Escuchá acá la 96.3

Escuchá acá la 96.3
X

El enojo de un policía con jóvenes que no cumplen la cuarentena

“No puedo estar en mi casa cuidando a mis hijos y tengo que salir a cuidar a los hijos de los demás”, se quejó el cabo Gabriel Torres en un video que filmó durante un procedimiento.

Pronto el cabo primero Gabriel Torres va a cumplir 13 años de servicio de la Policía de la Provincia y nunca le tocó vivir una situación como la actual: controlar el cumplimiento del aislamiento social obligatorio dispuesto por el gobierno nacional. Y no se queja de su trabajo de pertenecer a las primeras líneas que le hacen frente a la propagación de coronavirus, pero si le duele, más como padre que como policía, que haya personas que no tomen conciencia de la gravedad de la emergencia sanitaria y dejen a sus chicos en la calle. La madrugada de este lunes filmó un video con una reflexión que se hizo viral: “No puedo estar en mi casa cuidando a mis hijos y tengo que salir a cuidar a los hijos de los demás”.

Torres presta servicio en la División de Respuesta Inmediata Motorizada (DRIM) y este lunes le tocó patrullar la zona este de la ciudad junto a otros compañeros. Entre varias situaciones irregulares, pasada la 1:30 de la madrugada se topó con tres chicos bebiendo cerveza en una vereda del barrio 102 Viviendas y a otros dos comprando lo mismo en un negocio de la zona.

Los infractores, incluida la comerciante que tenía abierto su local después del horario permitido y no precisamente para vender artículos de primera necesidad, fueron conducidos a pie a la Comisaría 7ª mientras Torres filmaba un video que se compartió cientos de veces en las redes sociales.

“Aquí verán la operatividad del día de la fecha. Soy policía de la provincia de San Luis. No puedo estar en mi casa cuidando a mis hijos y tengo que salir a cuidar a los hijos de los demás. Personas que infringen la ley, que no se pueden adaptar a una cuarentena por un virus peligroso que está matando a miles de personas. Los señores compran alcohol deliberadamente y como la Policía de la Provincia de San Luis está saturada con tantas detenciones, porque nadie respeta la cuarentena, se los traslada a pie hasta la comisaría”, relata en las imágenes.

 

 

En diálogo con El Diario Torres volvió a reflexionar: “Son sensaciones encontradas porque uno, cuando se saca el uniforme, es papá, hermano, hijo…. y trata de hacer las cosas de la mejor manera posible para evitar que una persona del grupo familiar se infecte o quede expuesta al contagio. Y cuando vuelvo a ponerme el uniforme, como policía tengo que hacer cumplir la ley, pero la gente no entiende. Se lo toma a risa, como un chiste, como que no es algo grave”.

“La sensación encontrada es que sin uniforme uno a sus hijos los reta por el bien de ellos. Pero por otro lado ninguno de nosotros, los policías que tenemos hijos, entiende la forma deliberada en la que otros padres dejan salir a sus chicos a la calle. Sea mayor o menor de edad. Que no tomen conciencia”, se quejó.

“La gente lo toma como vacaciones: saca la mesa afuera para tomar mate mientras los chicos están afuera jugando a la pelota. No sé qué otro tipo de concientización hace falta. Habló el Presidente, habló el Gobernador, hablaron el jefe y el subjefe de Policía, lo hablan en todos los canales y la gente no toma dimensión de la gravedad de lo que está ocurriendo”, concluyó.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

El enojo de un policía con jóvenes que no cumplen la cuarentena

“No puedo estar en mi casa cuidando a mis hijos y tengo que salir a cuidar a los hijos de los demás”, se quejó el cabo Gabriel Torres en un video que filmó durante un procedimiento.

A pie. Los infractores de la cuarentena caminan hacia la Comisaría 7ª.

Pronto el cabo primero Gabriel Torres va a cumplir 13 años de servicio de la Policía de la Provincia y nunca le tocó vivir una situación como la actual: controlar el cumplimiento del aislamiento social obligatorio dispuesto por el gobierno nacional. Y no se queja de su trabajo de pertenecer a las primeras líneas que le hacen frente a la propagación de coronavirus, pero si le duele, más como padre que como policía, que haya personas que no tomen conciencia de la gravedad de la emergencia sanitaria y dejen a sus chicos en la calle. La madrugada de este lunes filmó un video con una reflexión que se hizo viral: “No puedo estar en mi casa cuidando a mis hijos y tengo que salir a cuidar a los hijos de los demás”.

Torres presta servicio en la División de Respuesta Inmediata Motorizada (DRIM) y este lunes le tocó patrullar la zona este de la ciudad junto a otros compañeros. Entre varias situaciones irregulares, pasada la 1:30 de la madrugada se topó con tres chicos bebiendo cerveza en una vereda del barrio 102 Viviendas y a otros dos comprando lo mismo en un negocio de la zona.

Los infractores, incluida la comerciante que tenía abierto su local después del horario permitido y no precisamente para vender artículos de primera necesidad, fueron conducidos a pie a la Comisaría 7ª mientras Torres filmaba un video que se compartió cientos de veces en las redes sociales.

“Aquí verán la operatividad del día de la fecha. Soy policía de la provincia de San Luis. No puedo estar en mi casa cuidando a mis hijos y tengo que salir a cuidar a los hijos de los demás. Personas que infringen la ley, que no se pueden adaptar a una cuarentena por un virus peligroso que está matando a miles de personas. Los señores compran alcohol deliberadamente y como la Policía de la Provincia de San Luis está saturada con tantas detenciones, porque nadie respeta la cuarentena, se los traslada a pie hasta la comisaría”, relata en las imágenes.

 

 

En diálogo con El Diario Torres volvió a reflexionar: “Son sensaciones encontradas porque uno, cuando se saca el uniforme, es papá, hermano, hijo…. y trata de hacer las cosas de la mejor manera posible para evitar que una persona del grupo familiar se infecte o quede expuesta al contagio. Y cuando vuelvo a ponerme el uniforme, como policía tengo que hacer cumplir la ley, pero la gente no entiende. Se lo toma a risa, como un chiste, como que no es algo grave”.

“La sensación encontrada es que sin uniforme uno a sus hijos los reta por el bien de ellos. Pero por otro lado ninguno de nosotros, los policías que tenemos hijos, entiende la forma deliberada en la que otros padres dejan salir a sus chicos a la calle. Sea mayor o menor de edad. Que no tomen conciencia”, se quejó.

“La gente lo toma como vacaciones: saca la mesa afuera para tomar mate mientras los chicos están afuera jugando a la pelota. No sé qué otro tipo de concientización hace falta. Habló el Presidente, habló el Gobernador, hablaron el jefe y el subjefe de Policía, lo hablan en todos los canales y la gente no toma dimensión de la gravedad de lo que está ocurriendo”, concluyó.

Logín