Escuchá acá la 90.9
X

Cierre total de “Los Vascos”: la emblemática tienda puntana llegó al final de su ciclo

foto
video

Este sábado los ex empleados embalaron los artículos que sobraron de la liquidación y los muebles. Queda un vacío en la esquina de Colón y Pringles.

 

La emblemática tienda puntana que vistió al menos a tres generaciones de familias cerró definitivamente sus puertas. Este sábado los ex empleados de “Los Vascos” acudieron por última vez al local ubicado en Colón y Pringles, para embalar las pocas telas que sobraron de la gran liquidación que la firma realizó durante el último mes y medio.

 

La nostalgia y la tristeza marcó el final de 61 años de trayectoria. En medio un salón vacío, sin atención al público, hubo lágrimas y congoja por la incertidumbre de mujeres y hombres que ahora pasarán a engrosar las listas de la desocupación.

Domingo Baigorria, de 68 años, se desempeñaba como gerente de la casa. Trabajó 52 años en el comercio y ahora planea su jubilación. El ex empleado señaló que “Los Vascos” fue una tienda tradicional de San Luis, que llegó al término de su ciclo familiar. “La iniciaron los abuelos, siguieron los hijos y los nietos le ponen el punto final”, expresó.

 

 

También contó que este último mes recibieron mucho cariño de los clientes, quienes les manifestaron su tristeza por el cierre. “Venían a comprar por última vez y se despedían con lágrimas”, añadió.

 

 

Alicia Torres, Lorena Tazzioli, Silvia Claudia, Lali Rosales, Alicia Tello y Lorena Suárez  se desempeñaban en diversas áreas, desde la caja, administración, sección zapatería, confecciones, niños y depósito, entre otras. Contaron que siente mucha tristeza por el desenlace de la tienda.

“Son muchos años de compartir juntas, es como cerrar el segundo hogar y perder una familia”, coincidieron, con mucha emoción y sostuvieron que con el paso de los años los clientes se convirtieron en amigos.  Era “la tienda de los pobres”, añadieron.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Cierre total de “Los Vascos”: la emblemática tienda puntana llegó al final de su ciclo

Este sábado los ex empleados embalaron los artículos que sobraron de la liquidación y los muebles. Queda un vacío en la esquina de Colón y Pringles.

Adiós. Solo quedan las góndodas vacías, como último testigo de lo que fue la popular tienda para la familia. Foto: Martín Gómez/Marina Balbo. Video: Marina Balbo.

 

La emblemática tienda puntana que vistió al menos a tres generaciones de familias cerró definitivamente sus puertas. Este sábado los ex empleados de “Los Vascos” acudieron por última vez al local ubicado en Colón y Pringles, para embalar las pocas telas que sobraron de la gran liquidación que la firma realizó durante el último mes y medio.

 

La nostalgia y la tristeza marcó el final de 61 años de trayectoria. En medio un salón vacío, sin atención al público, hubo lágrimas y congoja por la incertidumbre de mujeres y hombres que ahora pasarán a engrosar las listas de la desocupación.

Domingo Baigorria, de 68 años, se desempeñaba como gerente de la casa. Trabajó 52 años en el comercio y ahora planea su jubilación. El ex empleado señaló que “Los Vascos” fue una tienda tradicional de San Luis, que llegó al término de su ciclo familiar. “La iniciaron los abuelos, siguieron los hijos y los nietos le ponen el punto final”, expresó.

 

 

También contó que este último mes recibieron mucho cariño de los clientes, quienes les manifestaron su tristeza por el cierre. “Venían a comprar por última vez y se despedían con lágrimas”, añadió.

 

 

Alicia Torres, Lorena Tazzioli, Silvia Claudia, Lali Rosales, Alicia Tello y Lorena Suárez  se desempeñaban en diversas áreas, desde la caja, administración, sección zapatería, confecciones, niños y depósito, entre otras. Contaron que siente mucha tristeza por el desenlace de la tienda.

“Son muchos años de compartir juntas, es como cerrar el segundo hogar y perder una familia”, coincidieron, con mucha emoción y sostuvieron que con el paso de los años los clientes se convirtieron en amigos.  Era “la tienda de los pobres”, añadieron.

 

Logín