Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Recuperan 260 toneladas de material reciclable en 60 días

Es el trabajo que realizan en las plantas ubicadas en Carpintería, Quines, La Toma y Donovan.

Durante enero y febrero en las cuatro plantas de reciclado y tratamiento de residuos sólidos urbanos (RSU) que instaló el gobierno provincial en Donovan, Carpintería, La Toma y Quines, se recuperaron 260 toneladas de material reciclable (260.624 mil kilos). De ese total, papeles y cartones sumaron 84.561 mil kilos, plásticos 83.370, vidrio a granel 70.374, aluminio 3.653, hojalata 16.606 y tetrabrik 2.060. Además de 9 mil unidades de botellas y frascos. Esta tarea está a cargo del Entre Administrador de las plantas de reciclado y tratamiento de RSU, dependientes de la Secretaría de Medio Ambiente.

Para llevar adelante estas políticas, San Luis cuenta con cuatro predios de reciclado y tratamiento de residuos sólidos urbanos: “La Jarilla” que funciona en Quines, “El Jote” en Carpintería, “Peuma” en La Toma y “La Metropolitana” en Donovan. Esta última planta fue inaugurada en abril de 2017 y recibe los desechos de diferentes localidades de la zona serrana central de la provincia como El Volcán, Juana Koslay, Potrero de los Funes, Nogolí, Villa de la Quebrada, Zanjitas, El Trapiche, La Punta, Estancia Grande, San Jerónimo, Balde y La Calera.

Según el informe que presentó el Ente Administrador de RSU la planta que más residuos recibió durante en este bimestre fue la de Carpintería con 2.106 toneladas, y por lo tanto fue la que más material reciclable pudo recuperar. En segundo lugar se ubicó “La Metropolitana” con 1.398, el tercer puesto fue para “Jarilla” con 540 mientras que a la ubicada en La Toma le ingresaron 364 toneladas.

Anwar Tarabay, gerente general del Ente, confirmó que “esta cantidad de material reciclable que se pudo recuperar de las cuatro plantas representa casi el 9 por ciento de los residuos reutilizables que entraron durante este primer bimestre del año”. Y también señaló que “se recuperaron más de 29 mil kilos de residuos orgánicos en la planta de 'El Jote', que se utiliza para alimentar el biodigestor que luego genera la energía que abastece el funcionamiento de ese predio”.

Tarabay dijo que “todo el material recuperado será vendido al sector privado para que pueda ser reinsertado en el ciclo del reciclado” y que “todo el dinero que se obtenga luego se utiliza para hacer frente al funcionamiento y mantenimiento de las cuatro plantas donde actualmente trabajan 110 personas”.

También explicó que el recorrido comienza cuando los desechos recolectados por los camiones ingresan a las instalaciones de cada una de las plantas de tratamiento: “Todos los residuos son depositados en una tolva, que se desplazan a una cinta transportadora donde son clasificados manualmente por los operarios. Allí se depositan en recipientes específicos y luego de esa diferenciación los vidrios, plásticos, cartones y metales son prensados para poder ser reutilizados”, detalló.

En el último sector de la cinta los trabajadores clasifican lo que se denomina técnicamente Fracción Orgánica de RSU (Forsu): vegetales, frutas, carne, pan, grasas, desechos de comida, que son dirigidos a otro espacio donde se realiza un proceso de trituración, por medio de un molino martillo, para lograr un menor tamaño de los residuos.

El funcionario ponderó la importancia de “los convenios que estamos firmando con cada municipio porque el objetivo es erradicar los basurales que se han generado en cada uno de ellos. El trabajo conjunto que hacemos entre la Secretaría de Medio Ambiente y el Ente es lograr erradicar la mayor parte de esos enterramientos y para eso se construyeron estas plantas de tratamiento de residuos, con el objetivo de terminar con los basurales y recuperar la mayor cantidad de materiales que sean reutilizables. Y de esa manera cumplir con el Tratado de Paz y Medio Ambiente 2010-2020”.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Recuperan 260 toneladas de material reciclable en 60 días

Es el trabajo que realizan en las plantas ubicadas en Carpintería, Quines, La Toma y Donovan.

Metropolitana. La planta ubicada en Donovan recibió 1.398 toneladas de residuos domiciliarios. Foto: El Diario.

Durante enero y febrero en las cuatro plantas de reciclado y tratamiento de residuos sólidos urbanos (RSU) que instaló el gobierno provincial en Donovan, Carpintería, La Toma y Quines, se recuperaron 260 toneladas de material reciclable (260.624 mil kilos). De ese total, papeles y cartones sumaron 84.561 mil kilos, plásticos 83.370, vidrio a granel 70.374, aluminio 3.653, hojalata 16.606 y tetrabrik 2.060. Además de 9 mil unidades de botellas y frascos. Esta tarea está a cargo del Entre Administrador de las plantas de reciclado y tratamiento de RSU, dependientes de la Secretaría de Medio Ambiente.

Para llevar adelante estas políticas, San Luis cuenta con cuatro predios de reciclado y tratamiento de residuos sólidos urbanos: “La Jarilla” que funciona en Quines, “El Jote” en Carpintería, “Peuma” en La Toma y “La Metropolitana” en Donovan. Esta última planta fue inaugurada en abril de 2017 y recibe los desechos de diferentes localidades de la zona serrana central de la provincia como El Volcán, Juana Koslay, Potrero de los Funes, Nogolí, Villa de la Quebrada, Zanjitas, El Trapiche, La Punta, Estancia Grande, San Jerónimo, Balde y La Calera.

Según el informe que presentó el Ente Administrador de RSU la planta que más residuos recibió durante en este bimestre fue la de Carpintería con 2.106 toneladas, y por lo tanto fue la que más material reciclable pudo recuperar. En segundo lugar se ubicó “La Metropolitana” con 1.398, el tercer puesto fue para “Jarilla” con 540 mientras que a la ubicada en La Toma le ingresaron 364 toneladas.

Anwar Tarabay, gerente general del Ente, confirmó que “esta cantidad de material reciclable que se pudo recuperar de las cuatro plantas representa casi el 9 por ciento de los residuos reutilizables que entraron durante este primer bimestre del año”. Y también señaló que “se recuperaron más de 29 mil kilos de residuos orgánicos en la planta de 'El Jote', que se utiliza para alimentar el biodigestor que luego genera la energía que abastece el funcionamiento de ese predio”.

Tarabay dijo que “todo el material recuperado será vendido al sector privado para que pueda ser reinsertado en el ciclo del reciclado” y que “todo el dinero que se obtenga luego se utiliza para hacer frente al funcionamiento y mantenimiento de las cuatro plantas donde actualmente trabajan 110 personas”.

También explicó que el recorrido comienza cuando los desechos recolectados por los camiones ingresan a las instalaciones de cada una de las plantas de tratamiento: “Todos los residuos son depositados en una tolva, que se desplazan a una cinta transportadora donde son clasificados manualmente por los operarios. Allí se depositan en recipientes específicos y luego de esa diferenciación los vidrios, plásticos, cartones y metales son prensados para poder ser reutilizados”, detalló.

En el último sector de la cinta los trabajadores clasifican lo que se denomina técnicamente Fracción Orgánica de RSU (Forsu): vegetales, frutas, carne, pan, grasas, desechos de comida, que son dirigidos a otro espacio donde se realiza un proceso de trituración, por medio de un molino martillo, para lograr un menor tamaño de los residuos.

El funcionario ponderó la importancia de “los convenios que estamos firmando con cada municipio porque el objetivo es erradicar los basurales que se han generado en cada uno de ellos. El trabajo conjunto que hacemos entre la Secretaría de Medio Ambiente y el Ente es lograr erradicar la mayor parte de esos enterramientos y para eso se construyeron estas plantas de tratamiento de residuos, con el objetivo de terminar con los basurales y recuperar la mayor cantidad de materiales que sean reutilizables. Y de esa manera cumplir con el Tratado de Paz y Medio Ambiente 2010-2020”.

Logín