5.1°SAN LUIS - Jueves 13 de Agosto de 2020

5.1°SAN LUIS - Jueves 13 de Agosto de 2020

EN VIVO

Una víctima de violencia pudo volver a su hogar en Mendoza

En Villa Mercedes, su expareja le hizo sufrir todo tipo de agresiones. El miércoles, la joven empezó una nueva vida.

Por redacción
| 02 de julio de 2020
Volver a empezar. Paula (de azul) viajó con una psicóloga. Hará cuarentena y luego podrá ver a su familia. Foto: Gentileza.

Para Paula, cruzar el puesto limítrofe de Desaguadero no solo fue la posibilidad de volver a su hogar natal en Mendoza, sino que significa el nacimiento de una segunda oportunidad para vivir tranquila y concretar sus sueños lejos del maltrato en el que estuvo atrapada en los últimos meses. La joven, que prefirió preservar su apellido, fue víctima de violencia de género en Villa Mercedes y con la ayuda de una vecina y el acompañamiento de la Secretaría de la Mujer del Municipio, el miércoles pudo pasar el arco fronterizo para regresar a su provincia.

 

Como en muchos de estos casos, el calvario arrancó disfrazado de ilusión. Hace siete meses, la chica de 19 años arribó a la ciudad de la Calle Angosta con su expareja, con quien pretendía iniciar un proyecto de vida en común. “Llegué con él y su padre. Vinimos a pasar Navidad y en Año Nuevo nos fuimos a San Martín (de donde es oriunda). Luego volvimos porque él quería vivir acá. Yo creí que era una buena idea”, relató.

 

Unos treinta días después, el hombre “comenzó a cambiar repentinamente” y empezó a mostrar su verdadero rostro: el de un agresor. Paula sufrió desde amenazas psicológicas hasta golpes y la privación de su libertad. “Me pegaba, me dejaba sin comer. Estuve como tres semanas sin alimentarme y solo una vecina me pasaba comida por una ventana”, recordó con angustia.

 

Esa mujer, del barrio Eva Perón 2, fue quien le dio refugio en su vivienda, cuando el agresor vendió "el ranchito" (así lo denomina ella) que tenían y la dejó en la calle, sin techo y sin recursos.

 

"A nosotros nos contactaron desde la Dirección de Diversidad, Género y Derechos Humanos del Municipio de San Martín. Nos costó mucho dar con ella, hasta que hicimos una visita territorial y usamos herramientas desde lo legal y lo psicoterapéutico para que se sintiera acompañada y entendida, porque son situaciones que avergüenzan mucho y son muy difíciles de asumir", contó Florencia de Haro, la psicóloga que encabeza el equipo interdisciplinario de la secretaría villamercedina.

 

 

 “Hace siete meses que no veo a mi familia. Voy a poder llevarle flores a mi papá, terminar la escuela y estudiar enfermería”. Paula.

 

 

Las profesionales del organismo iniciaron una serie de asistencias y ayudas económicas, ya que la chica no tenía trabajo, ni vestimenta, ni ningún medio para intentar volver a Mendoza.

 

"Lo que más queríamos era preservar su salud mental, porque venía muy lastimada. En general, las terapias apuntan a fortalecer a la mujer, a darle cuidados y una mejor calidad de vida emocional, que sepa que es un ser independiente, autosuficiente y puede ser un agente de cambio", explicó.

 

Sin embargo, la expareja le había quitado a Paula hasta su DNI y ella solo conservaba su partida de nacimiento. Con esa acta, pudieron iniciar las gestiones para que tenga una nueva credencial, consiguieron que el Comité de Crisis de San Luis le otorgue el permiso para egresar de la provincia y que el gobierno mendocino la autorice a ingresar.

 

Ayer al mediodía, con todos los controles sanitarios hechos por Sempro, la joven y la psicóloga viajaron en el auto oficial del intendente Maximiliano Frontera hasta Desaguadero. Allí, la esperó Gendarmería para trasladarla hasta un hotel donde deberá cumplir una cuarentena de catorce días. Recién ahí podrá reencontrarse con sus familiares, con quienes ya retomó el contacto y la esperan con ansias.

 

"Estoy feliz, porque hace siete meses que no los veo. Voy a poder ir al cementerio a llevarle flores a mi papá. Lo que más quería era volver, poder terminar la escuela y estudiar enfermería. Aunque en parte me da tristeza porque, a pesar de todo, encontré personas que fueron muy buenas conmigo", contó.

 

Cerca de las 15, la muchacha llegó al arco y después de todos los trámites, cruzó de provincia para intentar dejar atrás todos los tormentos que sufrió. "Es como si volviera a empezar", dijo.

 

 

 

 

Comentá vos tambien...