20°SAN LUIS - Jueves 11 de Agosto de 2022

20°SAN LUIS - Jueves 11 de Agosto de 2022

EN VIVO

Carolina Sá nadó en el Espejo de Agua por los veteranos de Malvinas

Hizo 750 metros en 18 minutos. En la orilla la esperaron los veteranos y una ambulancia que tomó su ritmo cardíaco.

Por redacción
| 27 de junio de 2022
Nadadora. Carolina Sá nada en aguas abiertas y frías para homenajear a los excombatientes. Foto: Juan Andrés Galli.

Carolina Sá era triatlonista, tiene 50 años, nació en Córdoba pero vive en La Rioja. A los 24 años fue atropellada por un trolebús, lo que le provocó la discapacidad de más del 40% del brazo y pierna derechos. Pero tuvo fe de que volvería a entrenar y practicar el deporte que tanto le gustaba. Por eso, hace unos 9 años inició un desafío: nadar en lagos y diques llevando en su espalda una Bandera argentina firmada por los veteranos de Malvinas para homenajearlos. Este domingo a las 16:30 se sumergió en el Espejo de Agua, recorrió 750 metros en 18 minutos con el agua a una temperatura de 9 grados y concretó otra hazaña.

 

Foto: Juan Andrés Galli.

 

El público, las organizaciones, algunos funcionarios y los excombatientes de la Asociación Veteranos de Guerra de Malvinas la esperaron emocionados en la orilla. Ellos recibieron el paño celeste y blanco. Minutos antes de que la mujer ingresara al agua, paracaidistas bajaron con la insignia patria. Luego ella se colocó un salvavidas reglamentario y comenzó a nadar por el embalse. En la superficie, una ambulancia del Sistema de Emergencias Médicas Provincial (Sempro) la esperó para tomarle la presión, la temperatura, el ritmo cardíaco y todos los signos vitales. "Fue una emoción muy grande, no hay palabras para agradecerle este homenaje", reconoció Daniel Ponce, titular de la asociación.

 

Foto: Juan Andrés Galli.

 

La idea surgió por un comentario de Iñaki, su hijo mayor. Cuando tenía 9 años y entrenaba como nadador de aguas frías (NAF), le preguntó a su mamá por qué no hacía algo por la Patria, que era un concepto que la mujer siempre les inculcó a él y a su hermano Imanol. "Siempre eduqué a mis hijos enseñándoles nuestros valores patrios, quiénes fueron nuestros próceres y nuestros veteranos de guerra. Y él me dice desde el agua: 'Mamá, ¿y vos qué haces por la Patria?'. Respondí que nada. Y entonces redobló la apuesta: 'Vos nadás, podés hacerlo con una Bandera y mostrémosle a todos que ellos merecen un homenaje'. No fue por los 40 años, esto viene de mucho antes", detalló la mujer.

 

Foto: Juan Andrés Galli.

 

Además, recordó que en el momento del accidente la operaron y le colocaron un injerto para reconstituirle el brazo. "Quedé con la cabeza inclinada hacia el hombro derecho y ese brazo encogido, apenas movía los dedos y a la pierna la sujeto con una ortesis (un apoyo para sostenerla), duermo con una fija y tengo otra para caminar. El doctor me explicó que no iba a volver a mover el brazo y yo le decía que sí lo haría. Estuve cuatro años así", contó. Luego relató: "Un día había ido a un dique en Córdoba, estaba en la orilla y veía a un nene chiquito que le tiraba un palito a su perrito, el animalito iba a buscarlo y volvía; en un momento los dos se metieron al agua y no salían, entonces me tiré a sacarlos. Metí al niño debajo de mi brazo encogido, lo saqué y volví por el perro. Soy muy creyente y sentí que era una señal de Dios, que me decía: 'Dejá de llorar y hacé lo que te gusta'. Desde ese momento volví a entrenar, a nadar en aguas abiertas y frías. Hoy abro el brazo, nado, con mis limitaciones, pero sin ningún problema", contó con los ojos llenos de lágrimas.

 

Foto: Juan Andrés Galli.

 

Carolina asegura que todos sus logros se deben al apoyo de su familia. "Soy divorciada del padre de mis hijos y estoy casada con mi primer novio, el de los 16 años, la persona con la que después de 24 años de distanciamiento nos volvimos a elegir," destacó.

 

 

El año que viene quiere nadar en la Antártida y en Malvinas. "Creo que será en febrero o marzo. Pero esto no termina ahí, lo voy a seguir haciendo hasta que mi cuerpo diga basta", aseguró.

 

Carolina es profesora de natación. "Nadar es mi vida, no me importa si es una pileta o un estanque, lo hago con amor, eso me llena el alma", expresó en el cierre.

 

Foto: Juan Andrés Galli.

 

Comentá vos tambien...