14°SAN LUIS - Domingo 01 de Agosto de 2021

14°SAN LUIS - Domingo 01 de Agosto de 2021

EN VIVO

Homicidio en Concarán: la segunda puñalada resultó mortal

Martín Corro recibió dos cuchillazos. El primero le perforó los intestinos y el hígado y el segundo, un pulmón.

Por redacción
| 17 de junio de 2021
Juzgado Penal de Concarán. El juez Pinto subroga a la jueza Besso. Foto: El Diario.

Martín Alexis Corro fue atacado por Matías Tobares por delante y por detrás. La primera puñalada le dañó dos órganos y la segunda, otro más. Y fue esa última estocada, la que recibió por la espalda, la que resultó ser mortal. Al menos eso explicó uno de los tres forenses que realizó la autopsia del joven, que fue asesinado por el vecino de su cuñada en Concarán, porque le habría molestado el volumen de la música en lo de su vecina. 

 

El forense que declaró ayer ante el juez Jorge Pinto fue Walter Juárez de Concarán. Junto a sus colegas Alba Pereira de Villa Mercedes y Gustavo Lafourcade Durán de Multifuero, integró la junta médica ordenada por el magistrado para hacer la autopsia del hombre de 35 años, en la morgue judicial de Villa Mercedes. También estaba prevista la declaración de Pereira, pero la médica no pudo viajar hasta Concarán a causa de la intensa nevada de ayer.

 

El especialista explicó que la víctima recibió la primera estocada en el costado izquierdo de su torso, debajo de una costilla. Eso le perforó los intestinos y el hígado, refirió una fuente judicial. Fue esa herida, la que le afectó el hígado, la que le causó un shock hipovolémico, es decir un sangrado interno incontrolable que le impide al corazón bombear la sangre suficiente y que paraliza al resto de los órganos.

 

Si bien esa pérdida abundante de sangre por si sola pudo causarle la muerte, fue la segunda puñalada la que se cobró la vida de Corro, antes de que pudiera ser asistido por un médico. Esa estocada lo alcanzó en el dorsal derecho y le perforó el pulmón de ese lado, refirió el informante.

 

Aunque en un principio una fuente policial de la investigación había indicado que el arma homicida fue una navaja, de unos 12 centímetros de hoja, tras la extracción del arma, que había quedado incrustada en la espalda del hombre, quedó conformado que se trató de un cuchillo. Si bien no trascendieron las medidas exactas, sí el detalle de que es un cuchillo con una hoja y un mango tres veces más grueso que uno de mesa, como los que son usados para parrilladas.

 

Corro fue asesinado la madrugada del sábado. Él había estado reunido con su novia, en la casa de su cuñada y la pareja de ella, en el barrio Paulino Sosa. Según la declaración de esos testigos, alrededor de las cinco de la mañana, Tobares, quien vive en uno de los departamentos de ese complejo, fue hasta lo de la cuñada de la víctima para quejarse de que el volumen de la música estaba demasiado alto.

 

Ahí empezó una discusión en la que, de acuerdo al relato de los testigos, el imputado le lanzó puntazos a todos. Al único que logró herir fue a Corro, quien murió en los brazos de Agustina, su novia.

 

Comentá vos tambien...