18°SAN LUIS - Martes 05 de Marzo de 2024

18°SAN LUIS - Martes 05 de Marzo de 2024

EN VIVO

Gabriel Barba asumió la conducción de la iglesia sanluiseña

Retransmitido desde la página de El Diario, con serenidad transcurrió la ceremonia en la cual el antiguo monseñor de Laferrere tomó la conducción del clero puntano, cedido por el antiguo obispo Pedro Martínez y a pedido del Papa Francisco.

Por redacción
| 11 de julio de 2020
El benemérito obispo Gabriel Barba, en su primera celebración religiosa en la provincia. Fotos: Martín Gómez.

Pasadas las 11 de la mañana, con puntualidad y serenidad, transcurrió la ceremonia en la cual monseñor Gabriel Bernardo Barba tomó la conducción del clero sanluiseño, a pedido del Papa Francisco y cedido por el antiguo obispo local Pedro Martínez.

 

Con la presencia de autoridades gubernamentales —en representación del resto que no podía acceder a la nave de la Catedral— encabezadas por el gobernador Alberto Rodríguez Saá, el intendente Sergio Tamayo y el presidente del Honorable Concejo Deliberante Carlos Ponce, referentes de otras religiones, sacerdotes, diáconos, religiosos, seminaristas y de los fieles laicos.

 

El acto se realizó entre cánticos ceremoniales y el protocolo religioso no tuvo ningún cambio que se viera afectado por las medidas sanitarias dispuestas hace meses debido al coronavirus.

 

Incluso la Catedral fue revisada el día anterior por personal especializado para dar certeza de las condiciones y confirmar el acceso a un centenar de feligreses que pudieron presenciarlo dentro de la Catedral (solo con invitación). Mientras tanto, afuera y soportando el fresco viento, el calor del canto y la fe impuesta desde sus corazones, el resto de la congregación sanluiseña pudo seguirlo mediante la transmisión de dos pantallas leds.

 

 

 

“Somos privilegiados de compartir juntos esta celebración, porque hace una semana no sabía si podía estar acá, así que por eso demos gracias al Señor”, comenzó su homilía el obispo Gabriel Barba.

 

 

Monseñor Martínez le anticipó a su sucesor “que asumirá como obispo en una linda diócesis y que la vida cristiana local tiene mucho movimiento”. También le contó que llegaba a una provincia que tiene gran influencia en el aspecto cultural y religioso, con gran devoción a San Luis Rey y a Cristo —en Renca y en la Villa de la Quebrada—.

 

Tras ser consagrado por el arzobispo metropolitano Jorge Lozano, el obispo Barba, que inició su ministerio de Pastor de la Diócesis sanluiseña en la Fiesta de San Benito Abad, primero dio la bendición general con el Evangeliario en alto y tomó la palabra.

 

“Somos privilegiados de compartir juntos esta celebración, porque hace una semana no sabía si podía estar acá (monseñor se desempeñaba en Laferrere, Buenos Aires), así que por eso demos gracias al Señor”, comenzó su homilía el nuevo obispo local.

 

Sereno, con dicción precisa y dando las pausas que necesitaba su narración, leyó el Evangelio, para dejar de recitar el papel y comentar un chat de WhatsApp que tuvo con una feligresa puntana, aún estando en Laferrere, invitándolo no solo a conocer a la feligresía provincial, sino también a disfrutar del viento chorrillero, comer un chivito y presenciar una noche cuyana con guitarreros. Le agradeció a esa mujer que no conoce, pero que con un mensaje tan claro le presentó al pueblo puntano.

 

 

 

“Tenemos que construir puentes donde haya obstáculos y llegar al otro lado con amor”. Obispo Gabriel Barba.

 

 

 

Fuera del protocolo religioso, recibió varios saludos de referentes religiosos de la ciudad, de obispos del país (mediante videos) y del Gobernador. Lejos del protocolo, Rodríguez Saá no leyó como el resto y se explayó relajado. “Hoy es un día especial para el pueblo de San Luis, por este inicio”, comenzó y contó que el viernes por la tarde lo buscó a Barba y fueron a la Villa de la Quebrada, ahí donde “de niño, caminé como un peregrino de la mano de mi mamá”, en el campo sagrado del Santo de la Quebrada, el Cristo de la Quebrada, el Señor de la Esperanza, “acá le decimos de muchas maneras”, dijo el mandatario con una sonrisa.

 

“Y ahí le pedí que bendijera nuestra amistad, la que nace entre usted y el pueblo de San Luis, y también dos milagros: que a todos nos haga más buenos, más comprensivos para alimentar esa amistad; y que finalizada la pandemia nos miremos a los ojos y nos encontremos todos. Gracias por este día y bienvenido a San Luis: que todo salga como todos ustedes sueñan”.

 

Después de celebrar la Paz, entregar la Santa Comunión, y pedir una oración por las Hermanas Benedictinas en El Suyuque “para fortalecerlas como comunidad”, el obispo Barba finalizó su esperada ceremonia.

 

Con el calor que generaban dentro de la nave las luces de toda la Catedral, ante la mirada de las efigies de Cristo en la Cruz y de San Luis Rey, patrono de la diócesis, y la satisfacción de la feligresía sanluiseña ante la nueva autoridad, el obispo Barba se despidió con una sonrisa y la mano derecha bien en alto, prodigando la bendición de la Santísima Trinidad por primera vez en San Luis. Y todos los feligreses pudieron ir en paz.

 

 

 

“Es imposible manifestar tanto cariño que me han dado, así que gracias a todos y les voy a dar una bendición especial”. Obispo Gabriel Barba.

 


LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo