15°SAN LUIS - Viernes 01 de Julio de 2022

15°SAN LUIS - Viernes 01 de Julio de 2022

EN VIVO

La obra de refacción de la Catedral tiene un 90 por ciento de avance

Ya retiraron los muros que se habían dispuesto de cara a los trabajos estructurales. Solo restan detalles estéticos.

Por redacción
| 19 de mayo de 2022
Edificio. Las intervenciones arquitectónicas, que guardan un valor cultural, se pueden apreciar con más detalle. Foto: Héctor Portela.

La mirada de los niños hace nuevas todas las cosas. Así, con esa capacidad de sorpresa, los puntanos volvieron a ver la fachada de la iglesia Catedral sin obstrucciones visuales. Tras exhibir por varios años un muro que tapaba el ingreso principal, finalmente muestra su estructura tradicional, con algunas modificaciones. La obra, que refacciona los alrededores del atrio ya tiene el 90% de avance. Solo restan detalles mínimos.

 

“Faltan muy pocos días para que concluya. Se piensa que la semana que viene, si todo está en condiciones, se podría inaugurar. Quedan algunas cuestiones mínimas, alguna pintura, por ejemplo. Es muy poco lo que resta”, señaló el actual párroco Rafael Espejo.

 

 

El templo puntano fue declarado monumento histórico el 7 de enero de 1975.

 

 

El templo mayor de la feligresía, que en noviembre cumple 125 años, traspasa los límites de fe. Comprende una obra arquitectónica que forma parte del devenir cultural de la provincia. De hecho, el 7 de enero de 1975 la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos declaró monumento histórico al solar donde se alza la iglesia.

 

Para 2014 iniciaron una serie de trabajos que tuvieron el objetivo de reforzar los cimientos tras advertir una falla de tipo estructural. Entre 2015 y 2016 continuaron algunas tareas, mientras que en 2017 y 2018 paralizaron las proyecciones. En 2019 retomaron los trabajos. Esta primera etapa de arreglos se materializó con el aporte de la comunidad católica.

 

En noviembre del año pasado, iniciaron la revaloración de la fachada, en un esfuerzo conjunto entre el Gobierno de la Provincia y la Comisión Técnica de la Iglesia. Hubo una contribución de tiempo, dedicación y administración muy importante por parte de los sacerdotes David Picca y del expárroco Daniel Pérez.

 

“Esto se hizo en dos etapas. Primero se concretaron estudios, ya que las columnas se empezaron a agrietar. Analizaron cuestiones de suelo; vinieron ingenieros civiles y arquitectos. El primer arreglo fue en el cimiento de las columnas, que es lo que no se ve. Se realizó una especie de encadenado por debajo, es decir, se submuró y fortaleció el cimiento que ya existía. Lo hizo una empresa de Córdoba que se dedica a la mantención, cuidado y belleza de los templos”, explicó el sacerdote Espejo.

 

 

La Catedral no es un bien de los curas ni de los católicos, es de toda la provincia. Es un patrimonio cultural". Rafael Espejo, párroco de la Catedral.

 

 

La segunda parte es la que está a punto de inaugurarse. El Gobierno se interesó en colaborar y monseñor Gabriel Barba accedió a trabajar mancomunadamente. Si bien las intervenciones devolvieron el aspecto tradicional del templo, también hubo anexos actuales.

 

Para graficar, se colocó una reja que cubre todo el sector exterior del atrio, replantearon las escalinatas, agregaron escalones nuevos, entre otras acciones. Se trató de un avance complicado porque, en lo que respecta a las escaleras, por ejemplo, ya no existen tantas personas que se dediquen a cortar piedras, lo que generó un plus de dificultades. Hubo una minuciosa selección de las tonalidades del material. En un sector del suelo quedó un recuadro que exhibe el piso original, como una rememoración a la etapa fundacional.

 

En las columnas trabajaron detalles con luces; también se desarrollaron acciones sobre la baranda de acceso para silla de ruedas. Lo que resta, son arreglos en las dos últimas columnas que dan hacia calle Pringles. Eso conforma un trabajo específico por parte de especialistas, que manipulan químicos y productos especiales. Refiere a una cuestión estrictamente estética.

 

Otro de los avances más recientes alude al campanario, que se puso en funcionamiento en marzo. Volvió a marcar sus melodías tras cerca de 6 años de interrupción; temían que las vibraciones afectaran a la estructura del templo. Un técnico brindó su servicio, prácticamente sin cobrar, para que las campanas volvieran a anunciar las misas.

 

MM

 

Comentá vos tambien...