eldiariodelarepublica.com
Alejandro Dolina en San Luis: dos horas de relatos fantásticos

Escuchá acá la 90.9
X

Alejandro Dolina en San Luis: dos horas de relatos fantásticos

Con una ovación de pie, así recibieron los puntanos a “La venganza será terrible”, el ciclo que comanda hace 22 años.

Con la sala Hugo del Carril llena, Alejandro Dolina mostró su talento para la comunicación radial. “La venganza será terrible”, el ciclo que comanda hace 22 años, se emitió por primera vez desde San Luis este jueves. 

Música, arte, palabras y pensamientos conformaron el programa en el que el periodista desplegó sus ocurrencias y su sagacidad en el arte de la palabra hablada. 

Poco antes de las 21:30, el humorista y músico acompañado por un grupo de colaboradores -entre los que se destacó Gillespie- ingresó al módico escenario conformado por una mesa larga, tantos micrófonos como fueron necesarios y un teclado, de donde salieron las melodías que se interpretaron en la noche.  

Al final, luego de dos horas de historias y relatos orales, el público aplaudió de pie y despidió a Dolina, quien dijo que se sintió a gusto durante la realización del espectáculo.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Alejandro Dolina en San Luis: dos horas de relatos fantásticos

Con una ovación de pie, así recibieron los puntanos a “La venganza será terrible”, el ciclo que comanda hace 22 años.

Foto: Leandro Cruciani.

Con la sala Hugo del Carril llena, Alejandro Dolina mostró su talento para la comunicación radial. “La venganza será terrible”, el ciclo que comanda hace 22 años, se emitió por primera vez desde San Luis este jueves. 

Música, arte, palabras y pensamientos conformaron el programa en el que el periodista desplegó sus ocurrencias y su sagacidad en el arte de la palabra hablada. 

Poco antes de las 21:30, el humorista y músico acompañado por un grupo de colaboradores -entre los que se destacó Gillespie- ingresó al módico escenario conformado por una mesa larga, tantos micrófonos como fueron necesarios y un teclado, de donde salieron las melodías que se interpretaron en la noche.  

Al final, luego de dos horas de historias y relatos orales, el público aplaudió de pie y despidió a Dolina, quien dijo que se sintió a gusto durante la realización del espectáculo.

Logín