21.3°SAN LUIS - Miércoles 28 de Octubre de 2020

21.3°SAN LUIS - Miércoles 28 de Octubre de 2020

EN VIVO

El fuego artístico de una bioquímica radicada en Merlo

Con el arte como cable a tierra, Valeria Arduini recibió una mención especial en un concurso de alcance nacional.

Por redacción
| 28 de agosto de 2020
Amiga de las artes. Valeria hizo su foto mencionada en los Bomberos Voluntarios de Bolívar.

La fotografía, la música y la pintura son ramas del arte que María Valeria Arduini encontró como su cable a tierra. Bioquímica de profesión —regresó a la Villa de Merlo para ejercer—, la profesional se puso a indagar en las artes, se presentó en el concurso nacional de fotografía “Banderas en tu corazón” y recibió una mención especial por su retrato a los Bomberos Voluntarios de Bolívar, la ciudad en la que residía antes de elegir San Luis para continuar con su vida.

 

Para Valeria, el arte es un cable a tierra que le permite desconectarse de su rutina y encontrar en cada estilo un talento que creía dormido. Además, retratar junto a su cámara de fotos le permitió “mirar las cosas de otro modo, con un nuevo punto de vista y percibir mucho más”.

 

La imagen destacada en el certamen formó parte de una muestra grupal que Arduini realizó en la localidad bonaerense con sus compañeros de la escuela de fotografía a la que concurrió durante tres años. Los alumnos acompañaron a los bomberos a un simulacro masivo y Valeria encontró entre ellos a una bombera que tenía en su brazo la bandera nacional. Era la indicada para retratar. “Envié una selección de imágenes de esa muestra y una quedó como la elegida”, recordó.

 

 

 

54 menciones especiales otorgó el concurso del Ministerio de Cultura de la Nación.

 

 

La fotógrafa nació en Lomas de Zamora. Al año de vida sus padres se mudaron a Merlo y vivieron durante siete años en el pueblo. Luego decidieron regresar a Buenos Aires, pero Valeria se llevó consigo un lazo estrecho que no abandonó jamás. Su mejor amiga se quedó en San Luis y con ella las ganas de comunicarse en todo momento, primero por cartas, luego por correo electrónico, teléfono y también por redes sociales.

 

“La visitaba todos los años. En 2017 surgió la posibilidad de venir a trabajar a Merlo y a principios de 2018 me animé a viajar con mi familia y volví a mudarme. Siempre me gustó y no desaproveché la oportunidad”, recordó la fotógrafa quien también toca la guitarra, la flauta traversa, pinta y le interesa la literatura.

 

Para no perder la costumbre y seguir perfeccionándose en el rubro, Valeria encontró en Merlo la escuela de fotografía “F32” y al instante comenzó a tomar clases. En la actualidad realiza un curso de revelado digital. La artista considera que lo ideal es aprender un poco más cada día para mejorar, "ya sea en la iluminación, en el enfoque, como también tomar nuevas herramientas.

 

En Merlo aún no tuvo oportunidad de mostrar sus trabajos, pero no pierde las esperanzas de que pronto pueda hacerlo. En Bolívar montó una muestra en la que la fotografía se combinaba con la música que le gustaría traer a la provincia. “Más allá de mi perspectiva personal, las imágenes están sujetas a lo que piense el espectador. La persona se para frente a ella con los auriculares puestos y siente cómo se complementan las dos cosas. A partir de eso se manifiestan diferentes emociones”, explicó.

 

 

Comentá vos tambien...