SAN LUIS - Martes 28 de Junio de 2022

SAN LUIS - Martes 28 de Junio de 2022

EN VIVO

Lo juzgan por violar a una hija e intentar lo mismo con la otra

Una de las víctimas comenzó a ser ultrajada a los 8 años y la otra, a los 12. El fiscal pidió 20 años de cárcel.

Por redacción
| 28 de marzo de 2022
Tribunales. El hombre será juzgado por la Cámara Penal 1. El inicio del debate oral está previsto para el miércoles. Foto: Archivo.

A partir de esta semana, en la Cámara Penal 1 de Villa Mercedes comenzará el juicio que definirá el destino de C.A.F. Está detenido desde hace casi dos años por haber abusado durante años de sus hijas biológicas. A una de ellas la violó y a la otra, la abusó. El fiscal de primera instancia había pedido, en su momento, que sea condenado a 20 años de prisión.

 

El hombre de 44 años fue denunciado en enero de 2017, pero recién a principios de junio de 2020 fue detenido. Luego de estar poco más de una semana alojado en una comisaría, el juez Alfredo Cuello lo procesó y le dictó la prisión preventiva por "Abuso sexual con acceso carnal en concurso ideal con corrupción de menores, agravados por el vínculo", en perjuicio de S.F., y por "Abuso sexual con acceso carnal en grado de tentativa en concurso ideal con corrupción de menores, agravados por el vínculo" hacia L.F.

 

Por esos mismos delitos, el fiscal Maximiliano Bazla, al momento de deducir su acusación y elevarla a la Cámara, solicitó que oportunamente sea sentenciado a 20 años de prisión. Al igual que el magistrado del ex Juzgado de Instrucción 1, el funcionario tuvo en cuenta como principales elementos de prueba los relatos que las víctimas dieron en Cámara Gesell.

 

De acuerdo a lo que las chicas contaron, la primera en ser abusada fue S.F. Todo empezó entre 2008 y 2009. El acusado comenzó a manosear a su hija cuando su expareja y madre de la chiquita salía de casa para asistir a clases de italiano. Una vez a solas con la nena, el hombre la llevaba al dormitorio matrimonial.

 

A veces con su computadora y otras, con su teléfono, le mostraba videos pornográficos y le decía que eso era lo que tenía que hacer con él. Inició con subirla a su falda, como si se tratara de un juego, y más tarde comenzó a tocar sus partes íntimas y a besarla, hasta que la violó.

 

Al principio el hombre les mostraba videos pornográficos y les decía que eso tenían que hacer.

Los abusos ocurrieron en distintos lugares y fueron progresivos, señaló Bazla. Y "en todas las ocasiones venían acompañados de amenazas y extorsiones".

 

S.F. soportó todo aquello en silencio hasta octubre de 2016, cuando descubrió que su hermana sufría los mismos ultrajes. La nena le reprochó lo que hacía con su hermana y el acusado le respondió, según lo relatado en Cámara Gesell, que él "no le había puesto un revólver en la cabeza" para tocarla.

 

L.F. narró que su padre se aprovechaba de ella cuando su madre no estaba en casa. Solía meterse en su cama, mostrarle videos pornográficos y manosearla. La nena relató que en una ocasión la llevó en moto hasta un descampado y allí también la tocó en sus partes íntimas.

 

"La declaración de las menores, además de ser una descripción de sus propias vivencias, lo es también de lo que le ocurría a la otra menor. Las circunstancias que llevaron a las dos a poder confrontar a su victimario, esto es el apoyo entre hermanas, el querer que no le pase más a la otra, y el miedo que le dio el embarazo de la madre, pues traería una nueva víctima al mundo", argumentó el fiscal en su acusación.

 

Comentá vos tambien...