12.9°SAN LUIS - Lunes 10 de Mayo de 2021

12.9°SAN LUIS - Lunes 10 de Mayo de 2021

EN VIVO

Enviaron a la cárcel a un hombre que embarazó a una adolescente de 15 años

Se conocieron a través de Facebook. Cuando se enteró del embarazo trató de persuadirla para que abortara. 

Por redacción
| 26 de septiembre de 2019
Al penal. El acusado de 35 años fue procesado por "estupro agravado por causarle un daño mental a la víctima". Foto: Héctor Portella.

Renzo Daniel Garay debió saber desde un primer momento que el tipo de comunicación que mantenía con S.C. no solo no era correcta, sino que ni siquiera era legal. Conoció a la chica de 15 años a través de Facebook. Como él, ella también vivía en Nueva Galia. Después de un par de chats en la red social, se conocieron en persona. Él se aprovechó de la inocencia de la adolescente y mantuvo relaciones sexuales. Lo hizo diez veces. Fruto de uno de esos tantos encuentros, la chica quedó embarazada. Cuando eso sucedió, el hombre reaccionó. Fue hasta lo de la madre de S., acompañado por su pareja y, entre los dos, trataron de convencerla para que abortara. Por todo eso, el juez instructor Leandro Estrada lo envió a la Penitenciaría de San Luis. 

 

Lo procesó por "estupro agravado por resultar un grave daño en la salud mental de la víctima", precisó el juez de instrucción Penal 2, de Villa Mercedes. Ese delito, explicó el magistrado en una conferencia que dio ayer en el Poder Judicial, se configura cuando un adulto se aprovecha de una menor de entre 13 y 16 años. El acto no es obligado ni forzado, pero sí con un consentimiento viciado por la persona mayor. "A esa edad no tiene la maduración para comprender el acto sexual con una persona de 35 años", que es la edad de Garay, aclaró. 

 

El agravante del delito en este caso se debe, precisó Estrada, al hecho de que tras quedar embarazada la menor "tuvo problemas de comportamiento". Intentó quitarse la vida. Por eso, en breve, comenzaría  a ser tratada psicológicamente.  

 

Las pruebas en las que se basó para resolver el procesamiento no fueron pocas. Entre ellas estaban las capturas de pantalla hechas al teléfono de la chica, de las conversaciones que mantuvo con el acusado. "Tenían un contenido sexual bastante elevado", sintetizó el juez. 

 

Otro de los elementos que consideró, quizás el más importante, fue el informe de Cámara Gesell sobre lo que la adolescente narró que vivió con el hombre, el cual los psicólogos y psiquiatras calificaron de creíble. 

 

En su relato, S. confirmó lo que su madre había denunciado, es decir que había conocido a Garay a través de Facebook y que, luego de unos diez encuentros, en los que tuvieron relaciones, a fines del año pasado, notó que había quedado embarazada. Cuando le dijo eso al acusado, él trató de persuadirla para que se hiciera un aborto. 

 

La madre de la víctima no se enteró de lo que sucedía hasta que cursó el tercer mes de embarazo. Alguien en la escuela se le contó. Apenas lo supo, la mujer le preguntó a su hija si era verdad que estaba embarazada de un hombre que había conocido a través de Facebook. 

 

Ella, en un principio, se lo negó. Pero, después muy afligida, se lo admitió. 

 

Hace apenas unas semanas la chica dio a luz. 

 

Cuando fue indagado, Garay no declaró y su defensor, Gustavo Reviglio, ofreció testigos que jamás comparecieron. 

 

Pero los problemas del acusado podrían no terminar aún. Estrada investigará si lo que hizo con S. intentó hacerlo también con una amiga de ella, a la que le habría escrito en el mismo tono de interés sexual.