Escuchá acá la 96.3
X

Siete localidades puntanas ya prohibieron la pirotecnia

Merlo y La Punta son las primeras que la legislaron. En todos los casos, la resistencia a la normativa fue baja, por lo que la aplicación se dio de manera natural. El objetivo es alcanzar una ley provincial. 

Van por la prohibición total. Eso es lo que buscan las diferentes asociaciones involucradas en una cruzada contra el uso de la pirotecnia y algunos legisladores que acompañan la causa que preserva los derechos de algunos sectores vulnerables a los ruidos. En la provincia, hasta el momento, hay solo siete localidades que desde hace algunos años dejaron de usar los estridentes sonidos que emiten los fuegos artificiales durante las fiestas de fin de año. Se podrían sumar dos más: la ciudad de San Luis desde fines de noviembre tiene su legislación y Potrero de los Funes trabaja en una. 

Las experiencias en algunos de los municipios más pequeños de la provincia que ya prohíben los cohetes ruidosos aseguran que en todos los casos fue positiva. Hubo un aumento en la toma de conciencia, cada vez son más los que piensan en las consecuencias nefastas para sus vecinos y el medio ambiente en general. Esto sin contar los peligros que conlleva su uso en cuanto a la salud de quienes manipulan pirotecnia y quienes los rodean.  

Según el relevamiento realizado por El Diario, el consumo de fuegos artificiales en los últimos años bajó de manera considerable, y a las causas hay que buscarlas por el lado de la pérdida del poder adquisitivo en manos de la inflación. También hay un cambio de hábitos en las personas, que de a poco se van dando cuenta de los peligros; y, por supuesto, también ayudan las regulaciones impuestas en las localidades adheridas al lema "Pirotecnia cero".

 

 

En 2012, Merlo prohibió su uso y se convirtió en pionera. El concejal del bloque Todos Unidos, Gastón Fonseca, destacó que entre las principales razones está que la idiosincrasia del lugar siempre estuvo muy asociada al cuidado del ambiente y la protección de la calidad de vida, por lo que no fue raro que estuviera entre las primeras localidades que adhirió a la ley que ya existe a nivel nacional. "Solo un sector minoritario impuso algún tipo de resistencia a la prohibición total. En esos casos tuvimos que hacer docencia con ellos", contó, y explicó que todo se dio con naturalidad. "Después de la adaptación, la baja en el consumo fue muy notable". 

Fonseca explicó que los controles se hacen desde un área que depende de la Dirección de Bromatología, que realiza guardias en las Fiestas. "Los casos de infracciones son prácticamente nulos. La gente entendió que se trata de un acto de solidaridad para con las personas enfermas y los animales", comentó, y destacó que los mayores controles se hacen en los comercios para evitar la venta clandestina. 

El caso de La Punta supera todo lo conocido. La concejal Mary Valdivieso contó que vive en el Municipio desde su fundación. Fue en 2012 cuando la normativa se puso en vigencia, aunque aseguran que nunca se usaron demasiados fuegos artificiales en épocas festivas. "Es una cuestión de educación. Nunca tuvimos problemas. Ni se vende, ni se usa pirotecnia. Entiendo que hay una cuestión de conciencia", refirió.

Por su parte, el secretario municipal de Turismo y Cultura de El Volcán, Marcos Sánchez, destacó que el entorno que los rodea y el turismo, una de las principales actividades que desarrolla la localidad, los obligó en 2015 a pensar en la posibilidad de prohibir la pirotecnia. "Lo hicimos con el conocimiento de que la medida nos obligaría a hacer un cambio cultural. Para eso nos aferramos a las campañas de concientización, que a la fecha podemos decir que tuvieron resultados positivos", expresó el funcionario.

 

Sin accidentes

En 2018, según informaron fuentes oficiales del Policlínico provincial, no se registraron víctimas por el uso de fuegos artificiales ni en Navidad ni en Año Nuevo. Esas buenas noticias fueron acompañadas por las estadísticas que se mostraban a nivel nacional, en las que la mayoría de las provincias no registraba gran cantidad de casos por quemaduras o problemas oculares. 

En la noche del 24 y la madrugada del 25 solo se registraron algunos casos por pleitos que causaron heridas leves, pero nada de pirotecnia. Para recibir el 2019, hubo 11 casos por accidentes de tránsito y ninguno vinculado al uso de fuegos artificiales.

Además, fuentes del hospital destacaron que la tendencia en baja viene desde hace algunos años, por lo que finalmente llegaron al año pasado con un tasa cero de quemados por el uso de fuegos artificiales. De todas maneras reconocieron que un tema a tratar son los accidentes de tránsito y, aunque no de manera explícita, la atención se posa sobre la ingesta de bebidas alcohólicas. 

 

Los números nacionales

El año pasado, en Córdoba, hubo un solo lesionado: un niño de 14 años a quien le explotó un bomba de estruendo en la mano. Por su parte, Santa Fe tuvo un hombre de 27 años herido por la misma causa. En cambio, en Santiago de Estero tuvieron 11 consultas que no fueron de gravedad ni requirieron intervenciones quirúrgicas. A pesar que para las estadísticas nacionales es una cifra considerablemente superior a la de otras provincias, analizaron que para la zona se trataba de un número alentador, ya que había descendido en relación a otros años.

En San Juan y Mar del Plata no registraron ninguna consulta por quemaduras. Sin embargo, destacaron la cantidad de casos por intoxicación con alcohol y otras sustancias. Será un tema para tratar de manera inmediata pero, si es sin ruidos de por medio, mejor.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Siete localidades puntanas ya prohibieron la pirotecnia

Merlo y La Punta son las primeras que la legislaron. En todos los casos, la resistencia a la normativa fue baja, por lo que la aplicación se dio de manera natural. El objetivo es alcanzar una ley provincial. 

Según el relevamiento realizado por El Diario, el consumo de fuegos artificiales en los últimos años bajó de manera considerable. Foto: Internet.

Van por la prohibición total. Eso es lo que buscan las diferentes asociaciones involucradas en una cruzada contra el uso de la pirotecnia y algunos legisladores que acompañan la causa que preserva los derechos de algunos sectores vulnerables a los ruidos. En la provincia, hasta el momento, hay solo siete localidades que desde hace algunos años dejaron de usar los estridentes sonidos que emiten los fuegos artificiales durante las fiestas de fin de año. Se podrían sumar dos más: la ciudad de San Luis desde fines de noviembre tiene su legislación y Potrero de los Funes trabaja en una. 

Las experiencias en algunos de los municipios más pequeños de la provincia que ya prohíben los cohetes ruidosos aseguran que en todos los casos fue positiva. Hubo un aumento en la toma de conciencia, cada vez son más los que piensan en las consecuencias nefastas para sus vecinos y el medio ambiente en general. Esto sin contar los peligros que conlleva su uso en cuanto a la salud de quienes manipulan pirotecnia y quienes los rodean.  

Según el relevamiento realizado por El Diario, el consumo de fuegos artificiales en los últimos años bajó de manera considerable, y a las causas hay que buscarlas por el lado de la pérdida del poder adquisitivo en manos de la inflación. También hay un cambio de hábitos en las personas, que de a poco se van dando cuenta de los peligros; y, por supuesto, también ayudan las regulaciones impuestas en las localidades adheridas al lema "Pirotecnia cero".

 

 

En 2012, Merlo prohibió su uso y se convirtió en pionera. El concejal del bloque Todos Unidos, Gastón Fonseca, destacó que entre las principales razones está que la idiosincrasia del lugar siempre estuvo muy asociada al cuidado del ambiente y la protección de la calidad de vida, por lo que no fue raro que estuviera entre las primeras localidades que adhirió a la ley que ya existe a nivel nacional. "Solo un sector minoritario impuso algún tipo de resistencia a la prohibición total. En esos casos tuvimos que hacer docencia con ellos", contó, y explicó que todo se dio con naturalidad. "Después de la adaptación, la baja en el consumo fue muy notable". 

Fonseca explicó que los controles se hacen desde un área que depende de la Dirección de Bromatología, que realiza guardias en las Fiestas. "Los casos de infracciones son prácticamente nulos. La gente entendió que se trata de un acto de solidaridad para con las personas enfermas y los animales", comentó, y destacó que los mayores controles se hacen en los comercios para evitar la venta clandestina. 

El caso de La Punta supera todo lo conocido. La concejal Mary Valdivieso contó que vive en el Municipio desde su fundación. Fue en 2012 cuando la normativa se puso en vigencia, aunque aseguran que nunca se usaron demasiados fuegos artificiales en épocas festivas. "Es una cuestión de educación. Nunca tuvimos problemas. Ni se vende, ni se usa pirotecnia. Entiendo que hay una cuestión de conciencia", refirió.

Por su parte, el secretario municipal de Turismo y Cultura de El Volcán, Marcos Sánchez, destacó que el entorno que los rodea y el turismo, una de las principales actividades que desarrolla la localidad, los obligó en 2015 a pensar en la posibilidad de prohibir la pirotecnia. "Lo hicimos con el conocimiento de que la medida nos obligaría a hacer un cambio cultural. Para eso nos aferramos a las campañas de concientización, que a la fecha podemos decir que tuvieron resultados positivos", expresó el funcionario.

 

Sin accidentes

En 2018, según informaron fuentes oficiales del Policlínico provincial, no se registraron víctimas por el uso de fuegos artificiales ni en Navidad ni en Año Nuevo. Esas buenas noticias fueron acompañadas por las estadísticas que se mostraban a nivel nacional, en las que la mayoría de las provincias no registraba gran cantidad de casos por quemaduras o problemas oculares. 

En la noche del 24 y la madrugada del 25 solo se registraron algunos casos por pleitos que causaron heridas leves, pero nada de pirotecnia. Para recibir el 2019, hubo 11 casos por accidentes de tránsito y ninguno vinculado al uso de fuegos artificiales.

Además, fuentes del hospital destacaron que la tendencia en baja viene desde hace algunos años, por lo que finalmente llegaron al año pasado con un tasa cero de quemados por el uso de fuegos artificiales. De todas maneras reconocieron que un tema a tratar son los accidentes de tránsito y, aunque no de manera explícita, la atención se posa sobre la ingesta de bebidas alcohólicas. 

 

Los números nacionales

El año pasado, en Córdoba, hubo un solo lesionado: un niño de 14 años a quien le explotó un bomba de estruendo en la mano. Por su parte, Santa Fe tuvo un hombre de 27 años herido por la misma causa. En cambio, en Santiago de Estero tuvieron 11 consultas que no fueron de gravedad ni requirieron intervenciones quirúrgicas. A pesar que para las estadísticas nacionales es una cifra considerablemente superior a la de otras provincias, analizaron que para la zona se trataba de un número alentador, ya que había descendido en relación a otros años.

En San Juan y Mar del Plata no registraron ninguna consulta por quemaduras. Sin embargo, destacaron la cantidad de casos por intoxicación con alcohol y otras sustancias. Será un tema para tratar de manera inmediata pero, si es sin ruidos de por medio, mejor.
 

Logín