eldiariodelarepublica.com
La Toma: lo investigaban por un hurto y le encontraron marihuana

Escuchá acá la 90.9
X

La Toma: lo investigaban por un hurto y le encontraron marihuana

Tiene 27 años. Allanaron su casa en busca del celular robado a un sereno de la terminal de la localidad.

Un hurto es un delito menor, excarcelable, por el cual es difícil que alguien termine preso, salvo que lo compliquen otras circunstancias. A un joven de La Toma, investigado por hurtar un celular de la terminal de ómnibus de la localidad, probablemente se le reduzcan las posibilidades de recuperar la libertad, porque fue detenido cuando en su casa hallaron pruebas de que tendría allí un quiosco de venta de marihuana.

El muchacho, de apellido Pizarro y de 27 años, fue arrestado este lunes, luego de que efectivos de la Comisaría 16ª allanaron su casa en el barrio 49 Viviendas, de la cabecera del Departamento Pringles. 

Los investigadores llegaron hasta su domicilio con una orden de allanamiento emitida por el juez Correccional 1 de San Luis, Marcelo Bustamante Marone. Iban en busca del celular sustraído a Héctor Ramón Escudero, un sereno de la terminal de La Toma, informó el jefe de la Unidad Regional VI de Policía, comisario general Walter Contreras.

Hace tres meses que Escudero cumple la función de cuidador. El viernes pasado, a la una de la tarde, el sereno puso a cargar su teléfono Huawei blanco en la oficina donde tiene su base y salió a hacer una ronda por el edificio. El celular quedó cerca de la puerta de la sala, que no tiene cerradura. Una media hora después, cuando volvió del recorrido, se encontró con la novedad de que se lo habían llevado.

Las averiguaciones orientaron las sospechas de los policías de la 16ª hacia Pizarro. Justificaron su presunción con datos y el juez Bustamante Marone los autorizó a inspeccionarle la casa. 

Cuando revisaban su dormitorio, vieron que debajo de la cama tenía una caja de madera, de forma rectangular, con una tapa corrediza. Al abrirla vieron que contenía lo que parecía picadura de marihuana y dinero.

Le informaron al magistrado, quien les dio la indicación de convocar a personal de Lucha Contra el Narcotráfico.

Los policías antidrogas constataron que se trataba de marihuana. En total, indicó Contreras, secuestraron “más de medio kilo de marihuana; 289 flores de la misma planta, denominadas ‘cogollo’ (donde se concentra el THC, principio activo de la droga); cinco porros; papel para armar cigarros; una pipa metálica; tres celulares y tres mil en billetes de 100 pesos”.

Por esa posesión le dieron intervención a la Justicia Federal.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La Toma: lo investigaban por un hurto y le encontraron marihuana

Tiene 27 años. Allanaron su casa en busca del celular robado a un sereno de la terminal de la localidad.

Foto: Gentileza de la Provincia.

Un hurto es un delito menor, excarcelable, por el cual es difícil que alguien termine preso, salvo que lo compliquen otras circunstancias. A un joven de La Toma, investigado por hurtar un celular de la terminal de ómnibus de la localidad, probablemente se le reduzcan las posibilidades de recuperar la libertad, porque fue detenido cuando en su casa hallaron pruebas de que tendría allí un quiosco de venta de marihuana.

El muchacho, de apellido Pizarro y de 27 años, fue arrestado este lunes, luego de que efectivos de la Comisaría 16ª allanaron su casa en el barrio 49 Viviendas, de la cabecera del Departamento Pringles. 

Los investigadores llegaron hasta su domicilio con una orden de allanamiento emitida por el juez Correccional 1 de San Luis, Marcelo Bustamante Marone. Iban en busca del celular sustraído a Héctor Ramón Escudero, un sereno de la terminal de La Toma, informó el jefe de la Unidad Regional VI de Policía, comisario general Walter Contreras.

Hace tres meses que Escudero cumple la función de cuidador. El viernes pasado, a la una de la tarde, el sereno puso a cargar su teléfono Huawei blanco en la oficina donde tiene su base y salió a hacer una ronda por el edificio. El celular quedó cerca de la puerta de la sala, que no tiene cerradura. Una media hora después, cuando volvió del recorrido, se encontró con la novedad de que se lo habían llevado.

Las averiguaciones orientaron las sospechas de los policías de la 16ª hacia Pizarro. Justificaron su presunción con datos y el juez Bustamante Marone los autorizó a inspeccionarle la casa. 

Cuando revisaban su dormitorio, vieron que debajo de la cama tenía una caja de madera, de forma rectangular, con una tapa corrediza. Al abrirla vieron que contenía lo que parecía picadura de marihuana y dinero.

Le informaron al magistrado, quien les dio la indicación de convocar a personal de Lucha Contra el Narcotráfico.

Los policías antidrogas constataron que se trataba de marihuana. En total, indicó Contreras, secuestraron “más de medio kilo de marihuana; 289 flores de la misma planta, denominadas ‘cogollo’ (donde se concentra el THC, principio activo de la droga); cinco porros; papel para armar cigarros; una pipa metálica; tres celulares y tres mil en billetes de 100 pesos”.

Por esa posesión le dieron intervención a la Justicia Federal.
 

Logín