Escuchá acá la 90.9
X

Por primera vez, una mujer es directora periodística

El Diario de la República y una decisión que refleja coherencia ante la nueva realidad.

El fin de semana pasado se realizó en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA el Foro Federal de Políticas de Género en Periodismo y Publicidad. Allí, mujeres comunicadoras de todo el país debatieron sobre el rol del género en la toma de decisiones en los medios y El Diario de la República, que firmó el acta acuerdo que surgió de esas exposiciones, se encolumnó en una corriente que parece imposible de ignorar.

Las decisiones de la empresa puntana, líder en medios de comunicación en la provincia, no se agotaron con esa rúbrica. En la misma semana, este matutino produjo un hecho histórico, llamado a cambiar para siempre el modo de ver, tratar y presentar las noticias. Por primera vez, en 53 años de vida, la Dirección Periodística está a cargo de una mujer.

Paola Duhalde tiene esa responsabilidad. Su designación es una demostración más del compromiso que este medio tiene con las políticas de igualdad y marcará un antes y un después en su trayectoria. El acuerdo firmado propone deconstruir estereotipos, promover la participación de mujeres en sus equipos de trabajo y estimular la producción de contenido no sexista. La asunción de la primera directora periodística indica que El Diario de la República procede con hechos.

En el foro de la UBA participaron representantes de 42 empresas periodísticas y cuando la periodista de El Diario que estuvo allí informó que su medio tendría una mujer a cargo, un cerrado aplauso se apoderó del auditorio. Si las periodistas que estuvieron esa tarde en la reunión hubieran conocido personalmente a Paola Duhalde, el aplauso se hubiera prolongado más tiempo del que duró. La nueva directora periodística es una profesional de innegable criterio y dueña de un oficio que forjó con los años de trabajo.

Egresada de la Universidad Católica de Cuyo, Paola comenzó a los 19 años su carrera en esta empresa. Al poco tiempo de ingresar como periodista en la sección Locales, de la que fue subjefa años después, se hizo cargo de la sección Cultura. Su selecto gusto por los autores clásicos la convirtió en la persona ideal para esa responsabilidad. En ese rol, fue editora del suplemento cultural de El Diario que se llamó “El Vellocino”. Entrevistó a grandes personalidades de la cultura nacional y en el plano local, fue una eficaz narradora del quehacer cultural puntano.

Solamente dejó por un tiempo su actividad profesional en los medios cuando se entregó a su ansiado deseo de ser madre. Aquel alejamiento fue una elección que tomó sin verse entre la decisión obligada de dedicarse a su hija o seguir siendo periodista. Su determinación fue esa: segura, pensada, analizada y masticada. Lupe, su hija de 16 años, le dio la razón.

Alejada de la redacción, halló en la docencia una forma de canalizar su pasión por las letras, enseñándolas. Fue profesora en escuelas de la ciudad, impulsando a los alumnos en proyectos más allá de las aulas. Cada tanto volvía al oficio: fue productora en los noticieros de San Luis TV y dirigió publicaciones de comunicación institucional. Fue beneficiaria en las Becas Arte Siglo XXI y jurado de varios concursos literarios.

En 2013 regresó a El Diario de la República como correctora. A los pocos meses coordinó las páginas de Villa Mercedes y luego estuvo en la sección ETC. En 2016 fue designada secretaria de Redacción de los semanarios La Opinión y La Voz del Sud.

Este mes, Paola aceptó la propuesta de la Dirección General que implica un desafío: ser la primera mujer en dirigir periodísticamente el medio más importante de la provincia. En su respaldo tiene la conducción y compañeros de la Redacción que se convirtieron en algo más que eso, una autoridad que suele manejar con su habitual consideración y años de aval periodístico. Durante su recorrido por la redacción pudo manifestar su pluma mesurada y su obsesión por la perfección en los textos editados. Ese será su desafío en una nueva etapa para ella, para el medio y, en definitiva, para la provincia.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Por primera vez, una mujer es directora periodística

El Diario de la República y una decisión que refleja coherencia ante la nueva realidad.

Nueva función. Paola Duhalde, directora periodística de El Diario de la República. Foto: Marinela Sánchez.

El fin de semana pasado se realizó en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA el Foro Federal de Políticas de Género en Periodismo y Publicidad. Allí, mujeres comunicadoras de todo el país debatieron sobre el rol del género en la toma de decisiones en los medios y El Diario de la República, que firmó el acta acuerdo que surgió de esas exposiciones, se encolumnó en una corriente que parece imposible de ignorar.

Las decisiones de la empresa puntana, líder en medios de comunicación en la provincia, no se agotaron con esa rúbrica. En la misma semana, este matutino produjo un hecho histórico, llamado a cambiar para siempre el modo de ver, tratar y presentar las noticias. Por primera vez, en 53 años de vida, la Dirección Periodística está a cargo de una mujer.

Paola Duhalde tiene esa responsabilidad. Su designación es una demostración más del compromiso que este medio tiene con las políticas de igualdad y marcará un antes y un después en su trayectoria. El acuerdo firmado propone deconstruir estereotipos, promover la participación de mujeres en sus equipos de trabajo y estimular la producción de contenido no sexista. La asunción de la primera directora periodística indica que El Diario de la República procede con hechos.

En el foro de la UBA participaron representantes de 42 empresas periodísticas y cuando la periodista de El Diario que estuvo allí informó que su medio tendría una mujer a cargo, un cerrado aplauso se apoderó del auditorio. Si las periodistas que estuvieron esa tarde en la reunión hubieran conocido personalmente a Paola Duhalde, el aplauso se hubiera prolongado más tiempo del que duró. La nueva directora periodística es una profesional de innegable criterio y dueña de un oficio que forjó con los años de trabajo.

Egresada de la Universidad Católica de Cuyo, Paola comenzó a los 19 años su carrera en esta empresa. Al poco tiempo de ingresar como periodista en la sección Locales, de la que fue subjefa años después, se hizo cargo de la sección Cultura. Su selecto gusto por los autores clásicos la convirtió en la persona ideal para esa responsabilidad. En ese rol, fue editora del suplemento cultural de El Diario que se llamó “El Vellocino”. Entrevistó a grandes personalidades de la cultura nacional y en el plano local, fue una eficaz narradora del quehacer cultural puntano.

Solamente dejó por un tiempo su actividad profesional en los medios cuando se entregó a su ansiado deseo de ser madre. Aquel alejamiento fue una elección que tomó sin verse entre la decisión obligada de dedicarse a su hija o seguir siendo periodista. Su determinación fue esa: segura, pensada, analizada y masticada. Lupe, su hija de 16 años, le dio la razón.

Alejada de la redacción, halló en la docencia una forma de canalizar su pasión por las letras, enseñándolas. Fue profesora en escuelas de la ciudad, impulsando a los alumnos en proyectos más allá de las aulas. Cada tanto volvía al oficio: fue productora en los noticieros de San Luis TV y dirigió publicaciones de comunicación institucional. Fue beneficiaria en las Becas Arte Siglo XXI y jurado de varios concursos literarios.

En 2013 regresó a El Diario de la República como correctora. A los pocos meses coordinó las páginas de Villa Mercedes y luego estuvo en la sección ETC. En 2016 fue designada secretaria de Redacción de los semanarios La Opinión y La Voz del Sud.

Este mes, Paola aceptó la propuesta de la Dirección General que implica un desafío: ser la primera mujer en dirigir periodísticamente el medio más importante de la provincia. En su respaldo tiene la conducción y compañeros de la Redacción que se convirtieron en algo más que eso, una autoridad que suele manejar con su habitual consideración y años de aval periodístico. Durante su recorrido por la redacción pudo manifestar su pluma mesurada y su obsesión por la perfección en los textos editados. Ese será su desafío en una nueva etapa para ella, para el medio y, en definitiva, para la provincia.

Logín