialistas aconsejan estar atentos y tomar recaudos en el manejo de los rodeos y en las dietas de los feedlots.

La muerte de más de un centenar de animales en el Mercado de Liniers y las pérdidas que han sufrido varios feedlots por las tremendas olas de calor que invadieron a muchas partes del país, son un signo de alerta que invita a repasar algunas recomendaciones que han hecho los especialistas para evitar que las elevadas temperaturas se traduzcan en problemas graves en los rodeos.

El ingeniero agrónomo Darío Colombatto, de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (FAUBA), advirtió que uno de los principales errores que cometen muchos productores es que comienzan a tomar recaudos recién ante la llegada de la primavera o el verano, cuando lo ideal es hacer una planificación a largo plazo que incluso puede comenzar en las épocas más frías del año.

Sin embargo, hay una serie de medidas que se pueden implementar para mitigar los efectos inmediatos, que pueden ir desde caídas en la ganancia diaria de peso, problemas reproductivos, y una reducción de la producción de leche en los sistemas tamberos.

La primera recomendación que realiza el especialista en nutrición animal, es utilizar toda la información disponible de las diferentes estaciones meteorológicas más cercanas a cada campo, para anticiparse a las posibles olas de calor. Al mismo tiempo, aconsejan capacitar al personal que está en contacto con la hacienda en la identificación de los síntomas de estrés térmico en los ejemplares, para que puedan detectarlos rápidamente y dar aviso ante alguna anomalía.

Otra estrategia importante es modificar la forma en que se administran las raciones en los sistemas de engorde a corral. Así, en vez de dar dosis iguales por día, propone otorgar entre un 35 y un 40% de la comida durante la mañana, y completar el porcentaje restante a la tarde. De esa forma se ayuda a desacoplar el pico de calor metabólico del animal.

Al mismo tiempo, sugiere incorporar un 15 o 20% más de fibra dentro de la ración y reducir la cantidad de grano, para bajar la concentración energética de la dieta. Esto ayudaría a disminuir el total de calorías que consume el bovino y reducir las posibilidades de que se produzcan acidosis derivadas de hambrunas durante el día.

Aunque lo ideal es proteger a todo el rodeo, hay algunas categorías que son más sensibles a las elevadas temperaturas y que, por lo tanto, necesitan de un cuidado mayor. Así, una buena medida es colocar en los mejores corrales a los animales de destete precoz, los que están más próximos a salir gordos y los que están hace menos de un mes encerrados. Es mejor aún si los lotes tienen una buena corriente de aire o algunas zonas con sombra.

En el manejo y la comercialización de la hacienda, también hay que modificar algunos comportamientos. Por ejemplo, no es conveniente realizar movimientos o traslados en los horarios de mayor temperatura, como el mediodía o la siesta. En ese caso, lo ideal sería realizar cargas de los animales durante la tarde para que viajen en la ruta recién por la noche.

Asimismo es fundamental limpiar los bebederos y asegurarse de que el rodeo siempre consuma agua fresca. En esta época, los animales pueden llegar a tomar alrededor del 15% de su peso vivo diariamente.

Logín