12°SAN LUIS - Sabado 01 de Octubre de 2022

12°SAN LUIS - Sabado 01 de Octubre de 2022

EN VIVO

La Cámara de Senadores aprobó la Ley de Dislexia

Las obras sociales locales ahora deberán dar una cobertura completa y las escuelas tendrán que capacitar a los docentes.  

Por redacción
| 17 de octubre de 2018
El paso que faltaba. Senadores dio la aprobación en una sesión que se vivió con mucha emoción.

Las legisladoras secaron sus lágrimas con sus pañuelos, y sus compañeros varones frenaron su procesión interna con varios sorbos de agua. Fue, por lejos, la sesión de la Cámara de Senadores de San Luis más emotiva del año, porque dieron el visto bueno a la Ley de Dislexia y adhirieron a la norma nacional. Desde ahora, las obras sociales locales deberán dar cobertura completa y las escuelas deberán estar preparadas para recibir a los alumnos con esta condición. Todo llegó a buen fin y la gran emoción de las familias, que seguían el debate desde los palcos del segundo piso de la Legislatura, se extendió a los hombres y mujeres que debatían en el recinto. "Nos han contagiado su emoción", les dijo el vicegobernador, Carlos Ponce.

 

A las 12:29 arrancó la sesión, y la senadora por el Departamento Belgrano, Mabel Leyes, pidió adelantar el punto 5 del orden del día para analizarlo y debatirlo. Era, precisamente, el proyecto relacionado a los padecimientos de los chicos con dislexia que había llegado a la Cámara Alta provincial con media sanción por parte de Diputados.

 

Todos sabían de qué se trataba el proyecto. La diputada Sonia Del Arco lo había reimpulsado hacía meses (la primera vez que lo presentó fue en 2017) y apoyado en la Ley Nacional de Dislexia. El estudio del articulado fue más veloz. A su vez, en julio, los senadores obtuvieron más información tras reunirse con padres de chicos con esa patología y los profesionales que los atienden. Solo restaba agregarle a la norma diversos aspectos relacionados al ámbito provincial.

 

Según el texto que aprobó ayer la Legislatura sanluiseña, ahora los centros educativos privados y públicos tendrán que adaptar su enseñanza a estudiantes con dislexia, cualquiera sea su edad. Otro artículo clave implica que todos los docentes sean entrenados para detectar ese padecimiento, la forma de contener los alumnos, incluirlos y enseñarles cada una de las asignaturas de la currícula. El chico con dislexia tiene, según la ley, el derecho a aprender a la par de sus compañeros de grado o curso. 

 

"La presente ley establece como objetivo prioritario garantizar el derecho a la educación de los niños, niñas, adolescentes y adultos que presentan Dificultades Específicas del Aprendizaje (DEA), como también la formación profesional en su detección temprana, diagnóstico y tratamiento; su difusión y el acceso a las prestaciones", decreta el texto aprobado ayer, por unanimidad, en Senadores.

 

En otro segmento de la Ley de Dislexia, un párrafo clave y fundamental -sobre todo para los padres- indica que las obras sociales sanluiseñas tendrán que dar cobertura a afiliados con este trastorno del aprendizaje: hasta ayer solo las mutuales nacionales cobijaban a chicos o jóvenes con este problema de salud. Según revelaron los papás, las mutuales puntanas les exigían como requisito un certificado de discapacidad de sus niños para, por fin, darles algún tipo de respaldo. Eso ya no sucederá. Tampoco las prepagas con asiento o seccional en San Luis podrán mirar para otro lado.También estarán obligadas, según la ley, a dar cobertura sin pagos extra ni plus o coseguros. Los chicos con dislexia necesitan trabajar con psicopedagogos, psicólogos y fonoaudiólogos para poder mejorar su rendimiento escolar.

 

"San Luis adhiere a la Ley Nacional de Dislexia, cuya autoridad de aplicación será nuestro Poder Ejecutivo provincial. Estamos muy contentos, muy emocionados. Los padres vinieron, también los alumnos, con este problema dentro del aprendizaje que, bien acompañado por especialistas, ellos pueden superar, estudiar y aprender", expresó la senadora Leyes.

 

"Nosotros conversamos con profesionales que atienden estas patologías, con gente que la sufrió y con los papás de chicos con dislexia. A partir de ahora tendrán la cobertura de sus mutuales, obras sociales o prepagas. Y lo más importante será que los docentes de todas las escuelas de la provincia serán capacitados. Es clave su rol para captar el problema en los chicos. Es algo fundamental porque los niños con ese trastorno sufren mucho, al igual que sus padres", agregó la legisladora.

 

 

Un mediodía inolvidable

 

Al culminar la sesión, dos papás reflejaron su satisfacción en diálogo con El Diario de la República. "La sociedad, el sistema educativo y el sistema de salud provincial necesitaban esta ley, el apoyo y la adhesión. Golpeamos las puertas y fuimos escuchados. Hoy San Luis adhirió a la Ley de Dislexia y los que padecemos esta alteración recibiremos nuestra cobertura médica. Los docentes estarán capacitados para tratar a un chico con este problema y tendremos que armar proyectos de aprendizaje. Porque los disléxicos tenemos el derecho de aprender, de otra manera, pero el derecho a aprender", señaló emocionado Fabio Zavala, un kinesiólogo puntano que es disléxico, al igual que su hijo.

 

"Quiero agradecerles a todos ustedes, los periodistas, porque nos ayudaron a ser escuchados; empujaron mucho junto a nosotros. También a la diputada Sonia del Arco que impulsó el proyecto. Al resto de los diputados y senadores que nos escucharon. También al Gobernador. Ahora, esta ley incluye a todos los chicos. Ellos eran los que tenían que ser escuchados porque son muchas las falencias en San Luis en cuanto a la detección y tratamiento de este problema", relató María Ina Pereyra, mamá de un chico disléxico. Y continuó: "Actualmente los maestros no reciben ninguna capacitación, entonces no pueden entender a un pequeño con dislexia. Son chicos que no escriben lo que está en el pizarrón, que no hacen la tarea o que se levantan del banco permanentemente; pero, al tomarles los contenidos de manera oral, ellos sí dan las clases y rinden los objetivos. Con un poco de paciencia y con otro modo de enseñanza, los chicos salen adelante", concluyó Pereyra que aún secaba sus lágrimas de emoción. No le importó que su maquillaje se desdibujara. Su sonrisa lo compensaba todo.

 

Comentá vos tambien...