7.5°SAN LUIS - Viernes 10 de Julio de 2020

7.5°SAN LUIS - Viernes 10 de Julio de 2020

EN VIVO

Soldado baleado: fue herido a corta distancia y se desplomó

Al principio, sus compañeros no advirtieron que estaba herido. El disparo le dio en el brazo izquierdo.

Por redacción
| 05 de septiembre de 2019
En las Salinas. La imagen corresponde a un entrenamiento del año pasado. Foto: Infobae.

"Ay”, fue la única expresión de dolor del soldado voluntario José Gabriel Bechis cuando se desplomó al mismo tiempo que él y sus compañeros se sobresaltaron por el estampido de un balazo de Fal, el lunes pasado, mientras participaban de una práctica de tiro en el campo de instrucción que el Ejército Argentino (EA) tiene en Salinas del Bebedero. Ese disparo, ejecutado a corta distancia y al parecer en forma accidental, le causó la muerte al joven de 19 años que hacía apenas tres semanas se había incorporado al Ejército. Su familia lo sepultó este miércoles en el Cementerio del Rosario, de San Luis. 
El sumario de la investigación realizada por la delegación San Luis de la Policía Federal Argentina (PFA) ya está en manos del fiscal federal de instrucción, Cristian Rachid. Una de las medidas que quedan pendientes es una pericia balística al armamento empleado durante el entrenamiento para confirmar de cuál salió el disparo.
Según trascendió, sería del fusil que manipulaba otro soldado. Al menos, él admitió que cuando se escuchó el estruendo, sintió un sacudón en su arma, que llegó a moverle el cuerpo.
Fue poco antes del mediodía. Los practicantes estaban separados en escuadras que se turnaban para la práctica de tiro. Luego, cada grupo volvía a una carpa que tenía asignada, para reacondicionar el arma, limpiarla y recargarla.
En eso estaban ocupados José Bechis y sus compañeros, lejos del polígono de tiro, cuando fue baleado. Justamente la lejanía del punto donde se efectuaban los disparos hizo que el repentino estruendo de un balazo descerrajado allí mismo donde estaban reunidos, revisando las armas, los sobresaltara a todos.
Un breve quejido emitió el soldado Bechis mientras caía al suelo. Esa es la versión que han contado los testigos a los investigadores.
Al principio sus compañeros pensaron que se había desvanecido por la impresión causada por el disparo que, apenas a un par de metros, se le había escapado a otro. Solo momentos después, cuando le sacaron la tricota, descubrieron que tenía una herida de bala en el brazo izquierdo.
El proyectil no atravesó el cuerpo de la víctima, según los testimonios iniciales, aunque no ha trascendido el informe de la autopsia con todos esos detalles. Eso se debería a la corta distancia a la que estaba Bechis del arma de donde salió ejecutado el proyectil, lo que hizo que lo impacta antes de alcanzar mayor velocidad. 
Según algunas fuentes, las balas de Fal tienen una velocidad de salida de alrededor de 800 metros por segundo.
El proyectil, con un diámetro de 7,62 milímetros (más angosto que el de una pistola calibre 9 milímetros), no hizo un gran orificio de entrada en el brazo de Bechis. La herida no sangraba demasiado hacia afuera, pero le causó una profusa hemorragia interna que le provocó la muerte un rato después.
El forense, en la autopsia, encontró la munición, o parte de ella, en el cuerpo del soldado.

 

Comentá vos tambien...