21°SAN LUIS - Jueves 29 de Septiembre de 2022

21°SAN LUIS - Jueves 29 de Septiembre de 2022

EN VIVO

Villa Mercedes: conductores y vecinos sufren cada vez más por los baches

La proliferación de pozos genera inconvenientes en el tránsito y roturas de vehículos.  

Por redacción
| 24 de mayo de 2019
El bache de la esquina de Pujol y Catnich sorprende a los automovilistas como vienen. Foto: Juan Andrés Galli.

Uno de los problemas que preocupa mucho a los villamercedinos son los baches. Es posible encontrar hasta uno por cuadra  en casi cualquier punto de la ciudad, una situación que genera problemas para el tránsito y también un gasto extra en mecánico si algún vehículo llega a caer en algunos de los "cráteres". La sensación generalizada de los vecinos es que no solo que el Municipio demora varios meses en hacer los arreglos sino que además, al poco tiempo las calles vuelven a estar rotas.

 

“Por acá pasa el colectivo urbano, los de las fábricas, camiones, ambulancias y miles de autos y motos por día. Ya perdí la cuenta de la cantidad de veces que vinieron a arreglar este pozo y siempre se rompe porque lo hacen así nomás”, expresó Ricardo Medero en un recorrido que realizó El Diario, mientras señalaba el hueco de la calle Coronel Iseas al 600.

 

Los días de lluvia, sumado a la falta de mantenimiento, hacen que la ciudad tenga cada vez más pozos, y muchos de ellos son de grandes dimensiones. Por un lado, los vecinos cuentan que son como una dificultad que hace que un auto o una moto lo esquive y terminen impactando sobre otro vehículo o contra una persona. “Por acá pasan muy rápido, ya hubo varios choques, frenadas y hasta peleas por este bache”, contó Clarisa Prieto, una comerciante de la calle Robustelli al 50, del barrio La Ribera.

 

Por otro lado, el impacto sobre los vehículos es directo. Mientras más profundo es el hueco, más daño causa en los rodados, que terminan con el tren delantero destrozado y eso obliga a los conductores a invertir mucha plata en repuestos y mecánicos. “Entre que la situación está difícil, hay que estar gastando lo poco que tenemos por algo que no debería ocurrir si la Municipalidad haría las cosas como corresponde”, lamentó Guillermo Fernández, un remisero de la agencia San Luis, quien además destacó el bacheo de Montevideo y Libertad: “Hace muchísimo que estaba eso ahí, ahora que quieren que les den el voto se ponen a trabajar, no tienen vergüenza”, remarcó.

 

El secretario de Servicios Públicos de la Comuna, Juan Carlos Palacios, comentó que el área tiene a cargo tres empresas que realizan periódicamente los arreglos en la ciudad y aseguró que no dan abasto. “Estamos haciendo 1.500 metros cuadrados de baches por mes. Estas cuadrillas se dividen por distintas zonas pero siempre priorizando la jerarquía de las calles”, explicó.

 

Para los automovilistas, transitar por la ciudad es una odisea constante, entre esquivar pozos y carteles que señalan: “Peligro, obra de bacheo municipal”. En Suipacha y Ameghino, una vecina quien prefirió reservar su identidad contó que hace un tiempo largo convive con una rotura sobre el cordón de su casa y esta semana fueron a arreglarla por segunda vez. “Primero se rompió un caño, que lo arreglaron después de un tiempo. Cuando vino la empresa a colocar el asfalto rompieron el mismo caño, y ahora otra vez a la espera de que me tapen el pozo”, confesó la mujer. 

 

Teniendo en cuenta las prioridades y demandas que presenta el área municipal con las reparaciones, Palacios afirmó que "el 80 por ciento de los bacheos son por los arreglos que realiza Obras Sanitarias, y el resto son por problemas del tránsito pesado y la acumulación de agua”. A su vez, el funcionario reconoció que algunos trabajos duran poco tiempo, sin embargo agregó: "Estamos utilizando la misma tecnología de mezcla asfáltica que usa Vialidad Nacional, y para los sectores de cunetas contamos con hormigón, que es más resistente al agua".

 

En el barrio Obras Sanitarias, hace unos cuatro años que las calles Amaro Galán y Ardiles se transformaron en principales accesos desde que inauguraron las nuevas barriadas del este. Los habitantes de esa zona aseguran que todos los meses se forma un pozo y ellos mismos colocan tierra hasta que la Municipalidad va a repararlo. “Hace unos años un chico venía por Amaro Galán, se tragó un pozo que tenía agua y se salvó de milagro pero se lastimó mucho. Ahora están dejando venir abajo la Ardiles también”, reclamó Lucas Funes, un vecino de la zona.
 

 

Comentá vos tambien...