13°SAN LUIS - Sabado 13 de Abril de 2024

13°SAN LUIS - Sabado 13 de Abril de 2024

EN VIVO

Otra vez volvió a llover dentro de la terminal de ómnibus de Villa Mercedes

El agua afectó al sector este. Se generó porque habían retirado las canaletas de desagüe para arreglarlas. Los boleteros aseguran que es la tercera vez que sucede.

Por redacción
| 26 de enero de 2018
El agua caía constantemente y los boleteros respondieron con baldes y trapos. Foto: Juan Andrés Galli

La lluvia del jueves, que comenzó cerca del mediodía, no fue intensa pero complicó a todos en la terminal de ómnibus. El sector de las boleterías, del lado este, sufrió filtraciones importantes al punto de que algunas empresas tuvieron que suspender y demorar la atención al público. Según informó el responsable del edificio Juan Pablo García, el ingreso de agua obedeció a que la semana pasada la empresa que realiza mantenimiento quitó las canaletas de desagüe para repararlas. 

 

El ingreso del agua por diferentes sectores del techo obligaba ayer a los empleados de las empresas que venden pasajes a tener que sacar el agua con trapos o colocar baldes en las cascadas para no generar la pérdida de algún elemento de trabajo.

 

“Estamos en proceso de reparación. Es una pena que justo haya sucedido esto. La empresa adjudicada en el servicio de los arreglos comenzó con los trabajos la semana pasada y se llevaron las canaletas para reparar. Le solicitamos al encargado de la obra que programe las tareas en base al pronóstico, pero no lograron terminar a tiempo”, explicó García.

 

Además de las boleterías, hubo otros sectores en donde las pérdidas fueron más leves pero dificultó el paso de la gente. El cielorraso está muy dañado, producto de la fuerte tormenta que ocurrió a fines de diciembre del año pasado. El funcionario aclaró que “una de las primeras tareas que le pedimos a la empresa encargada es que lleve adelante la reparación en el cielorraso”.

 

Ante la constante caída de agua, que bajaba desde la pared hasta cortar en los marcos de las puertas y las ventanillas, los boleteros se arreglaron como pudieron poniendo baldes, trapos de piso y haciendo ingresar a la gente adentro para no suspender la actividad. “Hace varios meses que nos dijeron que iban a solucionar este problema y todavía no vemos ningún resultado, es imposible trabajar así pero tratamos de atender como podemos”, comentó Gabriela Benzaquen, vendedora de la empresa de transporte urbano “Sol Bus”. Y añadió:

 

“Seguiremos atendiendo así porque la gente no tiene la culpa de estos problemas, el usuario necesita viajar y gracias a Dios son comprensivos”.

 

Felicita Alcaraz, vendedora de la agencia “Vía Bariloche” confesó que en la tormenta anterior sufrieron la rotura de un monitor y un estabilizador de tensión. "Es asqueroso el olor que nos queda en la oficina, el agua cae marrón con olor a los bichos que hay en el techo”, contó. 

 

Ese local es el que más fue afectado y la encargada tuvo que cubrir la ventanilla con nylon para cortar el ingreso del agua. “Es una pérdida económica muy grande, no vendemos casi nada porque la gente ve el local cerrado. Yo me paro en la puerta pero lo mismo esta situación impide la venta de pasajes”, añadió.
 

 

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo