eldiariodelarepublica.com
Homicidio en el barrio Kennedy: declararon los hermanos imputados

Escuchá acá la 90.9
X

Homicidio en el barrio Kennedy: declararon los hermanos imputados

Por el momento, no ha trascendido qué manifestaron para defenderse. En las próximas horas, el juez que lleva la causa, Marcos Flores Leyes, debe resolver la situación procesal de ellos.

Los dos hermanos detenidos por su presunta participación en el homicidio de Carlos Camargo, el policía retirado de 76 años que fue golpeado en su casa en el barrio Kennedy de San Luis, declararon hoy a la mañana. Pero ni las fuentes del juzgado que tiene la causa ni el defensor oficial que los asiste dieron detalles de qué contaron Aldana y Gastón Baudry. Y este hermetismo se vincula, en parte, a que, en cuestión de horas, el juez Penal interino 1, Marcos Flores Leyes, debe resolver la situación procesal de ambos.

La primera en ingresar para la ampliación de la declaración indagatoria fue la sospechosa, quien tiene 20 años y es mamá de una nena. Luego fue el turno del varón, de 23 años. Según lo informado días atrás por la secretaria del Juzgado Penal 1, Cintia Paola Martín, están imputados por “Homicidio doblemente agravado, por alevosía y criminis causa”.

Esta última calificación, criminis causa, refiere que el asesinato se comete para consumar otro delito o procurar la impunidad. En este caso, el delito que se habría intentado ocultar es el robo. Los investigadores indicaron que la familia advirtió el faltante de algo de dinero (no sería una gran suma) y de algunos elementos, entre ellos, un revólver, que fue recuperado por efectivos del Departamento Homicidios días atrás.

El defensor que los acompañó, Juan Esteban Pedernera, comentó que durante estos días de la prórroga de la detención se desarrollaron algunas de las medidas de prueba que le pidió al juez, tales como la declaración de testigos (entre ellos, de vecinos de la víctima y policías que instruyeron el sumario) y una pericia sobre huellas levantadas en la escena, para que éstas sean cotejadas con la de los hermanos. Pero hasta hoy a la mañana, cuando fue consultado, ese informe todavía no había sido incorporado.

Por otro lado, no advierte que haya intereses contrapuestos entre los imputados, según refirió. 

Si bien los hermanos investigados tienen domicilio en otro sector de la ciudad, en el barrio 500 Viviendas Norte, conocían y tenían cierto trato con Camargo ya que su abuela materna vive a metros de la casa de la víctima.

Por el horario en el que ocurrió el crimen y porque la puerta no presentaba signos de haber sido forzada, la hipótesis de los investigadores es que Camargo les abrió a los atacantes, por lo que se presume que eran conocidos.

Los testimonios recolectados por los investigadores ubican a los Baudry en el barrio donde vivía el anciano en el horario en el que estiman que ocurrió al asesinato, entre las últimas horas del miércoles 5 y las primeras del jueves 6 de junio. Fue en su casa, ubicada en Sargento Cabral 75, entre Intendente Aguirre Celi (la continuación de la avenida Juan Gilberto Funes, hacia el oeste) y Chubut.

El Diario se comunicó telefónicamente con dos hijas de Camargo, pero ninguna quiso hablar del hecho. Una, porque le han sugerido no hacerlo, ya que está bajo un tratamiento, según explicó. La otra, porque, con el resto de sus hermanos han resuelto mantener reserva, dijo.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Homicidio en el barrio Kennedy: declararon los hermanos imputados

Por el momento, no ha trascendido qué manifestaron para defenderse. En las próximas horas, el juez que lleva la causa, Marcos Flores Leyes, debe resolver la situación procesal de ellos.

Los sospechosos, que son hermanos, no declararon en la primera indagatoria por la muerte de Camargo. Foto: Archivo 

Los dos hermanos detenidos por su presunta participación en el homicidio de Carlos Camargo, el policía retirado de 76 años que fue golpeado en su casa en el barrio Kennedy de San Luis, declararon hoy a la mañana. Pero ni las fuentes del juzgado que tiene la causa ni el defensor oficial que los asiste dieron detalles de qué contaron Aldana y Gastón Baudry. Y este hermetismo se vincula, en parte, a que, en cuestión de horas, el juez Penal interino 1, Marcos Flores Leyes, debe resolver la situación procesal de ambos.

La primera en ingresar para la ampliación de la declaración indagatoria fue la sospechosa, quien tiene 20 años y es mamá de una nena. Luego fue el turno del varón, de 23 años. Según lo informado días atrás por la secretaria del Juzgado Penal 1, Cintia Paola Martín, están imputados por “Homicidio doblemente agravado, por alevosía y criminis causa”.

Esta última calificación, criminis causa, refiere que el asesinato se comete para consumar otro delito o procurar la impunidad. En este caso, el delito que se habría intentado ocultar es el robo. Los investigadores indicaron que la familia advirtió el faltante de algo de dinero (no sería una gran suma) y de algunos elementos, entre ellos, un revólver, que fue recuperado por efectivos del Departamento Homicidios días atrás.

El defensor que los acompañó, Juan Esteban Pedernera, comentó que durante estos días de la prórroga de la detención se desarrollaron algunas de las medidas de prueba que le pidió al juez, tales como la declaración de testigos (entre ellos, de vecinos de la víctima y policías que instruyeron el sumario) y una pericia sobre huellas levantadas en la escena, para que éstas sean cotejadas con la de los hermanos. Pero hasta hoy a la mañana, cuando fue consultado, ese informe todavía no había sido incorporado.

Por otro lado, no advierte que haya intereses contrapuestos entre los imputados, según refirió. 

Si bien los hermanos investigados tienen domicilio en otro sector de la ciudad, en el barrio 500 Viviendas Norte, conocían y tenían cierto trato con Camargo ya que su abuela materna vive a metros de la casa de la víctima.

Por el horario en el que ocurrió el crimen y porque la puerta no presentaba signos de haber sido forzada, la hipótesis de los investigadores es que Camargo les abrió a los atacantes, por lo que se presume que eran conocidos.

Los testimonios recolectados por los investigadores ubican a los Baudry en el barrio donde vivía el anciano en el horario en el que estiman que ocurrió al asesinato, entre las últimas horas del miércoles 5 y las primeras del jueves 6 de junio. Fue en su casa, ubicada en Sargento Cabral 75, entre Intendente Aguirre Celi (la continuación de la avenida Juan Gilberto Funes, hacia el oeste) y Chubut.

El Diario se comunicó telefónicamente con dos hijas de Camargo, pero ninguna quiso hablar del hecho. Una, porque le han sugerido no hacerlo, ya que está bajo un tratamiento, según explicó. La otra, porque, con el resto de sus hermanos han resuelto mantener reserva, dijo.

 

Logín