eldiariodelarepublica.com
Taxco, un pueblo mágico a tiro de México

Escuchá acá la 90.9
X

Taxco, un pueblo mágico a tiro de México

Marina Rubio

Estás en México DF, querés salir del bullicio de la ciudad para conocer más del país azteca, pero sin que eso signifique recorrer grandes distancias y mucho menos hacer noche en otro lugar ¿Pero dónde ir? Una palabra: Taxco. Situado al norte del estado de Guerrero, es uno de los llamados pueblos mágicos de los alrededores de la capital mexicana. Al llegar, creerás que el viaje que has hecho no sólo fue espacial sino también en el tiempo, cuando te topés con una localidad de corte colonial. Edificios virreinales, casas antiguas, plazas y calles empedradas bordeadas por cerros y montañas, que por momentos te hacen pensar que estás parado en un México del siglo XVIII.

El título de “Pueblo mágico” se lo ganó hace 17 años justamente, entre otras virtudes, por su arquitectura que le hace honor a la época colonial, también por el antepasado indígena que permanece intacto en sus tradiciones y algo por lo que ha ganado fama: la producción de calidad de la plata.

Taxco está a casi 180 kilómetros del Distrito Federal. Pueden llegar a él en auto, a través de la Autopista del Sol o, bien, en colectivo. Los micros parten de la terminal de autobuses del Sur. La estación está en la parada del metro Taxqueña, a la que pueden arribar mediante la línea azul.

Por día salen cuatro buses. El primero parte a las 6:45 y el último a las 19. El boleto cuesta alrededor de 240 pesos mexicanos. El viaje demora poco más de dos horas y media. Pueden comprar los pasajes en la estación o desde la web de la empresa Estrella de Oro.

Taxco es un lugar que se deja conocer a pie. En el camino, encontrarán la parroquia de Santa Prisca. El templo, cuya construcción terminó en 1958, es, para muchos, el mejor ejemplo del arte barroco en México.

La localidad también puede ser contemplada desde las alturas. Una opción que se ha vuelto un infaltable entre los turistas es a través del teleférico, que está en la entrada del hotel Montetaxco. El viaje sencillo cuesta 60 pesos mexicanos y el completo 90. Otra alternativa es subir hasta el Cristo de la Cima. Ubicado a unos 1.100 metros de altura, el mirador ofrece una imponente vista panorámica de Taxco.

Pero el encanto de este pueblo mágico no se reduce sólo a lo que ofrecen sus calles y edificios, también está en la naturaleza de sus alrededores. A 17 kilómetros están las Pozas Azules de Atzala, un balneario natural de aguas turquesas y cascadas. Y, a menos de media hora de viaje, están las Grutas de Cacahuamilpa. La entrada a las cuevas puede variar, según hagan la excursión con o sin guía. El boleto más económico cuesta cerca de 80 pesos mexicanos.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Taxco, un pueblo mágico a tiro de México

Estás en México DF, querés salir del bullicio de la ciudad para conocer más del país azteca, pero sin que eso signifique recorrer grandes distancias y mucho menos hacer noche en otro lugar ¿Pero dónde ir? Una palabra: Taxco. Situado al norte del estado de Guerrero, es uno de los llamados pueblos mágicos de los alrededores de la capital mexicana. Al llegar, creerás que el viaje que has hecho no sólo fue espacial sino también en el tiempo, cuando te topés con una localidad de corte colonial. Edificios virreinales, casas antiguas, plazas y calles empedradas bordeadas por cerros y montañas, que por momentos te hacen pensar que estás parado en un México del siglo XVIII.

El título de “Pueblo mágico” se lo ganó hace 17 años justamente, entre otras virtudes, por su arquitectura que le hace honor a la época colonial, también por el antepasado indígena que permanece intacto en sus tradiciones y algo por lo que ha ganado fama: la producción de calidad de la plata.

Taxco está a casi 180 kilómetros del Distrito Federal. Pueden llegar a él en auto, a través de la Autopista del Sol o, bien, en colectivo. Los micros parten de la terminal de autobuses del Sur. La estación está en la parada del metro Taxqueña, a la que pueden arribar mediante la línea azul.

Por día salen cuatro buses. El primero parte a las 6:45 y el último a las 19. El boleto cuesta alrededor de 240 pesos mexicanos. El viaje demora poco más de dos horas y media. Pueden comprar los pasajes en la estación o desde la web de la empresa Estrella de Oro.

Taxco es un lugar que se deja conocer a pie. En el camino, encontrarán la parroquia de Santa Prisca. El templo, cuya construcción terminó en 1958, es, para muchos, el mejor ejemplo del arte barroco en México.

La localidad también puede ser contemplada desde las alturas. Una opción que se ha vuelto un infaltable entre los turistas es a través del teleférico, que está en la entrada del hotel Montetaxco. El viaje sencillo cuesta 60 pesos mexicanos y el completo 90. Otra alternativa es subir hasta el Cristo de la Cima. Ubicado a unos 1.100 metros de altura, el mirador ofrece una imponente vista panorámica de Taxco.

Pero el encanto de este pueblo mágico no se reduce sólo a lo que ofrecen sus calles y edificios, también está en la naturaleza de sus alrededores. A 17 kilómetros están las Pozas Azules de Atzala, un balneario natural de aguas turquesas y cascadas. Y, a menos de media hora de viaje, están las Grutas de Cacahuamilpa. La entrada a las cuevas puede variar, según hagan la excursión con o sin guía. El boleto más económico cuesta cerca de 80 pesos mexicanos.

 

Logín