Escuchá acá la 90.9
X

Un juez explicó por qué excarceló a un conductor ebrio

Emiliano Muñoz, el automovilista que atropelló al motociclista Daniel Miranda en junio, saldría libre si paga 250 mil pesos. Hay malestar en la familia de la víctima y también en la del acusado.

Este miércoles, el juez Correccional 2 de San Luis, Juan Manuel Montiveros Chada concedió la excarcelación a Emiliano Muñoz, el automovilista que, ebrio y a alta velocidad, cruzó en rojo el semáforo de Bolívar y Maipú y atropelló al motociclista Daniel Miranda el jueves 30 de mayo pasado. La decisión causó un gran revuelo, tanto en la familia de la víctima como en la defensa del acusado, que dice que la fianza que fijó el magistrado, de 250 mil pesos, es excesiva. La polémica fue tal que Montiveros Chada convocó a una conferencia de prensa para explicar el hecho. De todos modos, la familia Miranda realizó una marcha protestando por la decisión.

Montiveros Chada comenzó su alocución haciendo un relato del caso y aclaró que, con Muñoz detenido en una comisaría, decidió imputarlo y enviarlo a prisión el 11 de junio basándose en el riesgo de que, de quedar libre, podía entorpecer la investigación de algún modo.

“Consideré al momento de resolver que había riesgo procesal y que ese riesgo se ceñía a la etapa probatoria, es decir, a la etapa de instrucción. Y acá hay que hacer una aclaración, una salvedad: como puntualicé en ese momento me refería a la etapa de prueba que tiene el proceso penal, que es la primera, de mi competencia y de todos los jueces de instrucción”, y hasta 60 días después de la indagatoria.

Con Muñoz ya en la penitenciaría, su abogado, Santiago Olivera Aguirre, hizo una presentación para que lo liberaran, pero como la etapa de prueba aún estaba abierta el juez Correccional 2 y el fiscal de la causa se la negaron.

Ahora esa etapa de instrucción concluyó y el motivo de la prisión preventiva desapareció, por lo que, ante un nuevo pedido de excarcelación de Olivera Aguirre, ni el juez ni el fiscal pudieron negárselo, aunque con una abultada fianza, cuyo monto fue criticado por el defensor de Muñoz.

Para los Miranda, los 250 mil pesos son el precio de la libertad; para los Muñoz, casi un impedimento para que salga. Y el juez volvió a aclarar: “La prisión preventiva en sí misma no es una pena para la persona que esta sujeta a investigación. El fundamento que tiene es reasegurar el proceso mismo, que en este caso era la reproducción de pruebas”, y sobre la fianza dijo: “No es que se le pone precio a algo, funciona como garantía, como cautela de que la persona, sumadas a las reglas de conducta que va a tener que cumplir, va a estar sujeto a derecho”.

Indignación

Dos horas después de la conferencia, Gastón Miranda, hermano de motociclista atropellado, y otros diez amigos y familiares, se manifestaron en la puerta de los tribunales puntanos con pancartas que expresaban su descontento con la novedad judicial.

“La verdad es que esto nos tomó por sorpresa. Estamos bastante indignados con este tema”, le dijo a los medios Gastón. “Están todos al tanto de lo que este muchacho (Muñoz) le provocó tanto a mi familia como a la salud de mi hermano, por eso me parece realmente una locura que lo dejen libre, bajo fianza o lo que sea”.

 

“El juez hace un rato habló de coherencia, pero la verdad no entiendo a qué llama él coherencia. Capaz que tengamos diferentes conceptos. Como dije a muchos medios: si bien tengo la suerte de tener a mi hermano en mi casa, dado de alta, él volvió a nacer y tiene un proceso muy largo de rehabilitación. Lo tengo postrado en una cama luchando para que se levante a desayunar, merendar y cenar. Tiene hemiplejia en una parte del cuerpo, no puede ir al baño como una persona normal y este muchacho lo va a poder hacer en su casa con su familia. No me interesa si es una etapa (de la investigación) u es otra, tampoco lo de la fianza,  lo que me parece justo y correcto es que este muchacho esté preso pagando lo que le hizo a mi hermano, por lo menos hasta que Daniel pueda hacer una vida normal”, sentenció.

 

 

En conferencia, ante la pregunta de un periodista sobre si iba a recibir a los Miranda, Montiveros Chada esquivó contestar diciendo que “llegado el momento se les explicará. El motivo de esta conferencia es explicarles a ellos y a todos”.

En la calle, Gastón retrucó y dijo le “gustaría hablar con el juez cara a cara, escuché la conferencia que dio mas temprano y la vedad es que no me responde a ninguna de las preguntas que tengo para hacerle”.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Un juez explicó por qué excarceló a un conductor ebrio

Emiliano Muñoz, el automovilista que atropelló al motociclista Daniel Miranda en junio, saldría libre si paga 250 mil pesos. Hay malestar en la familia de la víctima y también en la del acusado.

En conferencia. Montiveros Chada, a la izquierda, y secretarios del juzgado. Foto: Martín Gómez.

Este miércoles, el juez Correccional 2 de San Luis, Juan Manuel Montiveros Chada concedió la excarcelación a Emiliano Muñoz, el automovilista que, ebrio y a alta velocidad, cruzó en rojo el semáforo de Bolívar y Maipú y atropelló al motociclista Daniel Miranda el jueves 30 de mayo pasado. La decisión causó un gran revuelo, tanto en la familia de la víctima como en la defensa del acusado, que dice que la fianza que fijó el magistrado, de 250 mil pesos, es excesiva. La polémica fue tal que Montiveros Chada convocó a una conferencia de prensa para explicar el hecho. De todos modos, la familia Miranda realizó una marcha protestando por la decisión.

Montiveros Chada comenzó su alocución haciendo un relato del caso y aclaró que, con Muñoz detenido en una comisaría, decidió imputarlo y enviarlo a prisión el 11 de junio basándose en el riesgo de que, de quedar libre, podía entorpecer la investigación de algún modo.

“Consideré al momento de resolver que había riesgo procesal y que ese riesgo se ceñía a la etapa probatoria, es decir, a la etapa de instrucción. Y acá hay que hacer una aclaración, una salvedad: como puntualicé en ese momento me refería a la etapa de prueba que tiene el proceso penal, que es la primera, de mi competencia y de todos los jueces de instrucción”, y hasta 60 días después de la indagatoria.

Con Muñoz ya en la penitenciaría, su abogado, Santiago Olivera Aguirre, hizo una presentación para que lo liberaran, pero como la etapa de prueba aún estaba abierta el juez Correccional 2 y el fiscal de la causa se la negaron.

Ahora esa etapa de instrucción concluyó y el motivo de la prisión preventiva desapareció, por lo que, ante un nuevo pedido de excarcelación de Olivera Aguirre, ni el juez ni el fiscal pudieron negárselo, aunque con una abultada fianza, cuyo monto fue criticado por el defensor de Muñoz.

Para los Miranda, los 250 mil pesos son el precio de la libertad; para los Muñoz, casi un impedimento para que salga. Y el juez volvió a aclarar: “La prisión preventiva en sí misma no es una pena para la persona que esta sujeta a investigación. El fundamento que tiene es reasegurar el proceso mismo, que en este caso era la reproducción de pruebas”, y sobre la fianza dijo: “No es que se le pone precio a algo, funciona como garantía, como cautela de que la persona, sumadas a las reglas de conducta que va a tener que cumplir, va a estar sujeto a derecho”.

Indignación

Dos horas después de la conferencia, Gastón Miranda, hermano de motociclista atropellado, y otros diez amigos y familiares, se manifestaron en la puerta de los tribunales puntanos con pancartas que expresaban su descontento con la novedad judicial.

“La verdad es que esto nos tomó por sorpresa. Estamos bastante indignados con este tema”, le dijo a los medios Gastón. “Están todos al tanto de lo que este muchacho (Muñoz) le provocó tanto a mi familia como a la salud de mi hermano, por eso me parece realmente una locura que lo dejen libre, bajo fianza o lo que sea”.

 

“El juez hace un rato habló de coherencia, pero la verdad no entiendo a qué llama él coherencia. Capaz que tengamos diferentes conceptos. Como dije a muchos medios: si bien tengo la suerte de tener a mi hermano en mi casa, dado de alta, él volvió a nacer y tiene un proceso muy largo de rehabilitación. Lo tengo postrado en una cama luchando para que se levante a desayunar, merendar y cenar. Tiene hemiplejia en una parte del cuerpo, no puede ir al baño como una persona normal y este muchacho lo va a poder hacer en su casa con su familia. No me interesa si es una etapa (de la investigación) u es otra, tampoco lo de la fianza,  lo que me parece justo y correcto es que este muchacho esté preso pagando lo que le hizo a mi hermano, por lo menos hasta que Daniel pueda hacer una vida normal”, sentenció.

 

 

En conferencia, ante la pregunta de un periodista sobre si iba a recibir a los Miranda, Montiveros Chada esquivó contestar diciendo que “llegado el momento se les explicará. El motivo de esta conferencia es explicarles a ellos y a todos”.

En la calle, Gastón retrucó y dijo le “gustaría hablar con el juez cara a cara, escuché la conferencia que dio mas temprano y la vedad es que no me responde a ninguna de las preguntas que tengo para hacerle”.

Logín