Escuchá acá la 90.9
X

Le dieron 28 años de cárcel a un guía turístico por abusar de dos nenas

Ramón “Chupete” Palacios, que hoy tiene 62 años, se valió de la confianza de una familia amiga para ultrajar por años a la menores. El fiscal de Cámara pidió una condena a 25 años, pero el tribunal la aumentó.

El miércoles de la semana pasada, en la primer audiencia del juicio, una de las víctimas a las que Ramón “Chupete” Palacios violó por años pidió declarar en contra de la recomendación de la Cámara de Apelaciones de Concarán, que no quería revictimizarla. La joven, que fue abusada entre los 8 y los 15 años y que hoy tiene 21, dijo que hablar era una oportunidad terapéutica después de haber callado tanto tiempo. La sensación de alivio que buscaba seguramente se acrecentó este miércoles, cuando el tribunal condenó al acusado a 28 años de cárcel por los delitos de abuso sexual con acceso carnal en perjuicio de esa joven y su hermana.

El caso se destapó los primeros días de septiembre de 2016, cuando una nena que entonces tenía 9 años, hermana de las víctimas, le dijo a su madre que no quería que “Chupete” fuera más a su casa. El hombre era amigo de los abuelos maternos de las chicas y era considerado un miembro más de la familia.

Cuando la mujer le preguntó por qué, la niña le contó que la había manoseado. Ante ese comentario, las otras dos hijas, que en ese momento tenían 15 y 18 años, le revelaron que ellas también habían sido víctimas.

La del medio contó que empezó a manosearla cuando tenía 12 años y que luego la violó. A la mayor habría empezado a abusarla cuando tenía 8 años y los sometimientos habrían durado hasta que cumplió los 15.

La primera denuncia, por uno de los casos, fue radicada por la madre de las chicas el 13 de septiembre de 2016. Días después fue procesado y encarcelado por el juez Penal de Santa Rosa, Jorge Pinto, que días después volvió a citarlo luego de que entrara al juzgado la denuncia por el segundo caso.

El testimonio en Cámara Gesell y los informes médicos y psicológicos jugaron un papel clave en los procesamientos. Además, los relatos de las chicas dejaron aún más firme las hipótesis que Pinto y el fiscal de Instrucción Roberto Silvestre habían sentado con el primer caso, de que Palacios hacía uso de la relación de confianza que tenía con los abuelos de las víctimas para ultrajarlas.

El día que comenzó el juicio, “Chupete” accedió a declarar ante los jueces y dijo que la acusación se debía a un invento de la más grande de las hermanas. Destacó sus cualidades como baqueano y dijo que los policías de Merlo siempre acudían a él cuando tenían que rastrear a alguien en las sierras o en el monte, algo que quedó comprobado durante la investigación.

Este mediodía, el fiscal de Cámara Mario Zudaire pidió en sus alegatos una condena a 25 años de prisión. Mientras que la querella, integrada por Diana Bernal y Emanuel Curi, pidieron al tribunal que la pena sea “alta y ejemplificadora”.

Por su parte, Candido Assat, defensor del imputado, solicitó la absolución de su cliente por el beneficio de la duda, porque a su entender el caso poseía una “enorme insuficiencia probatoria”.

Finalmente, los jueces Sergio Darío De Battista, Juan Manuel Saá Zarandon y Sandra Elizabeth Piguillem resolvieron darle, por decisión unánime, 28 años de cárcel.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Le dieron 28 años de cárcel a un guía turístico por abusar de dos nenas

Ramón “Chupete” Palacios, que hoy tiene 62 años, se valió de la confianza de una familia amiga para ultrajar por años a la menores. El fiscal de Cámara pidió una condena a 25 años, pero el tribunal la aumentó.

Palacios, de saco negro y camisa blanca, sentado junto a su abogado. Foto: Prensa Poder Judicial.

El miércoles de la semana pasada, en la primer audiencia del juicio, una de las víctimas a las que Ramón “Chupete” Palacios violó por años pidió declarar en contra de la recomendación de la Cámara de Apelaciones de Concarán, que no quería revictimizarla. La joven, que fue abusada entre los 8 y los 15 años y que hoy tiene 21, dijo que hablar era una oportunidad terapéutica después de haber callado tanto tiempo. La sensación de alivio que buscaba seguramente se acrecentó este miércoles, cuando el tribunal condenó al acusado a 28 años de cárcel por los delitos de abuso sexual con acceso carnal en perjuicio de esa joven y su hermana.

El caso se destapó los primeros días de septiembre de 2016, cuando una nena que entonces tenía 9 años, hermana de las víctimas, le dijo a su madre que no quería que “Chupete” fuera más a su casa. El hombre era amigo de los abuelos maternos de las chicas y era considerado un miembro más de la familia.

Cuando la mujer le preguntó por qué, la niña le contó que la había manoseado. Ante ese comentario, las otras dos hijas, que en ese momento tenían 15 y 18 años, le revelaron que ellas también habían sido víctimas.

La del medio contó que empezó a manosearla cuando tenía 12 años y que luego la violó. A la mayor habría empezado a abusarla cuando tenía 8 años y los sometimientos habrían durado hasta que cumplió los 15.

La primera denuncia, por uno de los casos, fue radicada por la madre de las chicas el 13 de septiembre de 2016. Días después fue procesado y encarcelado por el juez Penal de Santa Rosa, Jorge Pinto, que días después volvió a citarlo luego de que entrara al juzgado la denuncia por el segundo caso.

El testimonio en Cámara Gesell y los informes médicos y psicológicos jugaron un papel clave en los procesamientos. Además, los relatos de las chicas dejaron aún más firme las hipótesis que Pinto y el fiscal de Instrucción Roberto Silvestre habían sentado con el primer caso, de que Palacios hacía uso de la relación de confianza que tenía con los abuelos de las víctimas para ultrajarlas.

El día que comenzó el juicio, “Chupete” accedió a declarar ante los jueces y dijo que la acusación se debía a un invento de la más grande de las hermanas. Destacó sus cualidades como baqueano y dijo que los policías de Merlo siempre acudían a él cuando tenían que rastrear a alguien en las sierras o en el monte, algo que quedó comprobado durante la investigación.

Este mediodía, el fiscal de Cámara Mario Zudaire pidió en sus alegatos una condena a 25 años de prisión. Mientras que la querella, integrada por Diana Bernal y Emanuel Curi, pidieron al tribunal que la pena sea “alta y ejemplificadora”.

Por su parte, Candido Assat, defensor del imputado, solicitó la absolución de su cliente por el beneficio de la duda, porque a su entender el caso poseía una “enorme insuficiencia probatoria”.

Finalmente, los jueces Sergio Darío De Battista, Juan Manuel Saá Zarandon y Sandra Elizabeth Piguillem resolvieron darle, por decisión unánime, 28 años de cárcel.

Logín