eldiariodelarepublica.com
Una guerra sin fin: la basura llegó hasta la Circunvalación

Escuchá acá la 90.9
X

Una guerra sin fin: la basura llegó hasta la Circunvalación

En el tramo que conecta la autopista Nº 55 con la ruta Nº 2, que va a Juan Llerena, la gente bañó las banquinas con sus residuos, dos kilómetros antes de llegar al Centro de Disposición Final.

El combate contra los basurales clandestinos pareciera nunca acabar. Aunque han erradicado decenas de focos dentro de la ciudad, los residuos han empezado a inundar las banquinas de la avenida Circunvalación. En el tramo entre la autopista provincial Nº 55, que llega hasta Merlo, y la ruta Nº 2, camino a Juan Llerena, el personal de Servicios Públicos detectó que algunos vecinos que trasladaban sus desechos al Centro de Disposición Final se quedaron a mitad de camino y bañaron los costados de la autovía con plásticos, bolsas, desperdicios y electrodomésticos rotos. Las máquinas comenzaron la limpieza anteayer y sacaron cincuenta camionadas completas.

"Lo detectamos porque es el camino que hacen los camiones recolectores para llevar los residuos al predio. Hay un canal secundario de riego con una entrada donde siempre ha habido basura. Es la cuarta vez que lo levantamos, pero hoy encontramos que tiene más de mil metros", describió Daniel Desotti, el secretario del área.

En los costados de la calzada descansan botellas, restos de lavarropas y heladeras, calzado viejo, bolsas, cartones, pañales, entre otros, lo que hace presumir que son desechos domiciliarios.

"La gente busca ir al centro de disposición, pero no llegan y se desprenden de su basura un kilómetro y medio, o dos, antes. Estamos mucho más lejos de la ciudad que del lugar donde deben depositarlo. Es lamentable que hagan kilómetros hasta el predio y la tiren antes de llegar", manifestó el secretario.

Resulta contradictorio que los vecinos arrojen sus desechos en cualquier sitio descampado cuando el 97 por ciento de la ciudad cuenta con el servicio de recolección, en algunas zonas el camión pasa de lunes a viernes, en otros con menor frecuencia y hay barriadas que poseen contenedores que el mismo Municipio se encarga de vaciar.

(Erradicación. Con retroexcavadoras despegaron la suciedad y los camiones bateas se la llevaron)

El operativo arrancó anteayer y demandó retroexcavadoras para despegar la suciedad del piso y camiones bateas para cargarla.

La Circunvalación conecta rutas nacionales como la Nº 7 o la Nº 8 y las acciones irresponsables de arrojar desperdicios en sus banquinas dejan una mala impresión para quienes transitan por allí. "Pasa mucha gente hacia otros lugares y lamentablemente tenemos esa basura. Hablamos con la gente del Ente Control de Rutas y como no tuvimos respuesta, lo minimizamos nosotros. Cerramos algunas entradas al canal con montañas de tierra para que nadie ingrese a tirar", indicó Desotti.

El accionar irresponsable es plausible de una multa, pero como lo hacen fuera del ejido urbano evaden con mayor facilidad a las patrullas. Aún así, Desotti recordó que han logrado pillar a carritos y vehículos a través de denuncias con fotos que dejan ver las patentes.

En el radio urbano aún quedan cerca de seis sitios que los vecinos se han empeñado en convertir en basurales. La Costanera, desde 9 de Julio hasta Amaro Galán, es el más extenso que erradicaron y que quedó cerrado con montículos para que no dejen desperdicios. Los demás están en Centenario y Amaro Galán; en las afueras de La Ribera, sobre la ruta 2B y en los extremos de los barrios Jardín del Sur y Feliciano Sarmiento.

 

 

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Una guerra sin fin: la basura llegó hasta la Circunvalación

En el tramo que conecta la autopista Nº 55 con la ruta Nº 2, que va a Juan Llerena, la gente bañó las banquinas con sus residuos, dos kilómetros antes de llegar al Centro de Disposición Final.

Inexplicable. Los vecinos irresponsables frenaron casi 2 kilómetros antes de toparse con el predio habilitado para dejar su mugre. Fotos: Chiche Herrera.

 

El combate contra los basurales clandestinos pareciera nunca acabar. Aunque han erradicado decenas de focos dentro de la ciudad, los residuos han empezado a inundar las banquinas de la avenida Circunvalación. En el tramo entre la autopista provincial Nº 55, que llega hasta Merlo, y la ruta Nº 2, camino a Juan Llerena, el personal de Servicios Públicos detectó que algunos vecinos que trasladaban sus desechos al Centro de Disposición Final se quedaron a mitad de camino y bañaron los costados de la autovía con plásticos, bolsas, desperdicios y electrodomésticos rotos. Las máquinas comenzaron la limpieza anteayer y sacaron cincuenta camionadas completas.

"Lo detectamos porque es el camino que hacen los camiones recolectores para llevar los residuos al predio. Hay un canal secundario de riego con una entrada donde siempre ha habido basura. Es la cuarta vez que lo levantamos, pero hoy encontramos que tiene más de mil metros", describió Daniel Desotti, el secretario del área.

En los costados de la calzada descansan botellas, restos de lavarropas y heladeras, calzado viejo, bolsas, cartones, pañales, entre otros, lo que hace presumir que son desechos domiciliarios.

"La gente busca ir al centro de disposición, pero no llegan y se desprenden de su basura un kilómetro y medio, o dos, antes. Estamos mucho más lejos de la ciudad que del lugar donde deben depositarlo. Es lamentable que hagan kilómetros hasta el predio y la tiren antes de llegar", manifestó el secretario.

Resulta contradictorio que los vecinos arrojen sus desechos en cualquier sitio descampado cuando el 97 por ciento de la ciudad cuenta con el servicio de recolección, en algunas zonas el camión pasa de lunes a viernes, en otros con menor frecuencia y hay barriadas que poseen contenedores que el mismo Municipio se encarga de vaciar.

(Erradicación. Con retroexcavadoras despegaron la suciedad y los camiones bateas se la llevaron)

El operativo arrancó anteayer y demandó retroexcavadoras para despegar la suciedad del piso y camiones bateas para cargarla.

La Circunvalación conecta rutas nacionales como la Nº 7 o la Nº 8 y las acciones irresponsables de arrojar desperdicios en sus banquinas dejan una mala impresión para quienes transitan por allí. "Pasa mucha gente hacia otros lugares y lamentablemente tenemos esa basura. Hablamos con la gente del Ente Control de Rutas y como no tuvimos respuesta, lo minimizamos nosotros. Cerramos algunas entradas al canal con montañas de tierra para que nadie ingrese a tirar", indicó Desotti.

El accionar irresponsable es plausible de una multa, pero como lo hacen fuera del ejido urbano evaden con mayor facilidad a las patrullas. Aún así, Desotti recordó que han logrado pillar a carritos y vehículos a través de denuncias con fotos que dejan ver las patentes.

En el radio urbano aún quedan cerca de seis sitios que los vecinos se han empeñado en convertir en basurales. La Costanera, desde 9 de Julio hasta Amaro Galán, es el más extenso que erradicaron y que quedó cerrado con montículos para que no dejen desperdicios. Los demás están en Centenario y Amaro Galán; en las afueras de La Ribera, sobre la ruta 2B y en los extremos de los barrios Jardín del Sur y Feliciano Sarmiento.

 

 

 

Logín