6.6°SAN LUIS - Martes 14 de Julio de 2020

6.6°SAN LUIS - Martes 14 de Julio de 2020

EN VIVO

Los 21K de Buenos Aires: alegrías, emociones y un sinfín de historias

La carrera más multitudinaria del país contó con cerca de 330 sanluiseños. Fue una verdadera fiesta.

Por Maximiliano Molina
| 28 de agosto de 2019
Instante inolvidable. Se erizaba la piel al escuchar las estrofas del Himno Nacional Argentino entonado por miles de almas con una bandera gigante.

Pararse a pocos metros de la línea de llegada en una carrera de fondo multitudinaria es encontrase con miles de rostros y cientos de sensaciones. Algunos miran al cielo, otros gritan, no faltan los que lloran de felicidad, los que sienten que pudieron conseguirlo. Claro, también hay caras de insatisfacción, pero son las menos. Algún desprevenido preguntará qué festejan, si llegaron una hora después de los ganadores, que justamente tardaron menos de una hora. Será difícil explicarle que en este deporte gana el primero en cruzar la meta, pero la alegría es de casi todos. Raro pero real.  

 

Más de 18.000 personas colmaron las calles porteñas el último domingo en los 21K de Buenos Aires, y entre ellos unos 330 sanluiseños.

 

Eso sí, la carrera no empezó el domingo a las 7:30, sino mucho antes. Con meses de preparación, con la organización del viaje. Y hacia allá partieron el viernes por la noche o el sábado por la mañana corredores de toda la provincia. En colectivos, en avión, en autos particulares, con la ilusión de entregar hasta la última gota de sudor y colgarse la deseada medalla finisher.

 

Hacía allá fueron atletas de las agrupaciones Amigos en Movimiento, Estatus Run, Julio Luna, Las Gladiadoras, Las Tortugas Running, Los Linces, Los Morenitos, Nicolás Duarte, Mercurio, Parque IV Centenario, Proyecto Uno, Race, Ramón Cabrera, Run Urbano, Santiago Wendel, Sebastián Balmaceeda y We Run.

 

A ellos se le sumaron corredores particulares de San Luis, Villa Mercedes y Juana Koslay.

 

Pero viajar a una competencia no se trata  solo de correr. También es pasar un momento increíble entre pares. El sábado, tras retirar el kit de corredor, se compartieron charlas, mates, siempre con ese cosquilleo en la panza porque la carrera se aproximaba. Y los novatos que escuchaban atentamente a los más experimentados sobre ritmos, indumentaria y alimentación. El entrenador que dio los últimos detalles y esa cuota de confianza a los que debutaban.

 

La mañana del domingo estuvo ideal para correr: clima fantástico, gente a la vera del circuito, bandas en vivo. Así desandaron los 21.097 metros miles de almas y cientos de sanluiseños

 

Y qué decir de esos abrazos y felicitaciones porque el compañero de tantas corridas logró su objetivo. Y las anécdotas de carrera fueron tantas que parecía que habían corrido mucho más que 21K. Llegó el brindis tras largas semanas de abstinencia y las sonrisas cómplices.

 

Era momento de pegar la vuelta. Había cansancio pero la satisfacción colectiva no tenía precio.

 

Comentá vos tambien...