eldiariodelarepublica.com
Antropólogos buscan identificar a más de 600 desaparecidos

Escuchá acá la 90.9
X

Antropólogos buscan identificar a más de 600 desaparecidos

El equipo argentino lanzó una campaña para que los familiares acerquen muestras de sangre.

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) inició una campaña para localizar a familiares de personas desaparecidas durante la dictadura militar, para poder identificar a los más de 600 cuerpos recuperados que mantiene en resguardo en su sede del predio de la ex ESMA.

"Si tu tía o tu primo, tu hermana o tu abuelo, tu mamá, tu papá o tu hijo desapareció entre 1974 y 1983, quizá sea uno de los cientos de cuerpos sin identificar que el EAAF tiene en resguardo", dice el video difundido a través de las redes sociales y spots de radio que se escucharán desde la semana próxima.

El equipo invita a esas personas a contactarse —de manera confidencial— al 0800 3453 ADN (236) para poder brindar una muestra de sangre que posibilite la identificación de los cuerpos que permanecen como NN (ningún nombre).

"Una sola gota de sangre puede ayudar en este proceso de identificación. No se trata de obligar a nadie. Es una decisión personal de cada familia, con sus tiempos y que se lleva a cabo de manera confidencial. A 43 años de la dictadura, aún sigue siendo una decisión difícil, pero buscamos que las nuevas generaciones tomen la posta", dijo Luis Fondebrider, miembro fundador del equipo y actual director ejecutivo de la organización.

A través de una línea telefónica —que funciona de lunes a viernes de 9 a 16— el EAAF orienta a los familiares sobre los pasos a seguir, y —según aclaran desde el equipo— "no implica ninguna obligación de dar sangre, sino que abre distintas opciones". En caso de aceptar ofrecer la muestra, ésta "solo se puede utilizar con fines identificatorios".

Hasta el momento los antropólogos, arqueólogos, médicos y genetistas que forman el equipo ya han logrado restituir la identidad de unas 750 personas que fueron desaparecidas durante la dictadura militar, a través del proyecto Iniciativa Latinoamericana, que se inició en 2005. Pero aún quedan más de 600 cuerpos y restos sin identificar.

"Es importante que estos cuerpos recuperen su identificación para poder darles una sepultura digna y mitigar tantos años de angustia e incertidumbre para las familias", indicó Fondebrider, a cargo de un equipo que integran 50 personas en el país y que en mayo cumple 35 años de trabajo.

En medio de distintas causas judiciales abiertas, los cuerpos fueron recuperados de cementerios —como Avellaneda o San Vicente—, de fosas clandestinas —como Pozo de Vargas, en Tucumán— o encontrados en la costa del mar, y dados en resguardo al EAAF, que también lleva adelante la delicada relación con las familias.

A fines del año pasado el EAAF, que se financia a través de un convenio de cooperación con el Estado, anunció que iba a suspender sus actividades en el país por la falta de transferencia de fondos, pero en pocos días el problema se solucionó.

"Esperamos que este año el proceso de transferencia de fondos sea más simple y fluido, porque tenemos mucho trabajo para hacer. Nos quedan por identificar a 10 soldados de Malvinas y tenemos muchos casos pendientes", concluyó Fondebrider.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Antropólogos buscan identificar a más de 600 desaparecidos

El equipo argentino lanzó una campaña para que los familiares acerquen muestras de sangre.

Por la identidad. El EAAF trabaja en fosas comunes donde fueron enterrados varios desaparecidos. Foto: NA.

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) inició una campaña para localizar a familiares de personas desaparecidas durante la dictadura militar, para poder identificar a los más de 600 cuerpos recuperados que mantiene en resguardo en su sede del predio de la ex ESMA.

"Si tu tía o tu primo, tu hermana o tu abuelo, tu mamá, tu papá o tu hijo desapareció entre 1974 y 1983, quizá sea uno de los cientos de cuerpos sin identificar que el EAAF tiene en resguardo", dice el video difundido a través de las redes sociales y spots de radio que se escucharán desde la semana próxima.

El equipo invita a esas personas a contactarse —de manera confidencial— al 0800 3453 ADN (236) para poder brindar una muestra de sangre que posibilite la identificación de los cuerpos que permanecen como NN (ningún nombre).

"Una sola gota de sangre puede ayudar en este proceso de identificación. No se trata de obligar a nadie. Es una decisión personal de cada familia, con sus tiempos y que se lleva a cabo de manera confidencial. A 43 años de la dictadura, aún sigue siendo una decisión difícil, pero buscamos que las nuevas generaciones tomen la posta", dijo Luis Fondebrider, miembro fundador del equipo y actual director ejecutivo de la organización.

A través de una línea telefónica —que funciona de lunes a viernes de 9 a 16— el EAAF orienta a los familiares sobre los pasos a seguir, y —según aclaran desde el equipo— "no implica ninguna obligación de dar sangre, sino que abre distintas opciones". En caso de aceptar ofrecer la muestra, ésta "solo se puede utilizar con fines identificatorios".

Hasta el momento los antropólogos, arqueólogos, médicos y genetistas que forman el equipo ya han logrado restituir la identidad de unas 750 personas que fueron desaparecidas durante la dictadura militar, a través del proyecto Iniciativa Latinoamericana, que se inició en 2005. Pero aún quedan más de 600 cuerpos y restos sin identificar.

"Es importante que estos cuerpos recuperen su identificación para poder darles una sepultura digna y mitigar tantos años de angustia e incertidumbre para las familias", indicó Fondebrider, a cargo de un equipo que integran 50 personas en el país y que en mayo cumple 35 años de trabajo.

En medio de distintas causas judiciales abiertas, los cuerpos fueron recuperados de cementerios —como Avellaneda o San Vicente—, de fosas clandestinas —como Pozo de Vargas, en Tucumán— o encontrados en la costa del mar, y dados en resguardo al EAAF, que también lleva adelante la delicada relación con las familias.

A fines del año pasado el EAAF, que se financia a través de un convenio de cooperación con el Estado, anunció que iba a suspender sus actividades en el país por la falta de transferencia de fondos, pero en pocos días el problema se solucionó.

"Esperamos que este año el proceso de transferencia de fondos sea más simple y fluido, porque tenemos mucho trabajo para hacer. Nos quedan por identificar a 10 soldados de Malvinas y tenemos muchos casos pendientes", concluyó Fondebrider.

Logín