eldiariodelarepublica.com
"Tocar tonadas es tocar con el corazón"

Escuchá acá la 90.9
X

"Tocar tonadas es tocar con el corazón"

El joven recuenta a sus muchos amigos puntanos y promete saldar una deuda que tiene con la música de la región.

En la casa de la familia Pennisi, en Florencio Varela, donde todavía vive Nahuel -el componente famoso de la vivienda- se escuchaba mucha radio. Y se escuchaba mucho rock. De ahí que algunos de los giros que el joven cantante y compositor incorpora en su repertorio vengan de ese género o directamente de la mezcla de otros estilos.

En realidad, esa indefinición es una constante en toda una generación de músicos argentinos que tomaron la fusión como un punto de partida para la explosión de sus carreras. Nahuel lo deja muy en claro cuando alista sus preferencias: “Hay mucha gente que admiro dentro y fuera del folclore: Luciano Cañete me parece un músico excepcional; me gusta además la soltura de Sid Ragga, que hacen reggae; el compromiso de Raly Barrionuevo, la sutileza de Lisandro Aristimuño, la integración de La Bruja Salgueiro, la trayectoria de Liliana Herrero y lo que hacen otros amigos como Bruno Arias y el dúo Orellana-Lucca”.

A punto de cumplir 29 años, el cantante cree que el capital más grande que tiene es justamente todo lo que le tocó vivir con la música y haber conocido la variedad de géneros que lo formaron. “Mucho de lo que escuché lo fui descubriendo en la calle, de escuchar flamenco, la trova, que admiro tanto. Me gusta la música de todo el mundo y me dejé influenciar por eso”, describió.

Sin embargo, a la cabeza de sus relaciones musicales está Abel Pintos, el cantante del momento, con quien tocó en varias oportunidades. Nahuel y Abel se conocieron porque comparten compañía discográfica y los presentaron las autoridades, pero más allá de eso entre ambos sienten una conexión muy grande y una mutua admiración. “Nos conocimos en 2016 y desde entonces compartimos muchos escenarios, eso es siempre un placer”, dijo el cantante no vidente.

Además de todos esos músicos que acompañaron su desarrollo, Pennisi cuenta con una gran cantidad de amigos en San Luis, la mayoría personas relacionadas al arte. El joven dice ser un amante del folclore cuyano, por su poesía y por el trato que tiene de las guitarras. “Las tonadas tienen unas letras increíbles que demuestran un sentimiento total; hablan de lo que lleva la gente en el corazón. Me gustaría pasar por eso algún día; porque tocar tonadas es tocar con el corazón”.

Nahuel dice que cada vez que viene a la provincia tiene el recaudo y la necesidad de estar a la altura de los músicos de San Luis. Y menciona a sus amigos de Algarroba.com como los renovadores de la cueca a nivel nacional. “Son unos grosos”, dice el cantante, que también asegura admirar el talento de “los chicos de ‘El cambio’, que son de Merlo y ahora se cambiaron el nombre; antes se llamaban Arambaleba”, y de “El grupo puntano”, la tradicional agrupación villamercedina que escuchó cuando tocó por primera vez en Villa Mercedes. Para saldar la deuda de música cuyana que tiene en su repertorio, Nahuel prometió a “Cooltura” en breve grabar una cueca con Néstor Basurto, un excepcional guitarrista porteño que tiene muy en claro el manejo y el sentir del folclore de este lado del país.

 

Un año movido

El 2019 comenzó muy movido para el guitarrista. Luego de pasar por varios festivales de donde se fue aplaudido, Nahuel giró su brújula hacia Cosquín donde tocó en la primera y en la quinta luna. En medio, participó de la primera edición del Festival de la Amistad, que se hizo en el parque La Pedrera de Villa Mercedes y que lo tuvo como número anterior al cierre de Abel Pintos.

En la primera presentación en el festival cordobés participó de un homenaje a Mercedes Sosa y salió de esa experiencia sumamente emocionado. “Hubo muchos artistas que recordamos con lo mejor de nosotros a una persona que fue fundamental para el folclore nacional. Me hubiera gustado conocerla, seguirla más de cerca”, sostuvo el joven.

Después de ese show pasó por Villa Mercedes, donde ratificó el cariño que los puntanos le demuestran cada vez que viene. “Me acuerdo que tenía muchas ganas de tocar porque hacía mucho tiempo que no iba a San Luis”, recordó Nahuel, quien en 2014 estuvo en el Festival del Valle del Sol, de Merlo, y en 2017 programó una fecha en capital que finalmente tuvo que suspender. El show actual de Pennisi recorre sus dos discos editados e intercala algunos clásicos de la música popular argentina, porque una de las facetas que el autor más disfruta de su profesión es la de interpretar, versionar canciones de otros. “A la hora de hacer música, lo importante es poner la misma entrega en cualquier escenario, con cualquier canción. Ahí está el secreto de regalarle a la gente un momento especial”.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

"Tocar tonadas es tocar con el corazón"

El joven recuenta a sus muchos amigos puntanos y promete saldar una deuda que tiene con la música de la región.

En la casa de la familia Pennisi, en Florencio Varela, donde todavía vive Nahuel -el componente famoso de la vivienda- se escuchaba mucha radio. Y se escuchaba mucho rock. De ahí que algunos de los giros que el joven cantante y compositor incorpora en su repertorio vengan de ese género o directamente de la mezcla de otros estilos.

En realidad, esa indefinición es una constante en toda una generación de músicos argentinos que tomaron la fusión como un punto de partida para la explosión de sus carreras. Nahuel lo deja muy en claro cuando alista sus preferencias: “Hay mucha gente que admiro dentro y fuera del folclore: Luciano Cañete me parece un músico excepcional; me gusta además la soltura de Sid Ragga, que hacen reggae; el compromiso de Raly Barrionuevo, la sutileza de Lisandro Aristimuño, la integración de La Bruja Salgueiro, la trayectoria de Liliana Herrero y lo que hacen otros amigos como Bruno Arias y el dúo Orellana-Lucca”.

A punto de cumplir 29 años, el cantante cree que el capital más grande que tiene es justamente todo lo que le tocó vivir con la música y haber conocido la variedad de géneros que lo formaron. “Mucho de lo que escuché lo fui descubriendo en la calle, de escuchar flamenco, la trova, que admiro tanto. Me gusta la música de todo el mundo y me dejé influenciar por eso”, describió.

Sin embargo, a la cabeza de sus relaciones musicales está Abel Pintos, el cantante del momento, con quien tocó en varias oportunidades. Nahuel y Abel se conocieron porque comparten compañía discográfica y los presentaron las autoridades, pero más allá de eso entre ambos sienten una conexión muy grande y una mutua admiración. “Nos conocimos en 2016 y desde entonces compartimos muchos escenarios, eso es siempre un placer”, dijo el cantante no vidente.

Además de todos esos músicos que acompañaron su desarrollo, Pennisi cuenta con una gran cantidad de amigos en San Luis, la mayoría personas relacionadas al arte. El joven dice ser un amante del folclore cuyano, por su poesía y por el trato que tiene de las guitarras. “Las tonadas tienen unas letras increíbles que demuestran un sentimiento total; hablan de lo que lleva la gente en el corazón. Me gustaría pasar por eso algún día; porque tocar tonadas es tocar con el corazón”.

Nahuel dice que cada vez que viene a la provincia tiene el recaudo y la necesidad de estar a la altura de los músicos de San Luis. Y menciona a sus amigos de Algarroba.com como los renovadores de la cueca a nivel nacional. “Son unos grosos”, dice el cantante, que también asegura admirar el talento de “los chicos de ‘El cambio’, que son de Merlo y ahora se cambiaron el nombre; antes se llamaban Arambaleba”, y de “El grupo puntano”, la tradicional agrupación villamercedina que escuchó cuando tocó por primera vez en Villa Mercedes. Para saldar la deuda de música cuyana que tiene en su repertorio, Nahuel prometió a “Cooltura” en breve grabar una cueca con Néstor Basurto, un excepcional guitarrista porteño que tiene muy en claro el manejo y el sentir del folclore de este lado del país.

 

Un año movido

El 2019 comenzó muy movido para el guitarrista. Luego de pasar por varios festivales de donde se fue aplaudido, Nahuel giró su brújula hacia Cosquín donde tocó en la primera y en la quinta luna. En medio, participó de la primera edición del Festival de la Amistad, que se hizo en el parque La Pedrera de Villa Mercedes y que lo tuvo como número anterior al cierre de Abel Pintos.

En la primera presentación en el festival cordobés participó de un homenaje a Mercedes Sosa y salió de esa experiencia sumamente emocionado. “Hubo muchos artistas que recordamos con lo mejor de nosotros a una persona que fue fundamental para el folclore nacional. Me hubiera gustado conocerla, seguirla más de cerca”, sostuvo el joven.

Después de ese show pasó por Villa Mercedes, donde ratificó el cariño que los puntanos le demuestran cada vez que viene. “Me acuerdo que tenía muchas ganas de tocar porque hacía mucho tiempo que no iba a San Luis”, recordó Nahuel, quien en 2014 estuvo en el Festival del Valle del Sol, de Merlo, y en 2017 programó una fecha en capital que finalmente tuvo que suspender. El show actual de Pennisi recorre sus dos discos editados e intercala algunos clásicos de la música popular argentina, porque una de las facetas que el autor más disfruta de su profesión es la de interpretar, versionar canciones de otros. “A la hora de hacer música, lo importante es poner la misma entrega en cualquier escenario, con cualquier canción. Ahí está el secreto de regalarle a la gente un momento especial”.

Logín