eldiariodelarepublica.com
Villa Mercedes: según una forense, el tiro que mató a una joven fue frontal

Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Villa Mercedes: según una forense, el tiro que mató a una joven fue frontal

La médica describió que el tiro ejecutado, a Tamara Ayelén Olguín, a corta distancia y de arriba hacia abajo. Este miércoles al mediodía serán los alegatos.

A quemarropa y de frente. Así dio a entender la forense que fue el disparo que efectuó Kevin Samuel Avallay y que acabó con la vida de Tamara Ayelén Olguín y de la criatura que tenía en su vientre, este martes en el juicio que afronta el joven por el femicidio.

Un rato antes de que la médica explicara el resultado de la autopsia, el defensor había pedido hacer una prueba balística con la misma arma y el mismo tipo de proyectil que mataron a la adolescente, para demostrar así que ese tiro mortal que había hecho su cliente no fue adrede, sino accidental. 

La forense, Alba Pereira, fue la última de los 34 testigos que, en un principio, estaban previstos para el debate. La especialista señaló que el balazo que recibió la chica había entrado por el costado izquierdo de su cabeza y había quedado alojado en el lado derecho del cráneo. 

"Fue de arriba hacia abajo, de adelante hacia atrás", agregó. Con eso último quiso decir que fue realizado de frente. "El orificio de entrada tiene lo que se llama un halo de contusión, que es el que determina el ángulo desde el que fue hecho el tiro", precisó. 

"Cuando esta contusión, que es una marca alrededor del orificio, aparece solo en una parte del círculo, en la derecha o izquierda, indica que el balazo viene de ese lado", explicó. En el caso de Tamara, el halo bordeaba toda la circunferencia, lo que quiere decir que "la bala entró desde un plano perpendicular". 

Ese tipo de plano, de ángulo de disparo, es indicativo, además, de que el tiro fue ejecutado a corta distancia, dijo. De otra forma, "tendría que haber habido mucha distancia para que hubiera contusión en solo una parte", aclaró. 
Otra cosa que da la pauta que le gatillaron de cerca son los bordes de la entrada del proyectil, apuntó la forense. "El orificio tiene una forma estrellada y ennegrecida. Eso se da cuando los gases de la combustión no tienen por dónde escapar (al estar en contacto con una superficie, en este caso la cabeza) y hacen explosión, generando ese aspecto", explicó. 
 

"Está condenado"


La defensa nunca negó que el joven haya matado a su novia embarazada de cuatro meses. Pero siempre planteó que lo que pasó, la tarde del 21 de marzo de 2017, se trató de un accidente. "Está claro que Avallay es el que tenía un arma, la portaba cuando se produce el disparo y el resultado dañoso, que es que lamentablemente haya muerto una chica de 16 años. Lo que no está claro es si disparó a propósito o si se le escapó. Eso no está probado", remarcó Pascual Celdrán, el abogado del acusado. 

Cuando el oficial Oscar Becerra, el perito balístico que analizó el revólver homicida, explicó la mecánica del funcionamiento del arma, el defensor le preguntó si era posible que la misma "se disparara si solo se tira el gatillo para atrás y luego se suelta". El policía le contestó que existen casos, escasos, en los que un revólver puede ser accionado por accidente. 

Entonces Celdrán le solicitó al tribunal hacer una pericia para verificar esa posibilidad. "Hay un hecho nuevo, que es que el perito ha dicho que se puede accionar el arma. Eso no lo habían marcado antes, siempre dijeron que el revólver andaba perfecto. Les digo probemos eso y los camaristas dicen que no y lo fundan en que la pericia ha quedado firme en cuanto a que es imposible que salga un tiro accidental", contó. 

"¿Con eso qué me están diciendo? Que lo condenan a prisión perpetua, porque ya no hay nada que probar. Todo el juicio ha sido en vano (...) La falta de voracidad probatoria de los camaristas no se puede creer... Ellos tienen que interesarse por saber la verdad y no lo han hecho", criticó. 

Por eso, antes de pasar a la etapa de alegatos, el letrado planteó la recusación de los jueces. 

Una vez que otro tribunal resuelva ese pedido continuará el juicio. Pero si la Cámara no hace lugar a su planteo, el debate continuará con los alegatos, algo en lo que desde ya el defensor dijo que no se va "a gastar". "¿Cuál es la gracia? No voy a pedir nada. Si ya está resuelto. Esto es perpetua", sentenció, molesto. 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Villa Mercedes: según una forense, el tiro que mató a una joven fue frontal

La médica describió que el tiro ejecutado, a Tamara Ayelén Olguín, a corta distancia y de arriba hacia abajo. Este miércoles al mediodía serán los alegatos.

Justicia por Tamara y su bebé. Eso pidieron los familiares de la víctima adentro y fuera de la sala. Foto: Juan Andrés Galli.

A quemarropa y de frente. Así dio a entender la forense que fue el disparo que efectuó Kevin Samuel Avallay y que acabó con la vida de Tamara Ayelén Olguín y de la criatura que tenía en su vientre, este martes en el juicio que afronta el joven por el femicidio.

Un rato antes de que la médica explicara el resultado de la autopsia, el defensor había pedido hacer una prueba balística con la misma arma y el mismo tipo de proyectil que mataron a la adolescente, para demostrar así que ese tiro mortal que había hecho su cliente no fue adrede, sino accidental. 

La forense, Alba Pereira, fue la última de los 34 testigos que, en un principio, estaban previstos para el debate. La especialista señaló que el balazo que recibió la chica había entrado por el costado izquierdo de su cabeza y había quedado alojado en el lado derecho del cráneo. 

"Fue de arriba hacia abajo, de adelante hacia atrás", agregó. Con eso último quiso decir que fue realizado de frente. "El orificio de entrada tiene lo que se llama un halo de contusión, que es el que determina el ángulo desde el que fue hecho el tiro", precisó. 

"Cuando esta contusión, que es una marca alrededor del orificio, aparece solo en una parte del círculo, en la derecha o izquierda, indica que el balazo viene de ese lado", explicó. En el caso de Tamara, el halo bordeaba toda la circunferencia, lo que quiere decir que "la bala entró desde un plano perpendicular". 

Ese tipo de plano, de ángulo de disparo, es indicativo, además, de que el tiro fue ejecutado a corta distancia, dijo. De otra forma, "tendría que haber habido mucha distancia para que hubiera contusión en solo una parte", aclaró. 
Otra cosa que da la pauta que le gatillaron de cerca son los bordes de la entrada del proyectil, apuntó la forense. "El orificio tiene una forma estrellada y ennegrecida. Eso se da cuando los gases de la combustión no tienen por dónde escapar (al estar en contacto con una superficie, en este caso la cabeza) y hacen explosión, generando ese aspecto", explicó. 
 

"Está condenado"


La defensa nunca negó que el joven haya matado a su novia embarazada de cuatro meses. Pero siempre planteó que lo que pasó, la tarde del 21 de marzo de 2017, se trató de un accidente. "Está claro que Avallay es el que tenía un arma, la portaba cuando se produce el disparo y el resultado dañoso, que es que lamentablemente haya muerto una chica de 16 años. Lo que no está claro es si disparó a propósito o si se le escapó. Eso no está probado", remarcó Pascual Celdrán, el abogado del acusado. 

Cuando el oficial Oscar Becerra, el perito balístico que analizó el revólver homicida, explicó la mecánica del funcionamiento del arma, el defensor le preguntó si era posible que la misma "se disparara si solo se tira el gatillo para atrás y luego se suelta". El policía le contestó que existen casos, escasos, en los que un revólver puede ser accionado por accidente. 

Entonces Celdrán le solicitó al tribunal hacer una pericia para verificar esa posibilidad. "Hay un hecho nuevo, que es que el perito ha dicho que se puede accionar el arma. Eso no lo habían marcado antes, siempre dijeron que el revólver andaba perfecto. Les digo probemos eso y los camaristas dicen que no y lo fundan en que la pericia ha quedado firme en cuanto a que es imposible que salga un tiro accidental", contó. 

"¿Con eso qué me están diciendo? Que lo condenan a prisión perpetua, porque ya no hay nada que probar. Todo el juicio ha sido en vano (...) La falta de voracidad probatoria de los camaristas no se puede creer... Ellos tienen que interesarse por saber la verdad y no lo han hecho", criticó. 

Por eso, antes de pasar a la etapa de alegatos, el letrado planteó la recusación de los jueces. 

Una vez que otro tribunal resuelva ese pedido continuará el juicio. Pero si la Cámara no hace lugar a su planteo, el debate continuará con los alegatos, algo en lo que desde ya el defensor dijo que no se va "a gastar". "¿Cuál es la gracia? No voy a pedir nada. Si ya está resuelto. Esto es perpetua", sentenció, molesto. 

Logín