Escuchá acá la 90.9
X

Muebles en picada: señalan que las ventas bajaron un 25%

En los locales dicen que la situación es "crítica"  y que la producción está paralizada por la incertidumbre. 

Nadie se salva de la crisis que atraviesa el país. Las mueblerías, en los últimos seis meses, han tenido una disminución en las ventas que promedia el 25 por ciento. Así lo pudo comprobar El Diario de la República en un sondeo que realizó por comercios de la ciudad de San Luis. En los locales aseguran que las fábricas no están produciendo debido a la incertidumbre que  afecta a la economía y que tienen pocos productos en stock.

Gabriel Páez, empleado de "La Web Store", en donde no solo venden electrodomésticos sino también muebles, resaltó que ante la crisis los ciudadanos dejan de comprar cosas que no son de primera necesidad. "Tienen otras prioridades y lo último que hacen es reponer un mueble", comentó y aseguró que en su local las ventas bajaron un 30 por ciento desde enero hasta la actualidad.

Páez también detalló que muchos clientes no priorizan la calidad y, así, pagan un poco menos al adquirir un determinado producto. Además, manifestó que los últimos muebles llegaron con grandes aumentos. "Los precios siempre se actualizan; hoy en día no podemos absorberlos. Se ponen los que vienen y se trata de mantenerlos hasta que se vendan. De esta manera podemos reponerlos", aseguró. Asimismo, comentó que mantienen las doce cuotas , pero con los intereses correspondientes. "Tratamos de hacer precio de contado para tener más ventas y, si se puede, también créditos personales. Generalmente,  al efectivo se lo guardan para otras necesidades", expresó Páez.

La encargada de "La Esquina Muebles", Olga Pastor, comentó que desde hace seis meses las ventas están frenadas y que bajaron cerca del 20%. Aseguró que no reciben tarjetas de crédito, sino que optaron por ofrecerles a los clientes un "plan de reserva". Les mantienen el precio de contado, pagan las cuotas a medida que pueden y lo retiran recién cuando está cancelado. "Así se les hace más fácil. No se encuentran con intereses y gastos administrativos excesivos de los bancos", explicó Pastor, quien agregó que mucho antes de decidirse por un artículo recorren otros locales.

La encargada precisó que el mercado de muebles de algarrobo es distinto al resto y que se distingue  por su durabilidad. "Un juego de comedor de caño no baja de los 26 mil pesos, mientras que uno de algarrobo está más barato. No solo que ahorran unos cuantos pesos, sino que también les dura mucho más tiempo", señaló. 

Remarcó que después de la disparada del dólar, tras las elecciones primarias nacionales, las fábricas pararon la producción y no hacen envíos al interior. "La situación se mantendrá hasta que no se estabilice la economía. Sí toman pedidos especiales que se cotizan en el momento, pero de otro manera no trabajan", destacó Pastor y añadió que los clientes que tienen unos pesos ahorrados deciden invertirlos, porque con el paso de los días pierden su valor.

La misma situación se repite en la mueblería "Mimbrelandia"; el local cuenta con pocos productos ya que se les hace imposible reponerlos. "El panorama es crítico. La ventas bajaron cerca del 20 por ciento en los últimos seis meses. No sé cuánto más podremos aguantar", dijo preocupado Joaquín Fernández, encargado del local, quien destacó que decidieron rebajar los precios para vender.

"Tratamos de hacer un esfuerzo, pero si la gente no tiene dinero no puede comprar nada", manifestó Fernández y sostuvo que todo el año ha sido muy malo. "También se nos complica poder reponer los productos porque no tenemos ingresos y vienen con aumento", dijo. Indicó que en el local ofrecen muebles de pino, bajo mesadas, juegos de dormitorio, entre otros, pero por el momento el stock es reducido.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Muebles en picada: señalan que las ventas bajaron un 25%

En los locales dicen que la situación es "crítica"  y que la producción está paralizada por la incertidumbre. 

Difícil. En los negocios ofrecen facílidades de pago o rebajas para vender. Foto: El Diario.

Nadie se salva de la crisis que atraviesa el país. Las mueblerías, en los últimos seis meses, han tenido una disminución en las ventas que promedia el 25 por ciento. Así lo pudo comprobar El Diario de la República en un sondeo que realizó por comercios de la ciudad de San Luis. En los locales aseguran que las fábricas no están produciendo debido a la incertidumbre que  afecta a la economía y que tienen pocos productos en stock.

Gabriel Páez, empleado de "La Web Store", en donde no solo venden electrodomésticos sino también muebles, resaltó que ante la crisis los ciudadanos dejan de comprar cosas que no son de primera necesidad. "Tienen otras prioridades y lo último que hacen es reponer un mueble", comentó y aseguró que en su local las ventas bajaron un 30 por ciento desde enero hasta la actualidad.

Páez también detalló que muchos clientes no priorizan la calidad y, así, pagan un poco menos al adquirir un determinado producto. Además, manifestó que los últimos muebles llegaron con grandes aumentos. "Los precios siempre se actualizan; hoy en día no podemos absorberlos. Se ponen los que vienen y se trata de mantenerlos hasta que se vendan. De esta manera podemos reponerlos", aseguró. Asimismo, comentó que mantienen las doce cuotas , pero con los intereses correspondientes. "Tratamos de hacer precio de contado para tener más ventas y, si se puede, también créditos personales. Generalmente,  al efectivo se lo guardan para otras necesidades", expresó Páez.

La encargada de "La Esquina Muebles", Olga Pastor, comentó que desde hace seis meses las ventas están frenadas y que bajaron cerca del 20%. Aseguró que no reciben tarjetas de crédito, sino que optaron por ofrecerles a los clientes un "plan de reserva". Les mantienen el precio de contado, pagan las cuotas a medida que pueden y lo retiran recién cuando está cancelado. "Así se les hace más fácil. No se encuentran con intereses y gastos administrativos excesivos de los bancos", explicó Pastor, quien agregó que mucho antes de decidirse por un artículo recorren otros locales.

La encargada precisó que el mercado de muebles de algarrobo es distinto al resto y que se distingue  por su durabilidad. "Un juego de comedor de caño no baja de los 26 mil pesos, mientras que uno de algarrobo está más barato. No solo que ahorran unos cuantos pesos, sino que también les dura mucho más tiempo", señaló. 

Remarcó que después de la disparada del dólar, tras las elecciones primarias nacionales, las fábricas pararon la producción y no hacen envíos al interior. "La situación se mantendrá hasta que no se estabilice la economía. Sí toman pedidos especiales que se cotizan en el momento, pero de otro manera no trabajan", destacó Pastor y añadió que los clientes que tienen unos pesos ahorrados deciden invertirlos, porque con el paso de los días pierden su valor.

La misma situación se repite en la mueblería "Mimbrelandia"; el local cuenta con pocos productos ya que se les hace imposible reponerlos. "El panorama es crítico. La ventas bajaron cerca del 20 por ciento en los últimos seis meses. No sé cuánto más podremos aguantar", dijo preocupado Joaquín Fernández, encargado del local, quien destacó que decidieron rebajar los precios para vender.

"Tratamos de hacer un esfuerzo, pero si la gente no tiene dinero no puede comprar nada", manifestó Fernández y sostuvo que todo el año ha sido muy malo. "También se nos complica poder reponer los productos porque no tenemos ingresos y vienen con aumento", dijo. Indicó que en el local ofrecen muebles de pino, bajo mesadas, juegos de dormitorio, entre otros, pero por el momento el stock es reducido.

Logín