eldiariodelarepublica.com
Brasil: Bolsonaro y Haddad, con la mira en la segunda vuelta

Escuchá acá la 90.9
X

Brasil: Bolsonaro y Haddad, con la mira en la segunda vuelta

El ultraderechista reanudó su campaña en las redes sociales y el candidato de izquierda visitó a Lula.

El candidato ultraderechista a la Presidencia de Brasil, Jair Bolsonaro, reanudó ayer su campaña en las redes sociales tras haber quedado en una buena posición para ganar el balotaje del 28 de octubre frente al izquierdista Fernando Haddad, un resultado celebrado con fuerza por los mercados.

"Reducir el número de ministerios, eliminar y privatizar empresas estatales y descentralización del poder dando más fuerza económica a los estados y municipios", proclamó en Twitter el candidato del Partido Social Liberal (PSL), retomando su activa campaña en redes sociales tras obtener 46,03% de los votos el domingo.

En tanto, Haddad voló al sur, a Curitiba, para reunirse con el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011), que cumple una pena a 12 años de prisión por corrupción y lavado de activos.

Los dos dirigentes pasaron tres horas reunidos diseñando la estrategia para un complejo segundo turno, en la cárcel donde el ex mandatario ocupa una celda de 15 metros cuadrados desde abril.

"Voy a conversar con las fuerzas democráticas del país, representadas por algunas candidaturas como la de Ciro Gomes (centroizquierda), y Guilherme Boulos (izquierda), así como también con gobernadores”, dijo Haddad en conferencia de prensa al término del encuentro.

El candidato del Partido de los Trabajadores (PT), que obtuvo el 29,28% de los sufragios y logró salvar sobre la hora a la formación izquierdista de una debacle histórica, agregó: "Tenemos interés en que las fuerzas democráticas estén unidas en torno a este proyecto”.

Una de las claves para acortar distancias con Bolsonaro puede procurársela Gomes, del Partido Democrático Laborista (PDT), que fue ministro de Integración Nacional de Lula y consiguió 12,5% de los votos.

Gomes dijo que discutiría con los líderes del PDT la posición para la segunda vuelta, pero adelantó un posible apoyo: "Haré lo que hice toda mi vida, que es luchar por la democracia y contra el fascismo".

Pese a la diferencia en los votos, el ex alcalde de Sao Paulo se mostró satisfecho. "Creo que fue un logro colocar, con 22 días de campaña, a un candidato con casi 30% de los votos válidos", afirmó en Curitiba.

Tanto Haddad como Bolsonaro  también buscarán el apoyo dentro del 20,3% de los ciudadanos con derecho a voto que se abstuvo el domingo.

Sin embargo, con la bendición de los mercados, las influyentes iglesias evangélicas, y con su partido convertido en la segunda fuerza en el Congreso, Bolsonaro primero deberá luchar contra sus elevados índices de rechazo, de 45% según la encuestadora Datafolha, cosechados a lo largo de una carrera plagada de declaraciones misóginas, homófobas y racistas, además de su reivindicación de la dictadura militar.

Durante las tres semanas que restan para la segunda vuelta, también están previstos en la televisión seis debates.

Bolsonaro estuvo ausente en la mayoría de los debates debido a que se recuperaba del ataque de arma blanca que sufrió en un acto de campaña, pero ayer dijo que está "en condiciones" de volver para "debatir con el PT y decir que nadie lo quiere de vuelta".

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Brasil: Bolsonaro y Haddad, con la mira en la segunda vuelta

El ultraderechista reanudó su campaña en las redes sociales y el candidato de izquierda visitó a Lula.

Balotaje. En primera vuelta Bolsonaro ganó con el 46,03% de los votos. Haddad obtuvo el 29,28%. Foto: AFP-NA.

El candidato ultraderechista a la Presidencia de Brasil, Jair Bolsonaro, reanudó ayer su campaña en las redes sociales tras haber quedado en una buena posición para ganar el balotaje del 28 de octubre frente al izquierdista Fernando Haddad, un resultado celebrado con fuerza por los mercados.

"Reducir el número de ministerios, eliminar y privatizar empresas estatales y descentralización del poder dando más fuerza económica a los estados y municipios", proclamó en Twitter el candidato del Partido Social Liberal (PSL), retomando su activa campaña en redes sociales tras obtener 46,03% de los votos el domingo.

En tanto, Haddad voló al sur, a Curitiba, para reunirse con el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011), que cumple una pena a 12 años de prisión por corrupción y lavado de activos.

Los dos dirigentes pasaron tres horas reunidos diseñando la estrategia para un complejo segundo turno, en la cárcel donde el ex mandatario ocupa una celda de 15 metros cuadrados desde abril.

"Voy a conversar con las fuerzas democráticas del país, representadas por algunas candidaturas como la de Ciro Gomes (centroizquierda), y Guilherme Boulos (izquierda), así como también con gobernadores”, dijo Haddad en conferencia de prensa al término del encuentro.

El candidato del Partido de los Trabajadores (PT), que obtuvo el 29,28% de los sufragios y logró salvar sobre la hora a la formación izquierdista de una debacle histórica, agregó: "Tenemos interés en que las fuerzas democráticas estén unidas en torno a este proyecto”.

Una de las claves para acortar distancias con Bolsonaro puede procurársela Gomes, del Partido Democrático Laborista (PDT), que fue ministro de Integración Nacional de Lula y consiguió 12,5% de los votos.

Gomes dijo que discutiría con los líderes del PDT la posición para la segunda vuelta, pero adelantó un posible apoyo: "Haré lo que hice toda mi vida, que es luchar por la democracia y contra el fascismo".

Pese a la diferencia en los votos, el ex alcalde de Sao Paulo se mostró satisfecho. "Creo que fue un logro colocar, con 22 días de campaña, a un candidato con casi 30% de los votos válidos", afirmó en Curitiba.

Tanto Haddad como Bolsonaro  también buscarán el apoyo dentro del 20,3% de los ciudadanos con derecho a voto que se abstuvo el domingo.

Sin embargo, con la bendición de los mercados, las influyentes iglesias evangélicas, y con su partido convertido en la segunda fuerza en el Congreso, Bolsonaro primero deberá luchar contra sus elevados índices de rechazo, de 45% según la encuestadora Datafolha, cosechados a lo largo de una carrera plagada de declaraciones misóginas, homófobas y racistas, además de su reivindicación de la dictadura militar.

Durante las tres semanas que restan para la segunda vuelta, también están previstos en la televisión seis debates.

Bolsonaro estuvo ausente en la mayoría de los debates debido a que se recuperaba del ataque de arma blanca que sufrió en un acto de campaña, pero ayer dijo que está "en condiciones" de volver para "debatir con el PT y decir que nadie lo quiere de vuelta".

Logín